Trolls: origen, mitos y leyendas

Trolls: origen, mitos y leyendas.



Los Trolls son criaturas legendarias provenientes de la mitología nórdica que lograron subsistir, con algunas concesiones, en el folklore escandinavo.

Originalmente los Trolls fueron una forma degradada de los Gigantes del Frío, los Jötunn, seres inmemoriales en oposición a las fuerzas de Odín, Thor y otros dioses nórdicos.

Los Trolls son descritos como seres bastante sociales que habitan en rocas, montañas o cuevas, siempre unidos en pequeños grupos familiares.

Cuando la fe en los mitos nórdicos fue decayendo, principalmente a causa de la expansión del cristianismo, los Trolls cobraron personalidad propia.

Se alejaron aún más del hombre, símbolo de rechazo a Cristo y sus leyes, y desde entonces se los consideró notoriamente peligrosos.

El aspecto de los Trolls es muy variado.

En ciertas regiones se los describe como criaturas de gran altura, lentas y pesadas, con la piel grisácea que refleja sus hábitos entre las rocas. En otros lugares son indiferenciables del ser humano, sin características grotescas que los destaquen.

Otro rasgo en común es que los Trolls suelen ser asociados a muchísimos sitios rocosos, tal vez debido al mito de que la luz del sol los convierte en piedra.

Si bien los Trolls y los Jotuns, así como otras criaturas telúricas de la mitología nórdica, comparten una cifra considerable de características, no son exactamente idénticos, aunque de hecho pertenezcan a la misma familia.

Los Jötunn, por ejemplo, encarnan el principio activo de la naturaleza hostil, mientras que los Trolls representan el arquetipo del mago mítico: desaseados, astutos, de temperamento volátil, poco inclinados a la ayuda y fuertemente vinculados a la tierra.

Ya en la Edad Media los Trolls sufrieron una nueva degradación. Su nombre pasó a denominar a una gran variedad de criaturas fantásticas, entre ellas, espíritus de las montañas, hechiceros, casi siempre altos y desagradables, demonios e incluso berserkers.

En este período los Trolls se diversificaron notablemente. Aparecieron bajo la forma de toros (Troll-Bulls), doncellas (Troll-Maidens) y magos (Trolldrum).

El folklore escandinavo fue el único marco en el que los Trolls conservaron sus cualidades primordiales. Allí se los describe como extraordinariamente longevos y fuertes, aunque de desplazamientos lentos. Suelen participar en la comisión de crímenes abominables, por ejemplo, el canibalismo; y en casi todas las leyendas son vulnerables a la luz del sol.

Aunque los Trolls participen de hábitos y apetitos antinaturales, es decir, que contravienen la ética y la moral humana, comparten con nosotros algunos rudimentos de organización social. 

Son criaturas que viven en pequeños núcleos familiares, casi siempre conformados por tres individuos. No es extraño que de vez en cuando capturen humanos para obligarlos a realizar tareas domésticas. Este hábito era conocido como bergtagning, que literalmente significa "llevar a la montaña".

Siendo parte de la odiosa familia de los Jotunns, los Trolls poseen un enemigo letal: Thor, el dios del martillo. 

Sus golpes letales son una metáfora de los rayos que golpean ferozmente sobre las montañas. A propósito de la escasez de Trolls en la Edad Media los escandinavos solían decir que se debía a la notoria puntería de Thor y su martillo, Mjiolnir.

Además de la luz del sol los Trolls son particularmente sensibles al sonido de las campanas, metáfora de su odio por la fe cristiana.

La etimología de la palabra Troll continúa en discusión. 

Algunos especulan que originalmente indicaba una deficiencia en el andar, es decir, un caminar torpe y ruidoso. No obstante, el término procede del proto-germánico Truzlan, "ronda", tal vez refiriéndose al hábito de recorrer circularmente un territorio determinado.

