Por qué nuestra realidad es quizás un sueño dentro de un sueño


Por qué nuestra realidad es quizás un sueño dentro de un sueño.




Existe una viejo dicho, disfrazado de axioma, que sostiene lo siguiente: cuando soñamos con alguien esa persona nos extraña. Lo que la tradición no aclara es si soñamos con esa persona porque nos extraña, o que nos extraña porque la hemos soñamos.

En este punto entra a jugar una teoría generosamente desacreditada, pero bastante interesante, conocida como hipótesis de la Eterna Simulación.

Desde luego que no hay evidencias que nos permita probar que cuando soñamos con una persona es porque esta nos extraña; o bien que nos extrañará porque hemos soñado con ella. Sin embargo, aquellos que defienden la teoría de la Eterna Simulación aseguran lo contrario; es decir, que todo lo que ocurre en los sueños ocurre realmente.

Básicamente hablamos aquí de sueños dentro de otros sueños.

Es decir, si aquel sueño con la persona que nos extraña, o que nos extrañará porque la hemos soñado, es en realidad un sueño dentro de otro sueño.

A la mayoría de nosotros nos gusta creer en una realidad objetiva a la cual accedemos con nuestra consciencia al despertar, y de la cual nos desconectamos al dormir. Los defensores de la teoría de la Eterna Simulación sostienen que la propia realidad es también un sueño, o una simulación, y que cuando soñamos básicamente nos sumergimos en un sueño dentro de otro sueño.

Para esta teoría, la realidad que vivimos día a día es una simulación.

Y así como cada mañana despertamos, abandonando entonces la realidad del sueño, al morir abandonamos únicamente esta simulación de la realidad, este sueño, que cuando somos afortunados tiene una duración considerable.

Del mismo modo que al soñar casi nunca nos damos cuenta que estamos soñando, cuando estamos dentro de la vida real tampoco podemos advertir que estamos en una simulación.

Ciertamente existen los sueños lúcidos, en los cuales el soñador sabe que está soñando e incluso puede manipular buena parte de la estructura de su sueño. En la realidad, o en la simulación, también existen momentos en los que nos sentimos totalmente inmersos en un estado de irrealidad.

Son estos breves instantes en los que la consciencia, de acuerdo a esta hipótesis, advierte que está en una realidad simulada.

Ahora bien, si la hipótesis de la simulación fuese cierta, al menos en parte, todo sueño es un sueño dentro de otro; o mejor dicho, un sueño dentro de infinitos sueños.

Pero si consideramos que la realidad es una simulación, o un sueño, ¿entonces quién nos está soñando a nosotros?

La pregunta es pertinente, pero la respuesta nos arroja sobre un denso manto de incertidumbre.

Si yo estoy siendo soñado por alguien, ¿alguién más sueña con él?

¿Y a él?

¿Hasta donde se extiende la cadena de soñadores y soñados?

De acuerdo con esta hipótesis, nuestra muerte es simplemente el despertar de quien nos ha estado soñando; del mismo modo que nuestros sueños mueren cuando nosotros despertamos.

En este contexto, solo al morir podremos saber con certeza si fuimos únicamente consciencias que soñaron con otras, y que a su vez fueron soñados por una consciencia superior.




Diccionario de sueños. I Egosofía.


Más literatura gótica:
El artículo: Por qué nuestra realidad es quizás un sueño dentro de un sueño fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Anónimo dijo...

sabes,me recuerda a unos sueños que he tenido.uno de ellos era donde yo estaba en un momento de cariño con alguien,nos estábamos besando,y entonces la otra persona me besa el cuello,me genera tanto placer que llego a dormirme en el sueño.pasan unos segundos y despierto en esta realidad...en el segundo estaba yo en mi cama acostandome,y entonces aparece mi hermana dentro del sueño y yo le digo,ya estoy harta de todo esto,cambiare al otro mundo,cierro los ojos y también vuelvo a aparecer en esta realidad al igual que en la anterior situación,otro era donde estaba en el patio de mi casa,eran como las 02 am,no había nadie despierto y entonces voy a tomar un vaso de agua,al querer pasar por cierta área siento algo que me detiene,como una fuerza invisible,logro sentir su material,era como el de las esferas gigantes de plástico,veo que tiene una apertura,la tomo con ambas manos y veo que se abre,la comienzo a abrir hasta que llega a una altura casi a mi estatura,entonces veo una luz,logro atravesar aquella fuerza,la luz entra cada vez mas y luego me doy cuenta que esa luz era del foco que daba hacia mi habitación,despierto y me doy cuenta que era un sueño,pero despierto a la misma hora que en la que estaba en el sueño.el ultimo fue donde lo puse mas en practica,en el sueño aparecía yo sentada en mi pc,eran casi las 05 am como siempre suelo quedarme,entonces aparece mi perro en el sueño,el me mira con tranquilidad,ahí es donde yo le digo: aaahh ya es hora no? abandono la pc y salgo al patio de mi casa,veo alrededor y no hay absolutamente nada,solo mi casa,por fuera solo puedo observar un horizonte al amanecer de color celeste sin construcciones ni nada,ni siquiera arboles,entonces digo:esto ya me esta aburriendo,comienzo a hacer una presión como de ira y me digo a mi misma:espera no es así,ya lo recuerdo,hago una presión otra vez pero con los brazos,siento una energía que crece en mi espalda y sube hacia el centro de mi cabeza,fue como si hubiera entrado a mi cerebro,todo se oscurece y entonces despierto en esta realidad,y al despertar seguía teniendo una fuerte presión en el centro de mi cabeza después del suceso.

esto me ha causado mucha intriga desde que me ha sucedido y desde que lo he hecho,busque información sobre todo esto pero es muy poco lo que se encuentra,la única es esta de que nuestra realidad es el sueño de otros,pero siempre pienso que hay algo mas profundo a todo esto,me recuerda a aquellos cubos a lo cuales aquellos que se exponían a distancia cercana les generaba una espiral en el centro de la cabeza de poco en poco(mayormente afectando a recién nacidos),y era un poco obvio ya que esos pequeños cubos terminaron siendo portales con una realidad mas grande dentro,y me imagino que solo sus creadores sabían como utilizarlos,es por eso que se los percibía como multidimensionales.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Sara Teasdale.
Relato de Katherine Mansfield.
Poemas de Thomas Campbell.

Mitología.
Poemas de Campoamor.
Ensayo de Virginia Woolf.