Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Diccionario enoquiano: los ángeles caídos de John Dee y El libro de Enoc

Diccionario Enoquiano (Enochian Dictionary) es un libro prohibido del lingüista Donald C. Laycock, publicado en 2001 bajo el título: Diccionario completo de enoquiano: el diccionadio del lenguaje angélico (The Complete Enochian Dictionary: A Dictionary of the Angelic Language).

Este libro maldito está basado en la obra del ocultista John Dee -autor de: El libro de Soyga (The Book of Soyga) y La mónada jeroglífica (Monas Hieroglyphica)-, quien creyó descubrir el antiguo lenguaje de los ángeles, conocido como enoquiano; junto a su asistente, el médium Edward Kelly.

John Dee (1527-1608), fue el astrólogo personal de la reina Elizabeth I de Inglaterra. Junto a su médium oficial, Edward Kelly (1555-1597), lograron "traducir" el lenguaje de los ángeles, cuyas reglas les fueron entregadas a través de largas y agotadoras sesiones espiritistas.

La lengua enoquiana es, supuestamente, el idioma que hablaban los ángeles en El libro de Enoc (Sefer Henoc), obra que no participa del cánon católico pero que es aceptado por numerosas iglesias disidentes.

El descubrimiento del enoquiano se produjo el 8 de marzo de 1581. Básicamente podemos pensar en él como la lengua común entre los ángeles y los humanos antes de la caída de la Torre de Babel; cuyo alfabeto, gramática y sintaxis, permanecieron en el más escrupuloso misterio hasta que John Dee y Edward Kelley los recibieron de aquellos mismos ángeles.

Pero el idioma enoquiano no es únicamente un lenguaje mítico, como puede serlo la Lengua Adánica, el Transitus Fluvii o el Voynichés, sino un lenguaje cuya utilización también es una forma de magia.

Quien puede hablar la lengua de los ángeles podrá, además, emplear la magia secreta que subyace bajo las palabras.

El enoquiano que recibieron John Dee y Edward Kelly se resume en 49 tablillas sagradas. Cada una de ellas posee un núcleo gramático conocido como "llamadas enochianas".

Los propios ángeles que visitaron a John Dee y Edward Kelley explicaron que cada cuerpo celeste posee un ángel particular, un Logos Planetario, que puede ser invocado en su día correspondiente. A su vez, cada día de la semana, e incluso cada hora, está gobernada por una compleja jerarquía de ángeles que se relacionan entre sí.

Este mismo patrón mítico se encuentra en la trilogía Perelandra, de C.S. Lewis, y en el gérmen de la obra monumental de su gran amigo, J.R.R. Tolkien: El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings), y acaso en todos los mitos de la Tierra Media.

Tampoco es caprichosa la aparición de John Dee en numerosas novelas góticas y relatos de terror. Charles Maturin, por ejemplo, lo menciona en Melmoth, el errabundo (Melmoth the Wanderer); Gustav Meyrink lo hace protagonista de El ángel de la ventana de Occidente (Der engel vom westlichen fenster); y H.P. Lovecraft lo convierte en un insospechado traductor del Necronomicón en El horror de Dunwich (The Dunwich Horror).

Ahora bien, ¿cómo recibieron John Dee y Edward Kelley la lengua enoquiana?

A través de un dispositivo conocido como Mesa de Prácticas, sobre la cual se colocaba un speculum, es decir, una esfera de obsidiana que facilitaba y amplificaba la comunicación espiritual.

Actualmente, esta esfera se encuentra en el Museo Británico.

El enoquiano es un lenguaje complejo, compuesto por extraños signos y símbolos que, presumiblemente, operan según las reglas de nuestros alfabetos. El Arcángel Gabriel, uno de los ángeles comunicantes, fue quien entregó las claves para entenderla.

Para muchos, el enoquiano sería la lengua maldita del Manuscrito Voynich, aunque no parece haber una relación directa con el lenguaje destrito por John Dee.

Como decíamos antes, el enoquiano es una forma de magia. Hablarlo es convocar y emplear a las potencias que habitan en el cosmos. Este arte, conocido como Sistema Enochiano, sostiene que el enoquiano, por su propia estructura, es la forma de magia más poderosa del universo. Tal vez por ello han sido muy pocos los que han logrado dominarla.

Tras la muerte de John Dee y Edward Kelley el enoquiano cayó en el olvido. Recién fue recuperado cuando Samuel Liddell MacGregor Mathers y su esposa, Moina Mathers, la incorporaron a los oscuros ritos de la Orden Hermética del Alba Dorada.

Diccionario completo de enoquiano: el diccionadio del lenguaje angélico.
The Complete Enochian Dictionary: A Dictionary of the Angelic Language.
El resumen del libro de John Dee y Edward Kelley: Diccionario completo de enoquiano: el diccionadio del lenguaje angélico (The Complete Enochian Dictionary: A Dictionary of the Angelic Language) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Anónimo dijo...

yo ya lo domine como la palma de mi mano es como aprender ingles y ruso es tan facil pero no lo voy a usar por que Dios no me lo pemite y lamentablemente voy a tener que acabar con cualquier rastro de ese cosmos aunque tenga 14 años