Brownies: criaturas de la mitología celta y amigos de Robert Louis Stevenson

Brownies: criaturas de la mitología celta y amigos de Robert Louis Stevenson.




Los Brownies son criaturas fantásticas provenientes de la mitología celta, aunque su zona de influencia abarcó otras regiones, asentándose principalmente en lo que hoy es Inglaterra,  Escocia e Irlanda.

Se dice que los Brownies, conocidos antiguamente como Brùnaidh, que significa literalmente "marroncitos", son baja estatura, casi tanto como los Enanos de la mitología nórdica, y extremadamente hirsutos.

Su vestimenta es fácilmente reconocible: visten exclusivamente harapos y chaquetas andrajosas. Adicionalmente, se los puede distinguir de otros seres mágicos por las botas, desmesuramente grandes para su tamaño, y por los brillantes botones amarillos que resplandecen en sus chalecos.

De todas las tierras celtas Escocia es su favorita. Allí los Brownies han establecido su último hogar, donde se los aprecia desde tiempos remotos por su colaboración inestimable en la fabricación de cerveza.

De hecho, la piedra hueca donde se fermentaba la malta se llamaba Roca del Brownie, ya que éstos seres —se creía— aceleraban su fermentación de la cerveza con el aliento.

Los Brownies son una de las pocas criaturas mágicas que se sienten a gusto viviendo entre los seres humanos.

De hecho, los Brownies manifiestan abiertamente un afecto especial por las familias con quienes comparten una casa, y rara vez se muestran conflictivos, salvo que los humanos no los respeten.

Los Brownies colaboran oficiosamente con las tareas del hogar y el duro trabajo de campo: trillan, aran, siegan, cosechan, pastorean a las ovejas, y siempre están dispuestos a dispensar favores a los dueños de casa sin que éstos se los soliciten.

La única retribución que los Brownies esperan y aceptan de buen grado es una taza de leche tibia y un pedazo de pastel cubierto de miel.

En estos casos, la dueña de casa debe depositar el modesto tributo en algún rincón discreto del hogar, ya que los Brownies rara vez se dejan ver mientras comen.

Si, en cambio, alguien se atreve a ofrecerle al Brownie cualquier otra cosa en forma de recompensa, sólo logrará ofenderlo y desaparecerá para siempre, llevándose consigo la buena fortuna de la familia.

Hasta aquí hemos mostrado algunas tradiciones populares sobre los Brownies, pero la que realmente nos interesa tiene como protagonista al escritor escocés Robert Louis Stevenson, autor de El extraño caso de Doctor Jekyll y Mr. Hyde (Strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde), La isla del tesoro (Treasure Island), Markheim (Markheim) y Las aventuras de un cadáver (The Wrong Box).

Robert Louis Stevenson afirmaba haber domesticado a una familia de Brownies, quienes se mantenían prudentemente alejados de su mirada pero que le sugerían, en sueños, algunos de los argumentos de sus relatos y novelas.

La influencia de seres mitológicos sobre músicos y autores no es novedosa. Por allí tenemos a Asmodeo, amigo de Oscar Wilde; Nurmur, tutor de Mozart y Beethoven; y a Zorneo, compañero del marqués de Sade y Casanova.




Más seres fantásticos de la mitología. I Mitología comparada.


Más mitología comparada:
El artículo: Brownies: criaturas de la mitología celta y amigos de Robert Louis Stevenson fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Antología de Jean Lorrain.
Relato de M.R. James.
Relatos de William Faulkner.

El libro del tercer ojo.
Relatos de E.F. Benson.
Relato de Jean Lorrain.