La palabra Troll luego fue asociada a la magia. La palabra sueca Trolla, significa "embrujo", así como en la antigua lengua norsa se conocía a la hechicería bajo el término Trolldomr.

El mito de que los Trolls odian con especial encono al cristianismo explica en cierta forma su supervivencia.

Mientras los dioses y otras criaturas fantásticas fueron "absorbidas" por el cristianismo, los Trolls se mantuvieron firmes y al margen de sus creencias. Esto les permitió, entre otras cosas, subsistir en el folklore, algo de lo que ni siquiera Odín puede jactarse. 


Nadie cree realmente en Odín, sin embargo, los Trolls continúan vigentes.




Más literatura gótica:


El artículo: Trolls: origen, mitos y leyendas fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

El enigma del Grial: los herederos secretos de Jesús y María Magdalena

El enigma del Grial: los herederos secretos de Jesús y María Magdalena (The Grail Enigma: The Hidden Heirs of Jesus and Mary Magdalene) es un libro de mitos bíblicos del investigador Laurence Gardner —autor de: Línea de sangre del Santo Grial: el linaje secreto de Jesús revelado (Bloodline of the Holy Grail: The Hidden Lineage of Jesus Revealed), Génesis de los reyes del Grial (Genesis of the Grail Kings) y El legado de Magdalena (The Magdalene Legacy)—, publicado en 2009.

El libro se propone examinar la línea de sangre de Jesús y María Magdalena, es decir, la estirpe de descendientes que habría comenzado con una niña, Sara.

Mucho se ha escrito sobre el supuesto matrimonio entre Jesús y María Magdalena, y principalmente si juntos dieron comienzo a un linaje de reyes en el exilio. El enigma del Grial intenta resolver este misterio apelando tanto a fuentes mitológicas e históricas.

El enigma del Grial presenta una áspera genealogía del linaje mesiánico, conocido históricamente como Tamar, que traza una línea directa de 600 años entre Jesús y... ¡Arthur Pendragon!, nada menos que el rey Arturo, cuya corte de caballeros siempre fue asociada a la búsqueda y conservación del Grial.

A través de El enigma del Grial, Laurence Gardner analiza antiguos manuscritos que datan del siglo II de nuestra era, donde María Magdalena es llamada "esposa de Cristo", y donde sus herederos parecen haber ejercido una fuerte influencia en las altas esferas políticas del Imperio Romano.

Sin embargo, los herederos de Jesús y María Magdalena fueron sistemáticamente perseguidos. Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas fueron "corregidos", es decir, alterados en todos los pasajes que hacen referencia al matrimonio de Jesús y la continuación de su linaje.






El enigma del Grial: los herederos secretos de Jesús y María Magdalena.
The Grail Enigma: The Hidden Heirs of Jesus and Mary Magdalene.
Material relacionado:





Más literatura gótica:


El resumen del libro: El enigma del Grial: los herederos secretos de Jesús y María Magdalena (The Grail Enigma: The Hidden Heirs of Jesus and Mary Magdalene) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

El regreso de lo femenino y el alma del mundo

El regreso de lo femenino y el alma del mundo (The Return of the Feminine and the World Soul) es un libro del investigador Llewellyn Vaughan-Lee —autor de: Ecología espiritual: el llanto de la tierra (Spiritual Ecology: The Cry of the Earth)—, publicado en 2009.


Este principio femenino de la creación no es patrimonio exclusivo de las mujeres, sino que también habita en los hombres con características distintas; rostros del arquetipo de Sofía, el anima mundi o alma del mundo, sin los cuales nada podría subsistir.






El regreso de lo femenino y el alma del mundo.
The Return of the Feminine and the World Soul.
Material relacionado:





Más literatura gótica:


El resumen del libro: El regreso de lo femenino y el alma del mundo (The Return of the Feminine and the World Soul) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

William H. Mumler: el hombre que fotografió el fantasma de Lincoln

William H. Mumler: el hombre que fotografió el fantasma de Lincoln.



