«El Guardián del Conocimiento»: Richard F. Searight; relato y análisis


«El Guardián del Conocimiento»: Richard F. Searight; relato y análisis.




El Guardián del Conocimiento (The Warder of Knowledge) es un relato de terror del escritor norteamericano Richard F. Searight (1902-1975), publicado de manera póstuma en la antología de 1992: Cuentos de los Mitos de Lovecraft (Tales of the Lovecraft Mythos).

El Guardián del Conocimiento, posiblemente uno de los cuentos de Richard F. Searight más interesantes, relata la historia de Gordon Whitney, un científico que abandona los métodos tradicionales para explorar el ocultismo. Su estudio de los Fragmentos de Eltdown (Eltdown Shards) lo lleva a una realizar una ceremonia para invocar al Guardián del Conocimiento, especie de entidad extradimensional que, según las tablillas, es capaz de proporcionar el conocimiento absoluto a sus adoradores (ver: Seres interdimensionales en los Mitos de Cthulhu).

SPOILERS.

El Guardián del Conocimiento de Richard F. Searight pertenece al universo de los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft, y explora uno de los tópicos más frecuentes tanto dentro del Horror Cósmico como del Multiverso de Lovecraft: la búsqueda del conocimiento, el ansia desesperada por apropiarse de un saber demasiado antiguo y profundo como para ser asimilado por los seres humanos (ver: Horror Cósmico: el universo conspira para destruirnos)

En este contexto, Gordon Whitney no es un científico loco, ni siquiera un nigromante temerario, sino un hombre que desea saber, y para ello recurre a diversos libros prohibidos hasta dar con los Fragmentos y la invocación al Guardián del Conocimiento. Whitney lo intenta —de algún modo sus rudimentarias cuerdas vocales son capaces de pronunciar esa lengua arcana—; y lo logra: el Guardián le permite abrirse paso a través del tiempo y el espacio, desde los albores del universo, y absorber todo el conocimiento grabado en la fibra de la realidad.

Lamentablemente, el conocimiento tiene un precio. El Guardián es una criatura tentacular, un cefalópodo cósmico que exige un tributo por el saber, en este caso, absorber la conciencia de sus acólitos (ver: Black Goo y otras monstruosidades amorfas en la ficción).

Fragmentos de Eltdown constituye uno de los libros de los Mitos de Cthulhu más extraños. Fueron mencionados por primera vez en El ataúd sellado (The Sealed Casket), de Richard F. Searight, pero H.P. Lovecraft más tarde incluyó una breve referencia en El desafío del más allá (The Challenge from Beyond), contradiciendo sus orígenes. En ambos casos, los Fragmentos son una serie de tablillas de arcilla prehistórica desenterradas en suelo inglés. Richard F. Searight asegura que pertenecen al período triásico, y que están escritas en un idioma protosemítico. Lovecraft, en cambio, sostiene que son del período pérmico, y que están escritos en jeroglíficos prehumanos pero descifrables para los ocultistas más sagaces.

El Guardián del Conocimiento de Richard F. Searight no es un gran relato. De algún modo parece esforzarse demasiado por mantener un tono circunspecto. Sin embargo, aporta algunas cuestiones interesantes a los Mitos, y profundiza otras, sobre todo esta idea de que el ansia de conocimiento, en particular aquel que nos excede como especie, inevitablemente conduce a la muerte o la locura (ver: Traductores que perdieron la cabeza con el Necronomicón).




El Guardián del Conocimiento.
The Warder of Knowledge, Richard F. Searight (1902-1975)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


El siguiente registro ha sido compilado a partir de varias fuentes, de las cuales las más importantes son el elaborado diario del doctor Whitney y las notables impresiones psíquicas recibidas en su dormitorio por el profesor Turkoff del departamento de psicología de la universidad. El contenido del manuscrito, pulcramente mecanografiado, que se encuentra en un cajón del escritorio de la biblioteca de Whitney, puede descartarse como los desvaríos de un intelecto desequilibrado o los vuelos fantásticos de una imaginación espantosa.

