Íncubos: los vampiros de los sueños


Íncubos: los vampiros de los sueños.




Hace poco hablamos acerca de los Súcubos, aquellas mujeres vampiro que asolaron los monasterios medievales. Hoy daremos cuenta de otra antigua raza de vampiros: los Íncubos.


Los Íncubos son básicamente vampiros, aunque de hecho algunos tratados medievales los sitúen en las jerarquías más bajas de los demonios. Visitan a sus presas durante el sueño, o bien en ese estado incierto entre el sueño y la vigilia, y asumen la forma que mejor se ajusta a las fantasías.

A pesar de ser criaturas destinadas al placer, se caracterizan por tener un espíritu melancólico, que el poeta Charles Baudelaire reflejó con maestría en el poema: Íncubo (Le Revenant).

El significado de la palabra Íncubo proviene del latín in, «sobre», «encima», y cubare, «yacer»; de modo tal que significa algo así como «el que yace encima». Su nombre justifica su sólida reputación como visitante nocturno de las mujeres, y quizás por eso la palabra incubi, en latín, era utilizada para referirse a una clase de pesadillas particularmente escandalosa.

El origen de los Íncubos no es del todo claro, ya que no pertenecen a las viejas estirpes de seres mágicos, aunque de hecho existen diferentes versiones de Íncubos prácticamente en todas las mitologías. El origen de su forma actual reside en la Edad Media, y su nacimiento puede verse como algo exclusivamente secular.

La teología, siempre preocupada por el pecado y sus consecuencias, cuyas formas, en la Edad Media, se resumían en lo femenino, utilizó a los Íncubos como mediadores entre los demonios y las mujeres. Según explican algunos los grimorios y libros medievales, los demonios son incapaces de procrear, y debido a ello se valen de estos vampiros para ese fin, brindando a cambio verdaderas proezas sobrenaturales.

Pero esta ocupación sería demolida oportunamente por el Malleus Maleficarum, el cual llegó a la conclusión de que tampoco los Súcubos e Íncubos son capaces de procrear.

Algunos comentadores han advertido que la enorme mayoría de casos documentados sobre ataques de Íncubos aseguran que estos vampiros utilizan la forma y las ropas del clero durante sus asaltos. De hecho, la vida medieval en los conventos organizaba guardias nocturnas en las habitaciones de las novicias, y se las advertía sobre esta tendencia irracional de los Íncubos de mimetizarse con los hábitos del párroco local.

Las leyendas de vampiros que involucran a los Íncubos suelen ser poco ingeniosas. Por ejemplo, se dice que los Íncubos sólo se ceban en mujeres dormidas, o en ese estado de duermevela del que hablábamos antes, provocándoles una especie de parálisis del sueño. El placer que se obtiene de sus abrazos es, como mucho, pasajero, desaparece apenas el vampiro se retira de la alcoba, dejando cierto sabor metálico en la boca que ningún erudito ha sabido explicar.

Otras versiones de la leyenda —muchas de ellas vertidas en el libro: De Daemonialitate et Incubis et Succubis, cuyo título significa: Sobre demonios, íncubos y súcubos— vociferan que los Íncubos poseen un apéndice más bien rústico, lleno de escamas y protuberancias, cuyo volumen varía de tamaño para adecuarse a las necesidades del momento, y provocando además un dolor incomparable. No en vano las escobas de las brujas, durante la Edad Media, recibían a menudo el nombre de Íncubos.

Generalmente, los Íncubos prefieren a las mujeres de fe: especialmente monjas y novicias. Algunos exégetas ven en esta preferencia la excusa de ciertas muchachas para explicar embarazos poco afines con los votos de castidad.

Posiblemente, el Íncubo más famoso de la Edad Media sea el padre del mago Merlín, cuyo nombre, se dice, es impronunciable. Algunos asocian a esta criatura con el temible Larimón, un demonio especialmente habilidoso en cuestiones de alcoba.




Más sobre Vampiros. I Libros de vampiros.


Más literatura gótica:
El artículo: Íncubos: los vampiros de los sueños fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

12 comentarios:

DarkestFearS dijo...

hola, me encanto tu blog, no se realmente hace cuanto habras escrito esta entrada pero yo la acabo de encontrar...y la comento porque a mi me paso algo asi. No creo realmente que solo ataquen a mujeres mas cercanas o devotas a la religion, yo no lo soy. Fue algo extraño, pero fascinante, no soy pervertida de ningun modo, despues de eso quede muy choqueda y no sabia como explicarlo, pero trate de calmarme y averiguar de que se podia tratar, fue hace años ya y la verdad no me causo un trauma ni nada de eso. Ahora solo he tratado de darle una explicacion y saber que tampoco soy la unica a la que le ha pasado. Ahora siento que lo que sea que me ataco esa noche se quedo conmigo, a pesar de que nunca mas a vuelto a pasar. Lo invite a quedarse conmigo. Yo se que es extraño y suena como si estuviese loca, pero para las personas que creemos en ese tipo de cosas no es extraño y no me considero loca, he oido cosas peores y menos racionales que esto. Gracias por el espacio y espero que sigas poniendo entradas tan interesantes como esta, saludos!

Frío Infierno dijo...

