Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Libros de Antiayuda: el Club del Antilibro



A propósito de la apertura del Club del Antilibro, foro donde se discuten y reseñan libros prohibidos de vuelo más bien rasante, gallináceo, se diría, el profesor Lugano ha iniciado una feroz campaña para exterminar de una vez por todas con los libros de autoayuda.

"Uno libro a la vez", parece ser el grito de guerra del profesor Lugano, cuyas charlas y conferencias han sido adecuadamente ignoradas por los grandes medios de comunicación.

De eso se trata el Club del Antilibro: de la lucha de un hombre contra la filosofía atroz que se disimula en todos los libros de autoayuda: aquella idea de que uno no solo es dueño de sus fracasos, cuestión perfectamente admisible, sino que la felicidad es consecuencia directa del deseo, haciendo de toda persona insatisfecha la responsable de su propia condición por no haber deseado lo suficiente.

Si el universo conspira para nuestro éxito, el profesor Lugano pone a prueba su eficacia conspirando contra él.


Diarios de Antiayuda: el Club del Antilibro:





El artículo: Diarios de Antiayuda: el Club del Antilibro fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

4 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tiene razón el profesor Lugano.
Esos los libros los escriben quienes no pueden escribir un buen libro.
Son una proliferación de sentido común y frases hechas.

Anónimo dijo...

me encanta esta sección!

tu dama de luz! <3

Berenice Lucía dijo...

Lugano tiene razón.
Acá en España una escritora de esos tipos de libros se suicidó después de su sexto libro. Y cuando veo a algún fanático de esos libros y parpadea, ahí me fijo en su sombra y veo cómo los insectos y las hadas le están talando la sombra como si fuese un árbol, por la parte más cercana a la suela de los pies. Luego después del parpadeo, el brillo de su ojos en realidad no es agua de la ilusión si no gotera de lágrima que inunda la R de irrisorio para buscar el iris, o no sé! se olvidaron de lo ancestral pero preven el dolor de morder un hueso, y se visten de blanco hueso para camuflarse

Saludos!

Tadmir dijo...

Creo que tan solo leí un libro y parte de otro correspondientes a los denominados "autoayuda". Hace algún tiempo, tras leerlos, me centré en atacarles, ahora, con algunas experiencias y años de vida los dejo estar. Me gusta la reflexión de la primera persona: "son una proliferación de sentido común y frases hechas". Y? acaso nosotros, nuestra personalidad no esta hecha de esto mismo? varía por etapas y para no sumirnos en el hastio de la involución mutamos. Y para ello nos servimos de la mimética y la conciliación propia. Los libros de autoayuda son al fin y al cabo eso, pautas de comportamiento de un individuo que pueden ser o no provechosas para otros que las desconoce