A pesar de la naturaleza de las impresiones clarividentes de Turkoff, las alusiones impactantes y las inferencias espantosas con las que están llenas sus páginas, difícilmente pueden recibir el crédito de un lector imparcial. De hecho, los miembros de la facultad que lo vieron fueron unánimes en su opinión de que era la obra de un loco familiarizado con variantes peculiarmente repugnantes del folclore primitivo y ciertas leyendas antiguas; y aunque estos miembros no tuvieron acceso al diario de Whitney, del que me apropié en ese momento por temor a que sus revelaciones pudieran realmente reflejar positivamente la cordura de mi amigo, no intentaré refutar sus conclusiones.

Parece que incluso cuando era un niño, Gordon Whitney fue extrañamente diferente de sus pares. Desde la época en que la razón asumió el control de su personalidad, un deseo insaciable de conocimiento lo había obsesionado. No me refiero a la curiosidad normal de la infancia, sino a algo más allá. No estaba satisfecho con lo esquemático de los hechos; ansiaba la información más completa y detallada disponible sobre cada tema que encontraba. Incluso a esta temprana edad fue acosado por un impulso incansable, sin motivo ni objetivo práctico: agrupar en una sola mente todos los hechos científicos descubiertos, así como los secretos ilimitados aún no revelados a la investigación. Y a medida que crecía y absorbía lo que le parecían las enseñanzas superficiales de una educación ortodoxa, el impulso dentro de él clamaba cada vez más fuerte.

No había ninguna razón especial detrás de su elección por la química. Podría haber elegido cualquiera de media docena de ciencias, en particular la paleografía, en la que indagó tan profundamente como se lo permitían sus energías difusas. Pero la química orgánica, con su increíble cantidad de hechos probados y la asombrosa variedad de verdades a medio adivinar y totalmente insospechadas, que él sentía que aún no habían sido reveladas, ofrecía una salida inagotable para sus ambiciones.

El incansable entusiasmo con el que se dedicó a estos estudios impresionó a sus instructores; y cuando recibió su título de doctor, le ofrecieron un puesto como profesor en la Universidad de Beloin, la pequeña sede del medio oeste de su educación. Esto lo aceptó con gusto, ya que proporcionaba una atmósfera en armonía con sus anhelos, así como los medios materiales para perseguirlos.

Fue durante el período inmediatamente siguiente cuando comenzó a ahondar en lo oculto. La extraña peculiaridad de su naturaleza fue también responsable de esta serie de estudios. Así fue como pasó horas temblorosas y aterrorizadas examinando la versión latina del temido Necronomicón del árabe loco Abdul Al-Hazred. Más tarde leyó con repugnante fascinación las equívocas revelaciones y las increíbles inferencias del Libro de Eibon; y finalmente terminó los estudios en una noche de noviembre con los labios blancos y temblando ante una versión de los Fragmentos Crípticos de Eltdown.

Después de eso, su ocio se dirigió de nuevo hacia canales conservadores; pero las escandalosas sugerencias implantadas en su mente habían dejado una huella imborrable.

Si bien Whitney no era del todo un recluso, la mayor parte del tiempo que podía dedicar a las conferencias de rutina y los estudios paleográficos, que seguían siendo una gran afición, todavía se dedicaba a experimentos químicos. Consiguió cierta reputación y con el tiempo fue ascendido a la cátedra de química en Beloin; y, a partir de entonces, sus nuevas instalaciones se utilizaron para la investigación, porque un gran sueño había tomado forma en su mente.

Era un sueño absurdo cuya posibilidad de realización era tan fantástica que nunca se habría atrevido a confiárselo a otro; sin embargo, era tan atractivo que finalmente lo abrazó con una aceptación apasionada y ciega, dirigiendo todos sus pensamientos y acciones hacia su realización. Antes de que el sueño se cristalizara como una realidad potencial, había seleccionado y catalogado, medio inconscientemente, varios datos relacionados con él; y tal vez esta información segregada le sugirió el uso que se le podría dar. Y así, a la edad de cuarenta y cinco años, Gordon Whitney inició sin reservas su gran búsqueda de la omnisciencia de hecho.