William H. Mumler (1832-1884) fue un prolífico fotógrafo paranormal que causó gran polémica con sus trabajos en Boston y Nueva York. 

Previamente se había desempeñado como joyero, con escaso éxito, hasta que a principios de 1860 realizó su primera fotografía paranormal, un autorretrato donde supuestamente aparece junto a su sobrino muerto.

Falsa o genuina, se la considera como la primera fotografía paranormal de la historia.

La época para realizar estos trabajos, luego sentenciados como flagrantes estafas, no podía ser mejor. La gran mayoría de las personas habían perdido a un familiar o a un amigo en la Guerra Civil, y muchos estaban dispuestos a pagar sumas considerables a cambio de información sobre su muerte.

El estilo y resultados de estas fotografías era sistemático. 

Se tomaba una fotografía de una persona viva, sentada sobre un fondo neutro, donde tras el revelado aparecía una silueta difusa que se correspondía con las características físicas de un allegado fallecido.

William H. Mumler pronto se instaló en Nueva York. Cientos de personas estaban dispuestas a pagar por obtener un testimonio físico de sus seres queridos desaparecidos. 

La fotografía paranormal se había convertido en un negocio notoriamente lucrativo.

Para mayor desconcierto de la opinión pública, William H. Mumler sometió sus trabajos al escrutinio de otros fotógrafos profesionales, sin que ninguno hallara evidencias de fraude.

El negocio prosperó notablemente, sostenido en el dolor de muchas personas. Ya en Nueva York William H. Mumler se casó con una conocida médium, quien le daba un valor agregado a las fotografías paranormales, añadiendo testimonios del propio óbito acerca de la vida de ultratumba.

El revuelo que provocó William H. Mumler le ganó incontables adeptos y un peligroso puñado de detractores. 

Algunos lo acusaron de que muchos muertos fotografiados se repetían, e incluso que el fotógrafo realizaba expediciones de inteligencia en las casas de sus clientes más adinerados, donde robaba fotografías reales que luego eran sobreimpresas sobre el revelado.

Desacreditado por la prensa, William H. Mumler jugó una carta arriesgada. 

Consiguió fotografiar a Mary Todd Lincoln, notoriamente viva, junto a su esposo, reconocidamente asesinado: el ex-presidente Abraham Lincoln.

William H. Mumler fue llevado a juicio en abril de 1869, acusado de fraude. 

P.T. Barnum, uno de sus allegados, declaró en su contra, sosteniendo que la fotografía del fantasma de Lincoln era fraudulenta, e incluso brindó testimonio acerca de cómo se efectuaban las fotografías realmente.

Si bien fue sobreseído de los cargos, por no hallarse pruebas contundentes en contra de su buena fe, la carrera de William H. Mumler estaba acabada.

No obstante, la foto del fantasma de Abraham Lincoln continuó generando polémicas.

Esta fotografía en particular fue tomada a comienzos de 1869. Mary Todd Lincoln se presentó en su estudio para una sesión de fotos como cualquier otro cliente, solo que nunca reveló su identidad. En cambio, se presentó como una tal Señora Tundall.

En otras palabras, William H. Mumler nunca supo que la mujer era la esposa del fallecido Abraham Lincoln. Colocar la imagen del presidente asesinado apoyando una mano sobre el hombro de cualquier otra persona habría sido absurdo, y hasta temerario, ya que todos conocían su rostro.

Lo cierto es que William H. Mumler recién descubrió la identidad de la señora Tundall cuando ella misma dio a conocer la historia y la fotografía.

La coincidencia es demasiado obvia como para no caer en razonamientos simplistas. 

O William H. Mumler logró descifrar la verdadera identidad de Mary Todd Lincoln para luego insertar la imagen de su esposo, o bien hasta el más descarado estafador tiene su momento de gloria.




Más literatura gótica:


El artículo: William H. Mumler: el hombre que fotografió el fantasma de Lincoln fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com