10 claves para saber si tenés un ALMA VIEJA


10 claves para saber si tenés un ALMA VIEJA.




Las ALMAS VIEJAS son aquellas que, de acuerdo a quienes creen en esta posibilidad, han reencarnado muchas veces a lo largo del tiempo. De hecho, las ALMAS VIEJAS están experimentando una de sus últimas reencarnaciones, es decir, se encuentran en el proceso de ruptura final con el plano físico, de manera tal que evidencian un gran contraste con el resto de las personas.

A continuación daremos cuenta de las 10 claves para saber si tenés un ALMA VIEJA.



10- Actitud:

La actitud de las ALMAS VIEJAS con respecto al mundo que los rodea es de CANSANCIO. Son mucho más tranquilos que las ALMAS JÓVENES, y generalmente llevan un estilo de vida más relajado. Su forma de expresarse es rica, pero también puede resultar cruda, y hasta cruel, cuando se refieren a los demás.

Podemos pensar a las personas con ALMAS VIEJAS como sujetos que van a contramano de la sociedad. De hecho, es infrecuente que hagan grandes contribuciones sociales o culturales. Son, en términos metafóricos, invisibles para los demás.

Sienten un profundo desapego por las cosas materiales, a tal punto que pueden llegar a ser considerados como excéntricos por las ALMAS JÓVENES, por no decir distantes o directamente locos.


9- Almas solitarias.

Las ALMAS VIEJAS son solitarias.

Simplemente siguen su propio camino, el cual tiene poco o nada que ver con lo establecido. Podemos pensar a las ALMAS VIEJAS como si estuviesen apartadas de los intereses de los demás, pero al mismo tiempo conectadas con lo que los rodea. Obedecen las reglas únicamente cuando están de acuerdo con ellas; de otro modo prefieren vivir al margen de lo que consideraríamos como sentido común.

Tener un encuentro con un ALMA VIEJA supone una prueba de voluntad, ya que sienten muy poco interés por los encuentros sociales. Pueden ser excelentes compañeros de trabajo o de estudio, y su nivel de conexión con las personas es cordial, amable, pero también distante. Casi nunca se puede saber lo que piensan, y pueden llegar a manifestar cierta impaciencia con aquellos que les exigen compartir sus sentimientos.


8- Relaciones sentimentales.

En términos sentimentales, las ALMAS VIEJAS son complicadas, sobre todo desde la perspectiva de las ALMAS JÓVENES. De hecho, solo pueden desarrollar una auténtica intimidad física y emocional con otras ALMAS VIEJAS.

Algunos van un poco más lejos al sostener que las ALMAS VIEJAS solo pueden establecer un vínculo sentimental duradero con personas con las que ya estuvieron juntos en vidas pasadas.

Por otras parte, las ALMAS VIEJAS pueden ser vistas como inconstantes en el amor, y no es infrecuente que abandonen a muchas parejas a lo largo de la vida.


7- Individualismo.

Las ALMAS VIEJAS son individualistas por naturaleza. Casi nunca se entrometen en los asuntos de los demás, salvo que se les pida expresamente una opinión o un consejo al respecto, y manifiestan la filosofía de que cada uno debería hacer lo que le plazca siempre que no se perjudique a nadie.

No suscriben a ninguna bandera o causa que contradiga lo dicho anteriormente. En este sentido, las ALMAS VIEJAS no desean cambiar al mundo, sino que operan con el precepto de no interferir el curso natural de los hechos, algo que puede parecer sumamente cruel para las ALMAS JÓVENES.

Es muy raro que las ALMAS VIEJAS se sientan cómodas en organizaciones basadas en estructuras jerárquicas; es decir, divididas entre líderes y seguidores. Prefieren, en todo caso, los grupos informales entre iguales.

Cuando el ALMA VIEJA pertenece a un niño, generalmente hijo de dos ALMAS JÓVENES, puede llegar a mostrar un temperamento difícil de entender. Íntimamente considera que no pertenece a este mundo, que no encaja en ningún lado.


6- Desapego.

Siendo que las ALMAS VIEJAS se encuentran en el proceso de ruptura con el plano físico, los asuntos de la vida cotidiana no les generan el menor interés. Desde muy pequeños se muestran desapegados de las cosas materiales, y comparten con mucha disposición sus pertenencias con otros niños.

Este tipo de desapego del ALMA VIEJA no tiene nada que ver con el desgano o la pereza; de hecho, persiguen sus motivaciones personales con una tenacidad insoslayable, aunque estas no siempre estén relacionadas con su éxito personal en el campo profesional, social o sentimental. Básicamente cuentan con su propia agenda.

Por definición, el ALMA VIEJA es tolerante con las diferencias, y tiende a buscar la unificación. Son seguros de sí mismos, confiados, y en cierto punto hedonistas. La palabra OBLIGACIÓN no tiene ningún significado para el ALMA VIEJA.