Su plan era lo suficientemente atrevido. Sin embargo, después de cinco años de intensa investigación, no había logrado su objetivo, aunque sí había conseguido una serie de avances radicales en el campo de los estimulantes mentales. La profunda familiaridad con la estructura y las características celulares, junto con un conocimiento minucioso de los fármacos y compuestos pertinentes, le habían dado una gran ventaja; pero una serie de cautelosos experimentos lo convencieron de que el último refinamiento de sus fórmulas no podía ofrecer más que un estímulo temporal y quizás peligroso. Y finalmente aceptó, con bastante pesar, un hecho de que había estado evadiendo desde el principio: que ninguna droga por sí sola podía dotar a su cerebro de la extraordinaria claridad, capacidad y retención sobrehumana que deseaba.

Fue en la reacción ante esa decepción, después de que sus esfuerzos sostenidos durante mucho tiempo fracasaron definitivamente, que recurrió al pasado en busca de ayuda. Ciertamente, nunca había dado una creencia calculada e imparcial a las increíbles inferencias que lo habían fascinado durante sus primeros estudios. Pero la amargura de ver el cumplimiento de su querido sueño más allá de su alcance lo preparó para investigar cualquier cosa que ofreciera incluso la más remota posibilidad de ayuda, sin importar cuán fantástica o terrible pudiera ser.

Fue en este sentido que los Fragmentos de Eltdown volvieron insistentemente a su mente. No había realizado una traducción completa durante su estudio de la serie; pero había comenzado uno y nunca había olvidado la casi ininteligible apertura con su ambigua referencia a lo que, traducido libremente, creía que significaba el Guardián del Conocimiento. Ahora daba la bienvenida a la posibilidad de que algún material olvidado, relacionado con su problema, estuviese enterrado en este fragmento.

Esa noche asignó sus conferencias para los próximos días. Por la mañana se apresuró a atravesar el ondulado campus, monótono y gris y arrastrado por los vientos de finales de otoño, hasta el pequeño museo de ladrillos rojos, cuyas paredes revestidas de hiedra se apoyaban entre antiguos e imponentes robles en un oscuro rincón del terreno. Allí, en las profundidades mohosas y medio iluminadas del edificio, encontró al antiguo curador, el doctor Carr, y lo indujo a abrir el armario alto de nogal negro que contenía la colección de los Fragmentos. Carr hizo esto con su habitual desgano. Para él, el contenido del armario siempre había tenido una repugnancia peculiar; y ocasionalmente había insinuado que era mejor no tocarlo.

Después de que Carr se hubo marchado, Whitney pasó un ojo evaluador por los estantes. Dispuestos a lo largo estaban los Fragmentos, de todas las formas, y que variaban en tamaño desde el quinto, una pieza oblonga de unas cuatro pulgadas por ocho, hasta la decimocuarta, una tablilla irregular, aproximadamente triangular, de casi veinte pulgadas de ancho.

La mayoría de ellos estaban incompletos y algunos eran meros fragmentos. Eones de tiempo, perturbaciones geológicas y contratiempos desconocidos los habían agrietado y dividido, algunas de las cuales no se habían encontrado en el estrato triásico temprano del pozo de grava cerca de Eltdown donde se había hecho el descubrimiento. El fragmento decimonoveno, que Whitney seleccionó y colocó en una mesa de roble junto a la ventana, presentaba una extraña excepción a los demás. Su borde inferior había sido cortado tan limpiamente como por el golpe de una cimitarra; y la línea de hendidura ininterrumpida, que se diferenciaba tan marcadamente de las hendiduras irregulares y los bordes lisos y desgastados de las otras tablas, sugería una mutilación deliberada cuando la arcilla todavía estaba fresca y comparativamente blanda. En otros aspectos, el fragmento estaba en mejores condiciones que el promedio. Sus bordes suavemente redondeados se rompían solo ocasionalmente por virutas sin importancia, y nada de la escritura se borró.

