Súcubos: las mujeres vampiro de los sueños


Súcubos: las mujeres vampiro de los sueños.




Una de las razas de vampiros más conocidas son los Súcubos, básicamente demonios que asumen la forma de una mujer irresistible y visitan a los hombres en sueños para alimentarse. En este contexto, pueden ser vistos como la versión femenina de los Íncubos.

En este breve artículo iremos recorriendo la leyenda de los Súcubos, así como su origen y significado.




Origen etimológico de los Súcubos.

La palabra Súcubo es una contracción del latín succubus, que significa «yazgo debajo», y succubare, «yacer debajo». Esto responde a una de las principales características de los Súcubos: la seducción a través de una actitud sumisa, conforme a los estándares medievales, esencialmente lo que una mujer debía ser en relación al hombre.

Esto no quiere decir que los Súcubos sean mansas mujeres vampiro, sino que utilizan ese comportamiento como estrategia para aproximarse y ganar la confianza de sus presas.

Volviendo a la cuestión lingüística: un Súcubo es una vampiresa que adopta una actitud de sumisión como estrategia. Quizás por eso su nombre responde al mismo término que los romanos empleaban para definir a las mujeres que se dedicaban al oficio más antiguo, y quizás el más ingrato: succubas: «las que yacen debajo».



Algunas características de los Súcubos.

En la Edad Media se creía que los pensaba que los Súcubos atacaban con especial énfasis a las personas de carácter sensible, o que estuviesen sujetas a ciertas privaciones, sobre todo físicas. En este sentido, los monjes eran sus víctimas predilectas.

Algunos exégetas han querido ver en la figura del Súcubo una explicación medianamente racional para las elaboradas fantasías producto de la reclusión de la vida monástica.

Pero los cierto es que los Súcubos gozan de excelente salud, aún hoy, donde la mayoría de la gente evita los monasterios. No es descabellado emparejar algunas características de los Súcubos con las de la Gente Sombra, y dentro de este apartado todas aquellas criaturas asociadas a la parálisis del sueño.

De hecho, en el libro de Ludovico María Sinistrari: De Daemonialitate et Incubis et Succubis, cuyo título significa literalmente: De los demonios, íncubos y súcubos, se detalla la principal sensación que antecede a la aparición de un Súcubo, la coincide con el testimonio de muchas personas que, en la actualidad, aseguran haber tenido algún tipo de experiencia con la Gente Sombra; esto es, la sensación de que algo invisible les respira en la cara justo antes de quedarse dormidos.



Estrategias de los Súcubos.

Todavía hoy se discute sobre qué se alimenta un Súcubo, si esencialmente de la energía vital de su presa o bien de su sangre, entre otros fluidos que, por prudencia, no mencionaremos aquí.

En el Malleus Maleficarum, por ejemplo, se conjetura que los Súcubos recolectaban este tipo de fluidos de los monjes, recordemos, sujetos a fabulosas privaciones, para realizar siniestros rituales que los autores del libro se abstienen de comentar.

Esto responde a la teoría de que los demonios son incapaces de reproducirse entre sí, y que requieren de la colaboración, voluntaria o no, de hombres y mujeres mortales para la gestación de híbridos más o menos temibles.

Otras versiones más cercanas en el tiempo, resumidas brillantemente en «La pesadilla» de Henry Fuseli, sostienen que los Súcubos sí se alimentan de sangre a través de pequeñas incisiones realizadas en el pecho de sus víctimas.

El agotamiento físico, mental y espiritual de la presa, sometida durante interminables horas a una sobrecogedora refriega sobrenatural, le impide defenderse, o peor aún, le impide siquiera pensar en otra cosa que no sea satisfacer los deseos del Súcubo.

Se dice también que las víctimas ya no pueden dejar de pensar en sus Súcubos, y que su recuerdo se mantiene vivo y horroroso a través de los días, haciendo imposible que estos espíritus desdichados funcionen en la vida social. Los estados melancólicos provocados por los Súcubos han sido extensamente comentados, y casi todos coinciden con las sensaciones que experimenta alguien que ha sido abandonado por la persona amada.



La apariencia de los Súcubos.

La apariencia de los Súcubos no es universal, sino que cambia en en función de las fantasías que debe explorar para obsesionar a su presa. Los comentadores medievales coinciden en hablar de mujeres de una belleza sobrenatural, irresistible, pero siempre con algún detalle o rasgo que revela su naturaleza demoníaca, como tener los pies embarrados, colmillos excesivamente agudos, orejas afiladas, y otros matices que el pudor, nuevamente, nos exige omitir.

Varios eruditos sitúan a Lilith como la primera Súcubo; quizás olvidando que este mito se construye sobre la idea de que Lilith se resistía a adoptar una posición pasiva en relación a Adán.

