Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


El secreto de la juventud eterna

El secreto de la juventud eterna.


Buscando en el periódico la formación inicial de Chacarita nos topamos con un anuncio muy curioso:

EL SECRETO DE LA JUVENTUD ETERNA.
¿DESEA SER ETERNAMENTE JOVEN?
¿DESEA VIVIR PARA SIEMPRE?
¿DESEA SER INMORTAL?
NO LO DUDE. COMUNÍQUESE CON NOSOTROS. CUOTAS ACCESIBLES.


La dirección que prometía semejantes prodigios estaba cerca del bar. El profesor Lugano, que en ése momento se encontraba traduciendo una cuestionable biografía de Oscar Wilde, decidió acompañarnos.

Anduvimos a pie las diez cuadras que nos separaban del establecimiento. Esperábamos hallar, al menos, el centro de operaciones de algún nigromante generoso. Los más pesimistas imaginaban una especie de cónclave alquímico, cuyas operaciones repetían insensatamente los intentos históricos por hallar la juventud eterna, entre ellos, los de Elizabeth Bathory y Diana de Poitiers.

En cambio, nos encontramos con un moderno centro de belleza.

Entramos.

Nos entrevistó una señorita muy amable.

Su atractivo proponía un anhelo secreto: que la inmortalidad exista solo para que esa belleza no se marchite.

Se nos dio un rápido recorrido por las instalaciones, donde pudimos constatar lo mejor y más moderno de la ciencia en favor de la estética.

Media hora después nos entrevistamos con la dueña del establecimiento.

-Muy bien, caballeros. Ya han visto todo lo que tenemos para ofrecerles. ¿Qué estarían dispuestos a hacer para conseguir la juventud eterna?

-Lo que haga falta. -dijo alguien.

-Lo que sea necesario. -declaró otro.

-Cualquier cosa que usted o la recepcionista me pidan. -sostuvo, solícito, un tercero.

-Todo, menos tres cosas. -sentenció enigmáticamente el profesor Lugano.

-Entonces no está dispuesto a todo. -dijo la mujer- Para conseguir la juventud eterna es imprescindible entregarlo todo.

-No me entiente. Yo estoy dispuesto a hacer cualquier cosa por conseguir la juventud eterna, excepto tres cosas: madrugar, ejercitarme y ser un miembro útil de la sociedad. Fuera de eso, cuente conmigo.



Más filosofía del profesor Lugano. I Egosofía.


Más literatura gótica:
El artículo: El secreto de la juventud eterna fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

MM1 dijo...

Interesante blog... No lo conocia... Buen dia en el que me puse a surfear por la web....

Salu2