La escritura o la talla —era inútil especular sobre los medios utilizados para producirla— consistía en caracteres intrincados, de proporciones delicadas, confinados dentro de un margen circundante de aproximadamente una pulgada de ancho. Símbolos finos y simétricos se retorcían en todo el espacio dentro de este borde. Destacaban nítidamente bajo una lupa, y Whitney encontró conveniente utilizar una durante la mayor parte de su trabajo. Los exámenes habían revelado que la superficie de escritura estaba ligeramente hundida por debajo del nivel marginal, una circunstancia que, junto con la extrema dureza del material, probablemente explicaba que las muestras se encontraran en un estado tan legible como estaban.

Whitney se sentó a la mesa y comenzó la traducción, una tarea que exigía la habilidad más especializada. El estrato geológico en el que habían estado los fragmentos indicaba una antigüedad anterior en millones de años a las inscripciones más antiguas conocidas; y la traducción sólo fue posible gracias a la sugestiva similitud de varios símbolos con ciertas raíces primitivas del amárico y el árabe. Pero incluso para el estudiante mejor equipado la tarea era complicada; porque en un intento de interpretar las raíces de las palabras, sólo el juicio y la formación más erudita podrían servir para descubrir una aproximación cercana al significado original.

Whitney trabajó durante el gris día de noviembre. Luego indujo al conservador reacio a que le prestara la pieza durante unos días, con el pretexto de tener un cómodo acceso a las obras de referencia de su biblioteca. Sosteniéndolo cuidadosamente envuelto bajo su brazo, cruzó el campus hasta la casa alta de piedra en el borde, que había comprado poco después de comenzar sus funciones en la Universidad.

Dejó el fragmento sobre su escritorio de nogal en el espacioso estudio forrado de libros que se abría al modesto salón, y reanudó su trabajo.

Había realizado progresos alentadores y no tenía ninguna duda de lograr una traducción razonablemente precisa. Su suposición con respecto al nombre Guardián del Conocimiento parecía correcta, al menos en la medida en que ninguna otra interpretación parecía plausible. Pero descifrar más había resultado inquietante.

Si bien las referencias estaban marcadas por una ambigüedad de expresión distinta de las dificultades naturales de la traducción, las únicas conclusiones posibles eran tan alarmantes como su anterior trabajo sobre los fragmentos podría haberlo llevado a anticipar.

Reprimió un estremecimiento mientras revisaba la fina letra que había escrito con su pluma estilográfica. Recordó haber leído cómo, unos cuarenta y cuatro años antes, los primeros examinadores de los Fragmentos, los doctores Dalton y Woodford, los habían anunciado como intraducibles. Recordó sus declaraciones publicadas en las que menospreciaban la importancia del descubrimiento; y la extraña prisa con la que los especímenes habían sido enviados a este oscuro museo y guardados bajo llave.

Y, pensando en cuán completamente estos fragmentos habían sido olvidados por los científicos, se preguntó si se podría haber descifrado lo suficiente de los símbolos para proporcionar una pista de la naturaleza espantosa de su significado, lo suficiente como para hacer que los traductores adivinen la autoría de estas tablillas elaboradamente trabajadas encontradas en un estrato geológico depositado mucho antes de que los antepasados antropoides del hombre hubieran evolucionado a partir de órdenes inferiores. Nunca había sospechado seriamente que los Fragmentos habían sido descartados deliberadamente debido a su contenido, pues atribuía su propio éxito a ciertos documentos recónditos que habían sugerido la clave. Pero ahora se preguntaba...

Cuando reanudó el trabajo, había descifrado lo suficiente como para saber que la parte de la escritura encerrada en una especie de efecto de cartucho cerca del fondo del fragmento era una fórmula de evocación que, según el texto anterior, se llamaría el Guardián. Si bien esta fórmula parecía completa, como lo demuestra el oblongo que la rodeaba, el borde hendido de la tableta estaba directamente debajo; circunstancia que sugería que la fórmula complementaria de despido, encontrada universalmente en antiguos conjuros, había estado en el fragmento faltante.