Quizás el ejemplar más popular de esta raza de vampiros sea Abrahel: la reina de los súcubos. El inicio de su leyenda merece un párrafo aparte.

Luego de la primera Cruzada, cuando las tradiciones árabes comenzaron a filtrarse hacia occidente, algunos caballeros comenzaron a afirmar que en el desierto se hallaba un demonio femenino particularmente cruel y, al mismo tiempo, atractivo, llamado Um al Dua. Se lo describe emitiendo una fragancia narcótica y cabalgando sobre un asno blanco. Todos aquellos que cayeron bajo el influjo de sus aromas, sostuvieron los pocos afortunados que consiguieron escapar, se arrojaban en sus brazos y eran encontrados al amanecer, exánimes y delirando, cuando no directamente muertos.

Cada tanto, dice la tradición, llegaban a las precarias aldeas del desierto unos caminantes de apariencia desgraciada, con la mirada perdida, famélicos, balbuceando extrañas historias sobre mujeres bellísimas y besos amargos. Éstos son los despojos que Abrahel, y su corte de Súcubos, van dejando sobre las arenas interminables como testimonio de su paso.




Más sobre Vampiros. I Relatos de vampiros.


Más literatura gótica:
El artículo: Súcubos: las mujeres vampiro de los sueños fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

6 comentarios:

Genesis Emilia Mora Luna dijo...

muy interezante.. ciertamente siempre me ha parecido gracioso el echo de que sea comunmente relacionado el placer, belleza y disfrute sexual con los demonios y creaturas abismales...

laqua dijo...

Muy buena entrada. ¡Felicitaciones! Me encantó, realmente.

Erick berthold dijo...

Espero no comentar tarde, les escribo desde Peru, cuando tenia 19 años sufri un ataque de estos demonios , pero no lo sabia, ya que siempre tuve experiencias psiquicas desde niño, y pensaba que tenia una imaginacion exaltada, hasta que vi por tv hace un año, la misma experiebcia en otra persona( inmovilidad, no respiracion, no latidos, un terror inexplicable) y lo mas espeluznante, dibujó en un papel la misma mujer de mi sueños y que se llamaban sucubos, busque en internet la palabra y me sobrecogi al saber que esto es real, tengo un fuerte influjo sexual sobre las mujeres, pero estan me abandonan luego porque dicen q me tienen temor o soy misterioso, ...les escribo sobre todo, porque necesito ayuda, siento que mi vida se descompone y que no soy el mismo, para no soñarla tengo que masturbarme, porque ha intentado volver una vez que estaba guardando mi sexualidad..no se si podrían darme alguna ayuda, atte.Erick...Gracias

Marcos Monroy Plasencia dijo...

Ciertamente me enamoré de tu blog al vagar por todos los temas pero algo que me engancharía aún más a todas estás historias fantásticas sería que pusieras las fuentes al final de los artículos, así podríamos conocer aún más.
Tienes un muy buen compendio de historias, muchas felicidades.

Anónimo dijo...

tu erick lee lo que te voy a decir esa mujer solo se alimenta de tu psique o energía o como mierda quieras llamarlo, para dejar de sufrir debes controlar esas emociones, esas mujeres que te abandonan es porque sienten la presencia del sucubo,de nada servirá ir con un cura o algo así ya solo te dejara sermones que no sirven,en el prixo sueño debes repelerla,debes espantarla,ya se,sera complicado pero no imposible,si rrespondes esto dime com es la sucubo tal vez pueda ayudarte.suerte

Anónimo dijo...

Erick, no pienses que te hablo de laquenorancia, yo también tuve experiencias con demonios, ataques, pero sexualmente. Hay mucha gente que tuvo experiencia igual que las tuya y la mia. Sabes, encontre una salida, en Jesús. No te vendo una religión, te hablo de algo de verdad. No te vengo con un sermon ni hacerme el pastor. Solo como un amigo para ayudarte porque entiendo lo que te paso, y muchas veces cuando contas eso la gente no te cree o no te toma en serio. Hacercate a una iglesia evangelica, habla con el pastor. No tengas miedo en contarle lo que te esta pasando. Pedi que te hagan liberación, seguramente ese demonio creo en vos una atadura espiritual que te liga con el. La biblia dice que Dios es mas fuerte y puede romper todas estas cosas. Pero depende mucho también de tu fe y tu entrega a Dios. Rendite a Dios y los enemigos no podran tocarte, porque pasaras a ser su hijo y Dios no va dejar que el enemigo perturbe a uno de los suyos.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Robert A. Heinlein.
Lovecraft y E.A. Poe se enfrentan en Providence.
Antología de Katherine Mansfield.

Poema de William Allingham.
Relato de Robert Louis Stevenson.
Obras completas de Amado Nervo.