Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Confirmado: leer "50 sombras de Grey" trastorna a las mujeres


Confirmado: leer "50 sombras de Grey" vuelve locas a las mujeres.


La novela erótica de E.L. James ha provocado dos cosas: un fenomenal éxito con más de cien millones de copias vendidas alrededor del mundo, y la sospecha de que detrás del libro se oculta un enigma de proporciones microscópicas.

A causa del comportamiento exacerbado de muchas lectoras de E.L. James, la Universidad de Michigan realizó un ocioso estudio acerca de los efectos nocivos de leer "50 sombras de Grey".

El estudio, de carácter fríamente estadístico, fue publicado en la revista Journal of Women's Health; y especula acerca de la posibilidad de que leer "50 sombras de Grey" provoque en ciertas mujeres un comportamiento temerario, induciéndolas a trastabillar en relaciones abusivas y conductas poco saludables.

Tal vez lo más interesante y verosímil de este estudio es el análisis psicológico de Anastasia Steele, —nombre que, curiosamente, proviene del griego y significa: "resurrección"— protagonista de "50 sombras de Grey", donde se explica por qué esta muchacha aparentemente inocente se embarca en una relación desigual, abusiva, que representa de forma velada la violencia de género y que perpetúa, mediante una chirla exégesis, la naturalización de los riesgos y hábitos de este tipo de conductas en el ámbito de la pareja.

Para examinar la influencia de "50 sombras de Grey", la investigadora Amy Bonomi, conductora de aquel estudio, analizó estadísticamente el comportamiento de 655 mujeres entre los 18 y 24 años de edad.

Del total de sujetos investigados solo 122 mujeres habían leído toda la trilogía de E.L. James —que continúa con: Cincuenta sombras más oscuras (Fifty Shades Darker) y Cincuenta sombras liberadas (Fifty Shades Freed)—; 97 sólo habían leído "50 sombras de Grey"; y las 436 restantes no registraban ni la más puta idea de qué novelas se estaba hablando.

De la comparación entre los tres grupos se dedujo que las mujeres que solo habían leído "50 sombras de Grey" eran un 25% más propensas a involucrarse en relaciones verbalmente violentas; 35% más de probabilidades de tener una pareja físicamente violenta, y un 75% más inclinadas a tomar pastillas para bajar de peso.

A propósito de las mujeres que habían leído toda la trilogía de E.L. James el estudio sostiene que el 65% de ellas son más propensas a emborracharse y, dato escandaloso, a tener cinco o más parejas sexuales en el trascurso de su soltería.

Como corolario de estas investigaciones, Amy Bonomi sostiene que la lectura de "50 sombras de Grey" acentúa el comportamiento autodestructivo de mujeres con tendencias a los trastornos de alimentación.

Desde luego, el estudio no aclara que el rango de edad de los sujetos investigados —mujeres entre 18 y 24 años— es justamente aquél que agrupa a mujeres más inclinadas a experimentar su intimidad de forma más amplia y, según psicólogos de corte neoliberal, asquerosamente populista.

En cambio, nada dice el estudio sobre la raíz etimológica de la palabra Grey, que en Inglés Antiguo significaba "puta"; lo cual le da a las "50 sombras de Grey", y sobre todo a su protagonista masculino, un significado completamente inverso. 

Salvando las distancias estéticas, y sobre todo los méritos literarios, esta clase de acusaciones tiene antecedentes notables en la literatura.

Por ejemplo, Las desventuras del joven Werther (Die Leiden des jungen Werthers), de Goethe, fue acusado de inducir al suicidio en adolescentes melancólicos; mientras que El retrato de Dorian Gray (The Picture of Dorian Gray), de Oscar Wilde, fue señalado como la causa principal del desvío de muchos jóvenes victorianos, diagnosticados directamente de trolos.





Más literatura gótica:
El artículo: Confirmado: leer "50 sombras de Grey" vuelve locas a las mujeres fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Diana v. Neira dijo...

Totalmente deacuerdo con todo el articulo, ese libro no aporta nada bueno a la poblaciòn femenina.

Anónimo dijo...

Por Dios, cuanta tontería. Hacer un estudio sobre eso y llegar a esas conclusiones me parece tan errado como si a los que juegan a matar marcianitos se les achacasen instinto s asesinos. El libro no es mas que evasión y dudo de que la que no tuviese tendencias sumisas antes las tuviese después de su lectura.
La novela por cierto me pareció un bodrio y como valoro mi tiempo solo lamento el perdido leyendo la primera mitad.

Jelechal.