La evocación resultó muy diferente de su prólogo. Era de naturaleza puramente fonética y no había la menor pista de su significado. Asociado con la inscripción anterior, o de hecho con cualquier material familiar para Whitney, no eran más que caracteres que, cuando se pronunciaban, daban como resultado un revoltijo de sonidos sin sentido.

Pero, sin duda, la pronunciación correcta de estos sonidos era todo lo que en teoría era necesario para llamar al Guardián. Que la persona que las pronunciaba comprendiera o no su significado no tenía nada que ver con su eficacia. Esto dependería, según todo lo que había leído en otras fuentes, de la fidelidad con la que el evocador fuera capaz de reproducir las ondas sonoras previstas con las que la fórmula escrita ocupaba la relación de una partitura cuasi musical.

Whitney dedicó el mayor cuidado a esta fonética, comprobando y volviendo a comprobar su trabajo. Cuando estuvo satisfecho, volvió a repasar el prólogo, ampliando y refinando su borrador original. A medida que avanzaba, la naturaleza siniestra de la supuesta entidad y los dudosos resultados que conllevaba convocarla se volvieron cada vez más inquietantes.

Suponiendo que su traducción fuera bastante precisa, el Guardián había sido considerado el custodio de todo el conocimiento. Pero gran parte de la referencia carecía casi de sentido y daba una impresión singularmente ajena. Se sintió impulsado, como lo había estado años antes, a creer que una comprensión genuina de los Fragmentos requeriría un trasfondo de cultura y tradición profundamente diferente a cualquier otro con el que se hubiera encontrado.

Sin embargo, no parecía haber ninguna duda sobre el carácter maligno de la entidad y el riesgo indefinido que implicaba convocarla. Incluso en el calor del entusiasmo que lo había llevado a través de quince horas de arduo esfuerzo, Whitney se sorprendió por las inferencias que reveló su interpretación. Recordó las terribles e increíbles historias de los legendarios dioses mayores en el Libro de Eibon y las espantosas alusiones en el Necronomicón. El pavor de Cthulhu, las prácticas indescriptibles del culto Tsathoggua y los hábitos repugnantes del diabólico Avaloth, de los cuales el quinto Fragmento había tratado con cierta extensión, regresaron vívidamente a su mente. Un sombrío e incómodo presentimiento se apoderó de su espíritu.

Con sensatez, atribuyó esto a la reacción natural ante la tensión de su trabajo y se fue a la cama, planeando revisarlo todo al día siguiente.

Por la mañana, le dijo a la señora Huessman, su ama de llaves, que no debía ser molestado y se retiró a su estudio. Parte del día se dedicó a una exhaustiva revisión de la traducción. Finalmente hizo una copia en su anticuada máquina de escribir, con el espíritu de un hombre que limpia todos los detalles posibles antes de emprender una tarea desagradable.

La mayor parte del tiempo, especialmente durante la tarde gris y lúgubre, lo pasó preparándose mentalmente para un acto del que retrocedió con pavor instintivo. A veces, el íncubo del desastre inminente le pesaba tanto que medio resolvió no meterse más en las impías revelaciones de los Fragmentos, sino quemar la traducción y desterrar para siempre el propósito de evocar a la entidad. Pero la idea de abandonar su sueño de omnisciencia golpeó tan intensamente su corazón que cualquier riesgo parecía preferible. El crepúsculo temprano lo encontró cansado por la lucha mental, pero tranquilo.

Lo había decidido.

Después de la cena, leería el hechizo en voz alta y esperaría el resultado. Después de todo, era casi seguro que se trataba de una superstición impotente, antigua por supuesto, pero no más eficaz debido a su antigüedad. La probabilidad de que algo respondiera a la convocatoria parecía completamente remota; sin embargo, sentía que no podía resignarse a la derrota sin intentar una última y desesperada posibilidad.

Entró en el comedor con paso tranquilo y confiado.

Era una noche salvaje de noviembre, una noche como aquella en la que había terminado su anterior excursión por los estudios ocultistas, con un viento fuerte que chillaba y azotaba los altos álamos que crecían alrededor de la casa. Después de servirle la cena, la señora Huessman se retiró, y Whitney se quedó solo.

