Melmoth; el errabundo: Charles Maturin.


Hoy le dedicamos un merecido espacio a la mejor novela gótica del siglo XIX: Melmoth, el Errabundo.

La literatura gótica se encontraba asolada por el ridículo, decenas de obras fueron publicadas siguiendo una escuela carente de originalidad. Esta voracidad por el estilo gótico ya había sido justamente ironizado por Jane Austen con su Abadía de Northanger, en donde se expone púlcramente todos los elementos absurdos que se repetían en cada nueva obra. Es entonces cuándo surge esta novela maravillosa, diferente a todas sus predecesoras. Charles Maturin ya había experimentado con otra novela llamada The fatal revenge or the family of Montorio, pero sin otro mérito que una pequeña desviación en la trama clásica de la historia gótica. Imposible ver en ella el germen de lo que vendrá en 1820, con la creación del Melmoth.


Melmoth, el errabundo
nos narra la historia de un caballero del siglo XVII, irlandés como su creador, que mediante una negociación poco recomendable pacta con el demonio, cambiando su alma por una longevidad dilatada. Hasta aquí la trama no se aleja demasiado de las leyendas medievales, pero nuestro poeta irlandés agregó un detalle a la circular historia del pacto con el diablo, que también sería mutilada por novelas posteriores, e incluso por el cine moderno: Melmoth podía eludir su destino infernal si conseguía que alguien más asumiese su carga.

Es entonces que Melmoth inicia una cruzada desesperada por su alma, y el lector sufre esta cruzada con una serie de capítulos interminables; cuestión que no deja de ser menor y pasajera, ya que el efecto estructural de la novela supera cualquier defecto en la ejecución. En este punto, quizás el más criticado de la historia, aparece el rasgo más destacable de Maturin: jamás utiliza los laberintos del personaje para adornar su prosa, su estética se aplica en sentido narrativo, es decir, siempre a favor de la historia, de aquello que la historia necesita.

Así resulta que Melmoth es impenetrable a cualquier parodia de género, la coherencia del medio y la naturalidad de los procesos internos del personaje son perfectos. El horror adquiere los matices cósmicos de los que tanto hablaría H.P. Lovecraft, ya que Maturin abreva en la fuente celta para muchos aspectos sobrenaturales; y como sabemos, los mitos no son caprichosos, sus efectos sobreviven porque son comunes a todos.

El tiempo, en ocasiones injusto con ciertos autores y obras, colocó a Charles Maturin en la cima de la literatura gótica. El romanticismo lo adoró, Charles Baudelaire y Dante Rossetti no se cansaron de alabarlo; incluso Balzác se apiadó del pobre Melmoth escribiendo una novela llamada Melmoth Réconcilié (Melmoth Reconciliado), en donde su protagonista finalmente logra pasar su condena a un absorto cajero parisino. Tampoco Oscar Wilde fue indiferente a la historia de Maturin, con quien estaba relacionado familiarmente. Durante aquel famoso proceso al que fue sometido; Wilde utilizó el seudónimo de Sebastián Melmoth.

Para finalizar esta incoherente exposición hemos elegido una sentencia de Edith Birkhead, quién escribió uno de los análisis más profundos de la literatura de terror.

...con todas sus falencias, Maturin ha sido el más grande y el último de los góticos.


Aquí pueden leer y descargar gratis la novela: Melmoth, el errabundo.






Más novelas de Charles Maturin. I Novelas góticas. I Novelas de terror.

El resumen de Melmoth, el errabundo (Melmoth, the wanderer), de Charles Maturin; fue escrito por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

6 comentarios:

SergioMC dijo...

Me atrevo a decir que no es una novela que pueda ser leída por cualquiera. La estructura como bien decías, que escalonada y a la vez circular, se encuentra en unos cuantos cientos de páginas y podría dificultar la lectura para el "no-iniciado". Claramente enmarcada en el ámbito judeo-cristiano la historia nos muestra personajes complejos, bien desarrollados; sobretodo aquel carismático misántropo. Recomendable, pero con una preparación previa creería yo.

SergioMC

Aelfwine dijo...

Coincido con tu observación. Ciertamente no es una novela "fácil" de leer, de todos modos uno siempre está a tiempo de echar mano a otro libro..

Saludos..

champagne supernova dijo...

me facinó tu blog
y su contenido
es muy bueno!

saludos

marguis dijo...

Le he leido este verano, y me ha sorprendido gratamente, no puedo decir que sea una curtida fa en el género gótico aunque he tenido mis mas y mis menos.

Buscando documentación para escribir mi reseña me he topado con fantástico tu blog, al que seguro vosotaré mas amenudo.

Saludos!!

Anónimo dijo...

He leído esta obra sin tener una opinión previa del autor y su lectura me ha resultado muy gratificante. Coincido con comentarios anteriores que apuntan al nivel de dificultad de la lectura, y añado en ese sentido las dificultades añadidas de la prosa densa con interminables oraciones e incontables adjetivos a la que no estamos acostumbrados por los nuevos estilos literarios, bastante más livianos. Me ha gustado mucho el sistema "matriuska" por el que envuelve una historia dentro de otra, dando una gran profundidad a la narrativa. Un defecto, por citar algo, es que la gran cantidad de páginas hacen que leerlo en un solo volumen se convierta en una tortura para las manos...

Camila Araya dijo...

cuando tenía 14 años... me encontré con este libro y sin pensarlo lo compre... al instante me pude dar cuenta que con esa edad yo no era capaz de leer tal obra,ahora que tengo 19 lo tome entre mis manos para sorprenderme que esta vez si lo pude leer.
Personalmente encuentro esta obra una maravilla de la literatura y el valor monetario vale toda la pena. Este es un libro que lleva al lector a un grado de emocionalidad increíble, es más, en unos momentos no sabia si gritar de rabia o llorar desconsolada...
me gustaría que este libro fuese leído por todos y de verdad se vuelva apreciado ya que una obra de este tipo creada en esa fecha es simplemente alucinante.