Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Ruth Forman.
Novela de Jan Potocki.
Taller literario.

¡El tiempo se está acelerando!
Relato de Ambrose Bierce.
Relatos del simbolismo francés.


Sucubos


Los súcubos son el producto de las fantasías sexuales de la edad media. Son seres femeninos, a veces demonios, otras vampiros, que adoptan la forma de una mujer irresistible y se introducen en los sueños, e incluso en las alcobas de sus víctimas.


Significado de la palabra: Súcubo.
La palabra súcubo es una contracción del latín succubus, que significa yazgo debajo, o succubare, yacer debajo. Es decir, un súcubo es alguien -o algo- que queda debajo de otra persona. El término explica bastante bien las tendencias poco acrobáticas de estas vampiresas del sexo, aunque no deja de ser peyorativo ya que en Roma se conocía a las prostitutas de arte mezquino como succubas, las que yacen debajo. En otras palabras: las muertitas.


Víctimas de los súcubos.
En la edad media se pensaba que los súcubos atacaban a las personas de carácter sensible, o que estuviesen sujetos a cierto ascetismo sexual, tales como los jóvenes y los monjes. Algunos empiristas han querido ver en la figura del súcubo una explicación fantástica para las poluciones nocturnas, ejercicio imprevisible y decididamente inconveniente para la vida monástica.


¿De qué se alimenta un súcubo?
Ciertamente los súcubos no efectúan sus asaltos por amor al sexo. El Martillo de las Brujas (Malleus Maleficarum) observa oscuramente que los súcubos recolectan el semen de los monjes para realizar siniestros rituales, detalle congruente con la idea medieval de que los demonios no pueden reproducirse.

Otras versiones más cercanas al vampirismo anotan que los súcubos se alimentan de sangre a través de pequeñas incisiones realizadas en el pecho de las víctimas en pleno fragor amoroso.

Pero el verdadero ataque del súcubo se consuma mucho después del sexo. Se dice que sus víctimas ya no pueden dejar de pensar en ellas, su recuerdo se mantiene vivo y horroroso a través de los días, haciendo imposible que los desdichados funcionen en la vida social. Los estados melancólicos provocados por los súcubos han sido extensamente comentados, y casi todos coinciden en la cura mediante severos baños fríos y duros ayunos carnales.


El aspecto de los súcubos.
La apariencia de los súcubos no es universal, cambia en en función de las fantasías sexuales de su víctima. Los comentadores medievales coinciden en hablar de mujeres de una belleza sobrenatural, irresistible, pero siempre con algún detalle que revela su naturaleza demoníaca, tales como tener los pies embarrados, colmillos excesivamente agudos, orejas afiladas, y otros matices aterradores.

Varios eruditos precipitados ubican a Lilith, la madre de los vampiros, como el primer súcubo; olvidando que el mito de Lilith se construye sobre la idea de que ella se resistía a adoptar una posición pasiva durante el sexo, es decir, a someterse a Adán; motivo por el que Dios la condena al desierto bajo la forma de una serpiente descomunal. Quizás esta apariencia serpentina, rasgo que a veces surge en las extremidades de los súcubos, sea la razón de su inclusión en esta estirpe infernal.


El súcubo más aterrador.
El único súcubo que ostenta cierta popularidad es el demonio Abrahel, a quien se lo llama: La reina de los súcubos. No obstante, esta fama discreta no se compara con el horror que transita las inmensidades desérticas en la leyenda de súcubos más inquietante de todas.

Tiene lugar luego de la primera cruzada, cuando las tradiciones árabes comenzaron a filtrarse hacia occidente. Algunos caballeros afirmaban que en el desierto se hallaba un súcubo particularmente cruel, de aspecto femenino, embriagador, llamado Um al Dua. Se la describe emitiendo una fragancia narcótica y cabalgando sobre un asno blanco. Todos aquellos que caen bajo el influjo de sus aromas se arrojan en sus brazos, sólo para yacer triturados por su sexualidad dentada (recordemos que el mito de la vagina dentada es de los más populares y arcaicos de la humanidad). Cada tanto -anota la tradición- llegan a los pueblos ciertos caminantes de apariencia desgraciada, con la mirada perdida, exánimes, famélicos, balbuceando extrañas historias sobre vulvas dentadas y besos amargos. Éstos son los despojos gastronómicos de aquel súcubo de las arenas interminables.

Aelfwine.



Más vampiros:
El artículo: Súcubos, fue escrito por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

6 comentarios:

Genesis Emilia Mora Luna dijo...

muy interezante.. ciertamente siempre me ha parecido gracioso el echo de que sea comunmente relacionado el placer, belleza y disfrute sexual con los demonios y creaturas abismales...

laqua dijo...

Muy buena entrada. ¡Felicitaciones! Me encantó, realmente.

Erick berthold dijo...

Espero no comentar tarde, les escribo desde Peru, cuando tenia 19 años sufri un ataque de estos demonios , pero no lo sabia, ya que siempre tuve experiencias psiquicas desde niño, y pensaba que tenia una imaginacion exaltada, hasta que vi por tv hace un año, la misma experiebcia en otra persona( inmovilidad, no respiracion, no latidos, un terror inexplicable) y lo mas espeluznante, dibujó en un papel la misma mujer de mi sueños y que se llamaban sucubos, busque en internet la palabra y me sobrecogi al saber que esto es real, tengo un fuerte influjo sexual sobre las mujeres, pero estan me abandonan luego porque dicen q me tienen temor o soy misterioso, ...les escribo sobre todo, porque necesito ayuda, siento que mi vida se descompone y que no soy el mismo, para no soñarla tengo que masturbarme, porque ha intentado volver una vez que estaba guardando mi sexualidad..no se si podrían darme alguna ayuda, atte.Erick...Gracias

Marcos Monroy Plasencia dijo...

Ciertamente me enamoré de tu blog al vagar por todos los temas pero algo que me engancharía aún más a todas estás historias fantásticas sería que pusieras las fuentes al final de los artículos, así podríamos conocer aún más.
Tienes un muy buen compendio de historias, muchas felicidades.

Anónimo dijo...

tu erick lee lo que te voy a decir esa mujer solo se alimenta de tu psique o energía o como mierda quieras llamarlo, para dejar de sufrir debes controlar esas emociones, esas mujeres que te abandonan es porque sienten la presencia del sucubo,de nada servirá ir con un cura o algo así ya solo te dejara sermones que no sirven,en el prixo sueño debes repelerla,debes espantarla,ya se,sera complicado pero no imposible,si rrespondes esto dime com es la sucubo tal vez pueda ayudarte.suerte

Anónimo dijo...

Erick, no pienses que te hablo de laquenorancia, yo también tuve experiencias con demonios, ataques, pero sexualmente. Hay mucha gente que tuvo experiencia igual que las tuya y la mia. Sabes, encontre una salida, en Jesús. No te vendo una religión, te hablo de algo de verdad. No te vengo con un sermon ni hacerme el pastor. Solo como un amigo para ayudarte porque entiendo lo que te paso, y muchas veces cuando contas eso la gente no te cree o no te toma en serio. Hacercate a una iglesia evangelica, habla con el pastor. No tengas miedo en contarle lo que te esta pasando. Pedi que te hagan liberación, seguramente ese demonio creo en vos una atadura espiritual que te liga con el. La biblia dice que Dios es mas fuerte y puede romper todas estas cosas. Pero depende mucho también de tu fe y tu entrega a Dios. Rendite a Dios y los enemigos no podran tocarte, porque pasaras a ser su hijo y Dios no va dejar que el enemigo perturbe a uno de los suyos.