Se demoró con su café más de lo habitual; luego encendió un segundo cigarrillo y regresó al estudio. Tocó con una cerilla la leña apilada en la chimenea y se paseó lentamente de un lado a otro mientras la habitación se calentaba.

Luego se sentó ante el viejo escritorio de nogal que había sido el compañero de tantos años de estudio. Echó una mirada alrededor de la habitación con poca luz, alineada por fila tras fila de volúmenes variados, dejando que sus ojos se detuvieran en cada gabinete y mesa y silla de cuero macizo. Ahora que había llegado el momento, ya no podía minimizar el peligro de llamar a este ser sombrío que acechaba, espeluznante y amenazador, a través de los anales de un mundo antiguo.

Su mente se detuvo fugazmente en la locura de todo esto.

Exitoso, honrado, económicamente seguro: ¿por qué se entrometía con fuerzas tan oscuras y siniestras que sus compañeros científicos se habían apartado horrorizados? Por un momento, su resolución vaciló; luego se sacudió de encima las temibles dudas una vez más.

¿Qué era la vida si no podía lograr su objetivo? Unos años más y su vida y su carrera terminarían, y con ellas sus esperanzas, sueños y ansias inquietas incumplidas por falta de un momento de coraje, si no actuaba ahora. Sabía que no se atrevería a soportar la prueba por segunda vez.

Comenzó la evocación.

No se levantó, agitó los brazos y cantó. No encendió incensarios, ni se encerró en un pentáculo. Estaba intentando atraer a una entidad tan antigua que estas cuestionables defensas de la hechicería posterior no habrían tenido sentido. Se estaba ocupando de los elementos crudamente contundentes de toda la teúrgia, despojado de los adornos de los últimos días.

La fórmula estaba ante él, pero las grotescas formas guturales se grabaron indeleblemente en su cerebro. Nunca podría olvidarlas, a menos que se produjera una pausa en la memoria similar al pánico escénico de un actor o un orador público. Sin embargo, no se arriesgó, y mantuvo sus ojos en el manuscrito.

Su tono era bajo, firme y conversacional. Cada sílaba tosca se pronunciaba lentamente y se acentuaba uniformemente. Sabía que era la combinación de vibraciones, impulsadas al éter por el sonido de las palabras, lo que llegaría a la entidad. Los sonidos eran la clave; era posible que las palabras en sí mismas no tuvieran significado. Y, en consecuencia, el volumen del tono podría no influir en su eficacia. Su gran preocupación era la correcta pronunciación de sonidos cuyas blasfemas vibraciones no habían sonado durante incontables siglos. Pero solo podía intentarlo y esperar que su transcripción de los caracteres retorcidos fuese lo suficientemente precisa.

No pasó nada.

Sabía que nada podría suceder hasta que la última onda sonora de la intrincada serie se hubiera abierto camino a través de la atmósfera, y quizás el éter y el universo, hacia su destino desconocido, cercano o lejano, completando el patrón entrelazado de vibraciones que comprendía la llamada.

Y así su voz zumbó monótonamente, articulando rudos y retumbantes sonidos guturales no diseñados para ser pronunciados por humanos. Con fría determinación se mantuvo firme. Podría estropearlo todo con el más mínimo temblor nacido de la emoción. Esto podía interrumpir el flujo uniforme de vibraciones. Podría destruir por completo la eficacia del hechizo; o la variación en la longitud de esa onda en particular, infinitesimal en su origen pero ganando constantemente en divergencia a lo largo de su viaje, podría crear una convocatoria sutilmente diferente de la que pretendía.

Y la respuesta podría ser incluso más horrible y mucho menos útil que la que anticipó.

Llegó al final y se detuvo.

Casi podía oír a su corazón latiendo salvajemente en el silencio contrastante. Los ruidos del tráfico de la calle distante, mezclados con el viento impetuoso, parecían extrañamente irreales. Después de un momento, metió la traducción en un cajón del escritorio y se sentó, tenso, en el sillón de cuero junto a la chimenea.

