Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Samuel Coleridge.
Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.

Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.
Poema de Robert Browning.


¿Por qué algo es "CREEPY"?


Por qué algo es "CREEPY".


Si bien podríamos traducir el adjetivo inglés "creepy" como "escalofriante" (u "horripilante", por citar dos ejemplos comunes) estaríamos incurriendo en una grosera deformación.

Resulta imposible definir por qué algo es "creepy", sin embargo, todos podríamos identificarlo como algo que produce una combinación de miedo con algo más; algo indefinible.

El miedo es evolutivamente lógico. Quiero decir, tener miedo a la noche, a los insectos, a los depredadores, es útil para cualquier especie; incluso para nosotros.

¿Pero qué ocurre cuando el miedo se produce por algo cuya peligrosidad no es del todo clara?

O mejor aún, ¿cuando el miedo ocurre como respuesta frente a algo que nos causa una mezcla de rechazo y fascinación?

Por ejemplo, una muñeca poco convencional...


Claramente se trata de una muñeca con la que no querríamos encontrarnos en una habitación a oscuras; sin embargo, la fascinación también está presente.

¿Por qué?

Al igual que nuestro cerebro no logra diagnosticar un peligro real en este tipo de objetos, nuestro lenguaje también se queda sin herramientas, de modo que apelamos a lo "creepy"; eso que nadie puede definir con precisión pero que todos entendemos.

¿Pero qué causa que algo sea "creepy"?

La ecuación, formulada por Sigmund Freud en su ensayo de 1919: Lo siniestro (Das Unheimliche), a propósito de lo ominoso, podría ser traducida a "lo creepy" del siguiente modo:

"Lo creepy se produce cuando algo es simultáneamente usual e inusual".

Habrá quien sostenga que el verdadero miedo se produce frente a la muerte, las guerras, las hambrunas, la enfermedad; lo cual es rigurosamente cierto. No obstante, ninguna de esas cosas es "creepy".

¿Entonces deberíamos establecer una diferencia entre "algo creepy" y algo que produce miedo?

Stephen King define tres tipos de reacciones ligadas al miedo:

1) Desagrado (Gross-Out), que se produce frente a algo asqueroso, enfermizo, repugnante, mórbido; por ejemplo, alguien devorando sus propias tripas o excrementos.

2) Horror, que para Stephen King solo puede producirse frente a lo sobrenatural, lo inexplicable; por ejemplo, sentir que una mano fría, autónoma, se arrastra debajo de las sábanas.

3) Terror, básicamente "algo creepy"; por ejemplo, las sombras fugaces que se cruzan por el rabillo del ojo, la vaga sensación (no la certeza) de que alguien está detrás nuestro pero que desaparece en el mismo instante en el que nos damos vuelta.


Más allá de las opiniones de Stephen King, que retratan el miedo desde un aspecto más literario que antropológico, "lo creepy" se define por lo ambiguo, lo incierto, lo vago.

Por eso nos asustan las máscaras, según Claude Levi-Strauss, debido a que la eliminación de rasgos faciales nos impide determinar si estamos frente a una amenaza o no.


Y si hablamos de máscaras, los payasos se llevan el primer premio.

Los payasos nos asustan no únicamente debido a que utilizan una máscara de maquillaje, sino porque esa máscara simula un estado de alegría estática, inmóvil, debajo de la cual sospechamos algo horroroso.


Esta es la ambigüedad que sostiene a "lo creepy" y lo diferencia del miedo objetivo, aún cuando se produzca por causas que suponemos sobrenaturales.

También podríamos arriesgar que "lo creepy" nunca es algo completo o absoluto; siempre es "casi algo", por ejemplo, como el efecto descubierto por el experto en robótica Masahiro Mori, conocido como Valle Inquietante (Uncanny Valley).

Al parecer, los humanos reaccionamos favorablemente al antropomorfismo, siempre y cuando no alcance niveles alarmantes de similitud con nosotros. En otras palabras, algo se vuelve "creepy" cuando es "casi" idéntico a nosotros.


C3P0 nos parece simpatiquísimo, tal vez porque su forma es humana y agradable, pero si las semejanzas aumentan cualquier robot se torna "creepy".

Por eso las películas animadas para chicos rara vez coquetean con el Valle Inquietante. Los niños reaccionan muy favorablemente al antropomorfismo, pero con verdadero horror si las cosas se pasan de la raya.


En resumen, "lo creepy" habita en esa región ambigua entre lo usual y lo inusual, entre lo que conocemos pero que al mismo tiempo nos provoca un inexplicable rechazo. "Creepy" es lo "casi", lo que podría ser, lo que tal vez es, lo que roza el horror sin serlo realmente.




El lado oscuro de la psicología. I Taller literario.


Más literatura gótica:

El artículo: Por qué algo es "CREEPY" fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com