Mitos celtas: cuál es tu árbol sagrado según tu signo


Mitos celtas: cuál es tu árbol sagrado según tu signo.




Dentro de los mitos celtas cada árbol es sagrado, independiemente de su especie; sin embargo, algunos de ellos se caracterizan por haber entablado una estrecha relación con los druidas y, en consecuencia, con la humanidad.

Del mismo modo en el que otros pueblos levantaron la mirada al cielo para trazar oscuras analogías con las estrellas, los celtas creyeron detectar ese destino, esos signos, esas características específicas, en el crecimiento y decaimiento de los árboles, en la flexibilidad de sus ramas, en la dulzura de sus frutos, en la exuberancia o en la discreción de su follaje.

El espíritu guardián de los árboles ocupa un rol predominante en la mitología celta, a tal punto que cada uno de los doce árboles sagrados se relaciona con un mes del año y las personas que han nacido bajo su signo.

A continuación detallamos los doce árboles correspondientes a cada mes del año, y, debajo de la lista, las características que, de acuerdo a los celtas, se transfieren a las personas nacidas bajo esas fechas.




Enero: Manzano (æpeltreow)

El Deseo es la característica más notoria del Manzano.

Otorga carisma, sensibilidad, imaginación y un temperamento un tanto enamoradizo e inseguro. Compañerismo, generosidad, y cierta tendencia a la coquetería, en ciertos casos, pero también a una despreocupada mirada filosófica sobre la vida.

Dentro de los mitos celtas, el Manzano representa la inmortalidad; probablemente debido a eso el rey Arturo todavía aguarda su regreso en Avalon, la isla de los manzanos.


Febrero: Abeto (fyrre)

El Misterio es la característica principal del abeto.

Los que nacen bajo su signo son individuos temperamentales, por no decir testarudos, que a simple vista pueden parecer ensimismados, incluso egoístas, pero que siempre se preocupan por los demás.

Buen gusto, confiabilidad, cierta sofisticación y una buena dosis de insatisfacción llevan a las personas nacidas bajo el signo del Abeto a tener una gran facilidad para entablar (y también perder) amistades.


Marzo: Avellano (coill)

Lo fantástico, lo extraordinario, e incluso cierta inclinación por la magia, son características típicas del Avellano.

Facilidad conceptual, personalidad encantadora, que sabe impresionar a los demás aún cuando ella misma no lo advierta. Puede ser caprichosa, temperamental, pero también honesta, tolerante, y abierta a las ideas de los demás. Agudo sentido de la justicia.

Para los celtas, el Avellano era sinónimo de sabiduría, lo cual, en aquel entonces, equivalía a convertirse en druida.


Abril: Olmo (lem)

La Nobleza es lo que caracteriza al Olmo.

Las personas bajo el signo del Olmo pueden parecer sumamente modestas, con pocas exigencias realmente, pero en el fondo poseen un carácter que no les permite olvidar fácilmente, tanto los errores propios como los ajenos.

Prefieren dar órdenes mucho más que obedecerlas, y se sienten cómodas en posiciones en donde su opinión sea respetada; a tal punto que no dudan en tomar decisiones por los demás, aunque siempre poniendo por delante los intereses comunes.


Mayo: Ciprés (ibar)

La Fidelidad es la características del Ciprés.

Fortaleza física y capacidad de adaptación. La persona nacida bajo el signo del Ciprés es moderadamente optimista y secretamente ambiciosa. Ansía, sobre todo, bienestar y reconocimiento. No se siente del todo cómoda con la soledad, aunque hace tremendos esfuerzos por sublimarla.

Para los celtas, el Ciprés determina una personalidad apasionada, fiel, incluso temeraria, pero también poco dócil, soberbia y de temperamento inestable, capaz de explotar por cuestiones de menor importancia.


Junio: Tejo (eburos)

Astucia, inteligencia, y una ligera tendencia a la malicia, son características del Tejo.

Para los celtas, el Tejo es el árbol de la muerte, lo cual no es necesariamente malo; de hecho, el concepto de mortalidad se relaciona directamente con lo eterno.

En general, las personas nacidas bajo el signo del tejo sentirán una gran facilidad por las tareas intelectuales, incluido el arte.

Tendencia a la apatía, al cinismo, y comportamientos que pueden ser vistos como antisociales. No se sienten del todo cómodos en compañía de muchas personas, pero se mueven con absoluto placer en soledad.


Julio: Fresno (nin)

Sagacidad.

El Fresno era visto como propulsor de un carácter más bien emocional y sobreprotector.

Es extremadamente calculador, sagaz, y no se lo engaña con facilidad. Disfruta, sobre todo, de sus aficiones personales. Tendencia al mal humor y cierto desorden en su vida diaria. Pueden cambiar de ánimo repentinamente y, en determinadas circunstancias, a mostrarse demasiado susceptibles.

El fracaso, en cualquiera de sus formas, es lo más difícil de procesar para los nacidos bajo el signo del Fresno. Rara vez tomarán en cuenta un consejo.


Agosto: Roble (aik)

Temperamento.

Los nacidos bajo el signo del Roble son firmes, testarudos, y sumamente perseverantes. Rara vez cambian de idea y mantienen sus convicciones más allá de lo enteramente razonable.

Esto les permite ser confiables, bondadosos y muy generosos. Disfrutan de sus logros y, aunque pueden llegar a ser ambiciosos, por lo general les gusta seguir su propia agenda.


Septiembre: Sauce (welig)

Empatía.

Personalidad un tanto melancólica, nostálgica, que resulta muy atractiva para los demás. Son soñadores, y no siempre es fácil para ellos vivir en comunidad, debido a la exigencia y la intuición que rige sobre el Sauce.

Por regla general, están marcados para sufrir por amor más de lo aconsejable.


Octubre: Nogal (hnutu)

Pasión.

De sentimientos tormentosos, implacables, la persona nacida bajo el signo del Nogal está llena de matices y contrastes. Es egoísta en cuestiones menores, pero sumamente noble en asuntos sociales. Puede ser más agresiva de lo que quisiera, reaccionando espontánea y enérgicamente cuando algo lo intimida.

Se cree que son personas estratégicas para la vida: apasionadas, celosas y muy poco flexibles a la hora de cambiar un punto de vista.


Noviembre: Abedul (beorc)

Inspiración.

Personalidad atractiva, elegante y amistosa. No es afín a los excesos de ninguna índole, y se muestra visiblemente en rechazo de lo vulgar. Puede llegar a vivir en perfecta armonía con la naturaleza, manejando tranquilamente sus pasiones.


Diciembre: Haya (bece)

Creatividad.

Al tanto de la importancia de las apariencias, un tanto materialista, y decididamente organizado en todo lo relacionado con su profesión, las personas nacidas bajo el signo del Haya son además excelentes líderes.

Rara vez toman riesgos innecesarios, y se muestran razonables para abordar cualquier tipo de cuestión social e intelectual. Los demás suelen encontrar refugio en ellos.




Mitos celtas. I Mitología comparada.


Más literatura gótica:
El artículo: Mitos celtas: cuál es tu árbol sagrado según tu signo fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Anamacachapaquita Baskerville dijo...

SEP.
Melancolia,nostalgia,dificil vida comunitaria,sufrir demas,soñar...
Tenia que ser.

Siempre me he sentido cerca de los arboles al crecer a su vista toda mi vida.

Excelente todo. Gracias por seguir educandonos en esta cueva negra.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Sara Teasdale.
Relato de Katherine Mansfield.
Poemas de Thomas Campbell.

Mitología.
Poemas de Campoamor.
Ensayo de Virginia Woolf.