Cómo saber si alguien soñó contigo


Cómo saber si alguien soñó contigo.




¿Es posible saber si alguien soñó contigo? La respuesta es... quizá; todo depende de cuál sea tu concepción acerca de los sueños.

Por ejemplo, todos conocen —o han vivido— algún caso en el que dos personas sueñan lo mismo. Este extraño fenómeno es conocido como sueño telepático.

Ahora bien, si entonces es posible que dos personas tengan el mismo sueño, nada parecería impedir que podamos saber si alguien soñó con nosotros.

En este sentido, los sueños deberían ser vistos como otro plano de existencia, un vínculo o lenguaje en común, en el que dos o más personas pueden comunicarse entre sí. Aunque suene descabellado, algunas de las mentes más brillantes de la psicología se ocuparon del tema; entre ellos, Marie-Louise von Franz, Carl Jung, e incluso Sigmund Freud.

Para saber si alguien soñó contigo no es necesario entrar en los sueños de la otra persona —aunque de hecho algunos investigadores sostienen que es posible hackear los sueños—, sino más bien estudiar y analizar tu propio material onírico para saber si efectivamente has tenido o no un sueño compartido, lo cual evidenciaría que esa otra persona ha soñado contigo.

Durante la primera etapa de sus investigaciones, Sigmund Freud sostuvo que el terreno de los sueños —así también como otros estados de conciencia, como los que se desprenden de la meditación— es extremadamente fértil para establecer una especie de comunicación telepática entre dos sujetos vinculados a nivel emocional. Dicho esto, si bien parece probable que dos personas pueden hablarse en sueños, menos sencillo es decodificar esa comunicación durante el estado de vigilia.

Al respecto, Sigmund Freud publicó en 1922 un ensayo titulado Sueños y telepatía (Traum und Telepathie), donde examina en profundidad esta posibilidad, aunque prescinde de cualquier explicación acerca de si es posible o no saber si alguien ha soñado con nosotros.

Más ligado a la parapsicologíaNandor Fodor concluyó que los sueños, o al menos sus sustratos más profundos y atávicos, son de hecho una frecuencia de comunicación, un pulso regular, si se quiere, el cual permite que nuestra consciencia se mueva libremente a través del espacio y el tiempo, llegando incluso a comunicarse con otras personas.

El que más y mejor se acercó a una explicación cabal acerca de si realmente podemos saber si alguien nos soñó fue Carl Jung, quien definió ese mecanismo de comunicación bajo el modelo de transferencia onírica.

Los sueños, para Carl Jung, son algo más que un subproducto del inconsciente individual. Algunos sueños, de hecho, se construyen en base a arquetipos; es decir, la lengua común del inconsciente colectivo.

Para entender este concepto podemos recurrir a la idea de un lenguaje universal, hecho de signos y símbolos arcanos, con los que todos soñamos regularmente para expresar las mismas preocupaciones; un lenguaje que todos, además, comprendemos a la perfección cuando estamos soñando. Según Carl Jung, éstos los símbolos primordiales pueden transmitirse telepáticamente.

Dicho de otro modo, tus sueños pueden proyectarse hacia otros soñadores, del mismo modo que los sueños de los demás también pueden transmitirse hacia de los tuyos.

En el caso de que esta teoría tenga algo de validez, tampoco nos permite saber si alguien nos soñó; especialmente cuando consideramos que los sueños compartidos, es decir, los sueños telepáticos, casi nunca influyen el argumento principal del sueño del receptor; por lo cual el paso de un intruso onírico puede pasar totalmente desapercibido.

Del mismo modo en el que no podemos saber como empiezan y terminan los sueños, tampoco nos es posible determinar con absoluta certeza la presencia de un intruso. En cualquier caso, la única forma de saber si alguien soñó contigo —desde luego, descartando la posibilidad de preguntárselo directamente— es a través de tus sueños.

De acuerdo a la teoría del origen telepático de los sueños, cada vez que soñamos con alguien que conocemos estamos estableciendo una comunicación con ella a nivel telepático. Y si bien la telepatía consiste esencialmente en un medio de emisión y recepción de pensamientos, es lógico deducir que ambos extremos, el emisor y el receptor, también intercambian paquetes de información en el proceso.

Esto significa que para saber si alguien soñó contigo primero deberías preguntarte si últimamente has soñado con esa persona.

La comunicación en sueños no siempre ocurre en términos bilaterales; es decir, cuando dos personas acceden voluntariamente, y a nivel subconsciente, a hablarse en sueños. Puede ocurrir que una de ellas sea un elemento invasor, e incluso hostil, capaz de crear y proyectar pesadillas a distancia. Normalmente esto detona otros mecanismos de defensa, haciendo que el soñador despierte súbitamente.

Estas son, básicamente, las pesadillas que nos hacen despertar, como si una alarma interna nos desconectara de repente del sueño.

En última instancia, todo parece lógico en sueños, hasta que despertamos. Recién entonces somos capaces de advertir lo extraño que fue hablar con una persona muerta, aunque dentro del sueño esto resultaba absolutamente natural.

Sin embargo, cuando alguien más sueña con nosotros su presencia puede aparecer dentro de nuestro sueño, y ésta siempre es percibida como una señal de que algo no anda del todo bien; como si estuviésemos en un sueño dentro de un sueño, en el caso de que el vínculo con esa otra persona esté basado en el afecto mutuo; o en una pesadilla dentro de otra pesadilla, si ese lazo está construido sobre los cimientos del rencor o del odio.

Cuando alguien conocido te persigue en sueños, te insulta, o intenta hacerte daño, puede ser una señal de este tipo de comunicación telepática que se torna repentinamente en una pesadilla.

Y más aún, cuando hablamos de sueños telepáticos en general se tratan de sueños lúcidos en los que ambos extremos se convierten alternativamente en emisores y receptores.

Tener un sueño recurrente con otra persona es una buena señal de que también ella ha soñado con nosotros.

También puede ocurrir que durante varias noches el sujeto sueñe con la misma persona, en diferentes contextos y situaciones, e incluso con alguien aparentemente desconocido pero que, al mismo tiempo, le parezca sumamente familiar, o que le recuerde a alguien, y luego estos sueños recurrentes desaparezcan tan rápidamente como aparecieron.

Por ese motivo es tan importante aprender a recordar nuestros sueños, ya que de ese modo nos familiarizamos más y más con los símbolos y signos arcanos que los pueblan, aprendiendo además a distinguir cuando alguien más se introduce en ellos.

Otro dato interesante para saber si alguien estuvo soñando contigo: este tipo de piezas oníricas carecen por completo de detalles circunstanciales. No podemos recordar el lugar, o el contexto, en el que se produjo el sueño, pero sí todo acerca de esa otra persona y lo que hemos hablado con ella.

Si esa persona que nos soñó cultiva por nosotros un afecto sincero, es probable que al despertar del sueño experimentemos sensaciones que van un poco más allá de lo agradable, y que esas emociones sean incluso más intensas y vívidas que las que podemos sentir estando despiertos.

En resumen, cuando alguien nos sueña también nosotros soñamos con esa persona, y ese sueño en común, compartido, se percibe como si no se tratara de un sueño en absoluto.

La diferencia, en cualquier caso, es extremadamente sutil, e incluso subjetiva, pero fácil de detectar a nivel emocional.




Diccionario de sueños. I El lado oscuro de la psicología.


Más literatura gótica:
El artículo: Cómo saber si alguien soñó contigo fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Taller literario.
Antología de Horacio Quiroga.
Relato de Prosper Mérimée.

Poema de Mary Shelley.
Antología de Théophile Gautier.
Relato de O. Henry.