5- El lado oscuro.

Las ALMAS VIEJAS tienden a la depresión, incluso a una edad muy temprana. Se aburren muy fácilmente, y muchas de las tareas y actividades que otras personas considerarían divertidas son para ellos una verdadera calamidad. En resumen: la vida les parece un juego pesado, artificial, que no tienen ganas de jugar.

Estos sentimientos pueden conducir al ALMA VIEJA a ser rechazada por los demás, y de ese modo afectar gravemente su bienestar emocional. En una edad temprana, el ALMA VIEJA siente que todos alrededor suyo están divirtiéndose menos él, y no logra encontrar el motivo por el cual se siente incapaz de disfrutar la vida.


4- El magnetismo de las ALMAS VIEJAS.

En palabras simples: es muy fácil sentirse bien en compañía de un ALMA VIEJA. Si bien es cierto que rara vez llevarán el timón de la conversación, su charla es interesante, profunda, y es fácil para las demás personas confiar en ellos. De hecho, es muy probable que al conversar con un ALMA VIEJA uno se sienta lo suficientemente a gusto como para confiarle algún secreto.

Del mismo modo en que las ALMAS VIEJAS resultan magnéticas para los demás, también es justo decir que son extremadamente distantes, por no decir ausentes, en presencia de alguien que no les causa demasiado interés. En estos casos, son cordiales en el trato pero intransigentes para lo trivial.

Desde la óptica de un ALMA JOVEN, las ALMAS VIEJAS pueden parecer un tanto frías, sobre todo en aquellas situaciones en las que la mayoría de la gente se sentiría sumamente impaciente y ansiosa.


3- Desconectados.

Las ALMAS VIEJAS no invierten demasiada energía en lo que está ocurriendo alrededor. Pueden parecer despistados, desinteresados, e incluso desconectados de la realidad, pero lo que en verdad sucede es que están sumamente concentrados en su propia agenda.

Las ALMAS VIEJAS tienen una perspectiva más amplia de la realidad, de forma tal que prácticamente no manifiestan prejuicios. Aquellas cosas que no disfrutan simplemente las evitan, aunque también harán muy poco por cambiarlas.

Para las ALMAS JÓVENES, las ALMAS VIEJAS pueden parecer perezosas, e incluso personas sin fuerza de voluntad o afán de superación.


2- Ética.

En términos de sentimientos, pensamientos y comportamiento, las ALMAS VIEJAS poseen una ética firme e inquebrantable. Simplemente es imposible hacerlos cambiar de opinión con respecto a algo que consideran injusto.

Aún cuando son niños, a las ALMAS VIEJAS no hay que enseñarles cosas tales como integridad y honestidad. Son honestos e íntegros desde la infancia. La envidia, los celos, el afán de posesión, y en general cualquier sentimiento que implique apego, les son desconocidos.


1- Sensibilidad y características.

Las ALMAS VIEJAS sienten que son mucho más viejos que su edad cronológica, incluso cuando son niños, comportándose de forma madura y responsable en contraste con las ALMAS JÓVENES que los rodean, a quienes cuidan como si fuesen hermanos menores.

Son sensibles ante el sufrimiento de los demás, pero su percepción rara vez admite que las acciones de los otros proceden de algún tipo de maldad, sino más bien de cierto nivel de estupidez o de ignorancia. Nunca se muestran rencorosos cuando se sienten ofendidos. El silencio y el desinterés son sus armas más elocuentes.

La atención de las ALMAS VIEJAS jamás se extravía en cuestiones insignificantes de la vida. Van al hueso, por así decir, a lo que realmente les interesa, y nada en el mundo puede desviarlos de sus objetivos, que casi siempre parecen superfluos y hedonistas para las ALMAS JÓVENES.

Se cree que las ALMAS VIEJAS pueden ser detectadas por la mirada: profunda, directa, penetrante, que ve a través de las ALMAS JÓVENES. Son un tanto intolerantes con lo superficial, pero al mismo tiempo se muestran como personas informales, casi despreocupadas de todo.

Algo que para las ALMAS JÓVENES es de vital importancia, no significa nada para las ALMAS VIEJAS. Raramente muestran interés en su apariencia, de forma tal que suelen ser percibidos como personas un tanto descuidadas, fuera de moda, podríamos decir. Sin embargo, son capaces de cautivar a cualquiera lo suficientemente sensible como para aprovechar y disfrutar de su compañía.




Egosofía: filosofía del Yo. I El lado oscuro de la psicología.


Más literatura gótica:
El artículo: 10 claves para saber si tenés un ALMA VIEJA fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Seres y criaturas del Plano Astral.
Relato de Prosper Mérimée.
Relatos de terror de Rubén Darío.

Mitología.
Cuentos de Alphonse Daudet.
Novela de Edith Wharton.