Exquisitamente explicado compañero nocturno; sin embargo un detalle... De buena fuente; Incubos y Sucubos NO son vampiros.
Si bien sabras, los Vampiros son una especie de demonio hematófaga. Sin embargo, no estan relacionados así, por lo que esta mal llamarlos vampiros sexuales. Una característica dle vampiro es la ingesta de sangre; ellos no la necesitan pues su "aliemntación" reside en otros fluídos corporales...

A lo mejor estoy mal, pero si no l decía se me pudría el alma jaja... Por el resto, muy buen reportaje; te felicito.

-Aitor

Er!k@ dijo...

llegue a tu blog...justamente por este tema...antenoche (y si las cosas son tal cual las vengo leyendo de diferentes sitios)no me queda mas que afirmar que un incubos me visito...me desperte aun estando dormida..intente moverme pero no pude,respirar se me dificulto bastante,intente gritar pero mis gritos solo los pude oir yo...de repente "algo" empezo a tocarme y la sensacion fue una mezcle de miedo y placer...cuando me desperte fue totalmente confundida..lo unico que se es que esto fue real...

Anónimo dijo...

hola brother como estas, espero q d maravilla.
Francamente te felicito por tu blog, apenas lo empieso a leer y se me hace bastante bueno, para todos los q adoramos la escena gotica. De ante mano mil gracias por las narrativas tan breves y bien explicadas.
Sabes, a mi me a pasado algo semejanante, solo q con la diferencia d q he despertado con marcas en el cuerpo, en especial rasguños y una que otra plasmación, de hecho cuando les enseño a mis amigos los rasguños d mi pecho se rien y me dicen q eso cualquiera se las puede aser, pero mi doy la vuelta y ven mi espalda y pues t imaginaras su cara hehe.... Claro no digo q sea un Íncubus, ya q soy varon, pero probablemente sea un sucubus

callejera dijo...

ESTO ES BASURA MITOLOGICA!

Anónimo dijo...

tambien me ha pasado son senaciones súper claras y no hay duda que estas despierto no te puedes mover y sientes como inician tocandote, es raro pero no sientes miedo y te deja una sensacion de placer y de desear q vuelva

Guerrera Arcana dijo...

HOLA! bueno gracias por esclarecer una experiencia que tuve hace 7 años.. de echo algo se poso encima mio... me tomo de la smuñecas y lo mas loco es que vestia una sotana blanca!!! cuando lei esto quede muda porqu eno sabia al respecto.. pero lo mas loco es que invoque a jesus, y yo soy pagana,,, y esa cosa me solto y se fue.. invoque ajesus y su manto... no se porque me salio asi. No pudo conmigo. gracias.

Anónimo dijo...

solo un detalle e rastreado la figura del incubo y el sucubo por diferentes culturas, mi mayor sorpresa fue cuando ciertas referencia me llevaron asta las bacantes en la antigua Grecia.lei sobre teorías de que hablan del clero condenando aspectos de cultos mas antiguos.si alguien tiene tiempo es interesante de inbestigar.

Isabella dijo...

Este blog me encanta. Felicidades por los textos, son muy buenos.

Anónimo dijo...

Felicidades, en el largo tiempo que llevo vagando por este mundo insulso, es el primer blog que se distingue por tomarse el tiempo de investigar, diferenciandose de la mayoria donde solo se escriben tonterias de fanáticos...

Anónimo dijo...

Hola, sabes me paso lo mismo hace una semana atrás. fue tan raro y todo lo que pusiste es verdad. La parálisis, entre horrible y otras sensaciones inexplicables. lo que mas me perturbo fue escuchar su voz en mi oído. Fue del terror, no sabía que podía pasar, me puse a buscar info y llegué hasta acá. Saludos.

Edy64 dijo...

Hola agradesco la informacion y quiero relatar una experiencia que tuvimos en mi familia unos meses atrás resulta que no éramos una familia muy de bota pero siempre hemos creído en dios. Todo comenzó una mañana una noche en que a mi hija de 16 años mientras dormía se le presento según ella lo describe como un enano o duende que le propuso alguna clase de trato o convenio que ella debía aceptar.pero mi hija dice que lo pateo y arrojo fuera de su cama ya que este ente se encontraba encima de ella lo que enfureció a la entidad que tras varios intentos fue rechazado.
Pero el problema no se detuvo ahí sino que a la siguiente noche se le presento una entidad diferente a quien me describió como un hombre muy alto y vestido de monje.de negro y con la capucha en la cabeza a quien no le pudo ver el rostro pero no tenia pies sino que flotaba en el aire.cuando mi hija lo ve queda totalmente paralizada y esta entidad sujeta sus piernas como unas manos grandes y huesudas muy blancas. Posteriormente la entidad se da la vuelta y desparece y hasta ese momento mi hija se pudo mover y corre hasta mi recamara asustada y llorando. Y relatandonos lo susedido a mi esposa y a mi posteriormente la situación empeora ya que la entidad no solo actúa el mi hija sino que en mi esposa también obigandonos a buscar alluda en una iglecia cristiana



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Robert A. Heinlein.
Lovecraft y E.A. Poe se enfrentan en Providence.
Antología de Katherine Mansfield.

Poema de William Allingham.
Relato de Robert Louis Stevenson.
Obras completas de Amado Nervo.