Estaba dispuesto a esperar.

De alguna manera, una respuesta instantánea lo habría sorprendido. Los eones interminables que deben haber pasado desde que se pronunciaron esas sílabas hacían plausible esperar, al menos unos minutos, antes de que llegara una respuesta, si es que llegaba.

Mientras tanto, su mente necesitaba descansar. Había seguido hasta su conclusión lógica el único camino que quedaba que ofrecía una posibilidad de ayuda. Había dado cada paso por separado con el mayor cuidado; y si no recibía respuesta, sabría que la puerta a la omnisciencia estaba cerrada al paso de los mortales.

Pero mientras estaba sentado frente al fuego, una opresiva sensación de duda y presagio se apoderó de su espíritu. Ahora que la convocatoria se había completado de manera irrevocable, quedó cada vez más impresionado por la temeridad de invocar fuerzas sobre las que no tenía el más mínimo control. El cumplimiento de su sueño no lo deslumbró tanto como lo había hecho antes. Por un momento tuvo algo de la sensación de pánico de un suicida que ve cómo una existencia repentinamente apreciada se escapa irremediablemente. Casi podía aceptar una derrota de sus esperanzas por la realización del sueño, ahora…

Miró el reloj y vio que había pasado media hora desde que había terminado la evocación. Al parecer, la llamada no fue respondida. Y tal vez fuera mejor que nada surgiera o pudiera surgir de los gélidos confines del espacio exterior para estar frente a él a sus órdenes y ayudarlo si pudiera.

Pero un vago temor se apoderó de su corazón. Todavía era temprano y, movido por algún impulso perverso, se sentó en la silla de respaldo alto detrás de su escritorio e hizo una larga anotación en su diario, poniéndolo al día. Luego se fue a la cama, cansado e incómodo, con una creciente sensación de amenaza sin nombre sobre su espíritu.

Cerró los ojos y el sueño llegó rápidamente, a pesar de sus temores: un descanso saludable y sin sueños provocado por su agotamiento. Pero finalmente los sueños comenzaron a formarse, y el durmiente murmuró y se agitó mientras tropezaba a través de un desierto sombrío de plantas altas, parecidas a helechos, brumoso por las exhalaciones de un mundo nuevo. La vegetación era rancia, alta y completamente extraña, disparándose en una exuberancia que cerraba toda vista, y a través de la cual forzó un camino de pigmeo. De todas partes llegaban susurros sibilantes que se alternaban con sonidos guturales, toscos y profundos; y ocasionalmente escuchaba el susurro de cuerpos invisibles a través de los tallos. Pero siempre estaban fuera de la vista en la densa profusión de vegetación. Tomó un rumbo tortuoso tratando de evitarlos, porque los sonidos no sugerían ninguna forma de vida que él hubiera conocido.

No sabía adónde iba; pero creció en él una sensación de persecución por parte de algún seguidor desconocido y espantoso. Huía a ciegas a través de los helechos envolventes, con seres alienígenas invisibles a su alrededor, de un destino terrible y sin nombre que se aferraba a su rastro. Corría ahora, con una prisa imprudente y jadeante a través de la densa vegetación, descuidado al descubrimiento de las cosas que susurraban a su alrededor. Corrió con un vigor y una resistencia que no podría haber demostrado en la vigilia, abriéndose camino a través de interminables millas de helechos altos y flexibles. Pero muy atrás sintió una presencia tenaz, colgando sombríamente de su rastro y ganando terreno gradualmente.

Se lanzó, jadeando y abriéndose camino a través con esfuerzo. Entonces, de repente, salió abruptamente del bosque primitivo hacia una llanura ancha, desnuda y ondulada que se extendía hasta un horizonte brumoso, sin posibilidad de escondites. Habría vuelto hacia la espesura tenebrosa que había detrás, pero el sello mesurado de poderosos pasos ya sacudía la tierra por el camino que acababa de hacer. Por encima de los helechos se alzaba el rostro envuelto de una cosa gigantesca que acechaba, avanzando hacia él a través del sueño con pasos pesados y mesurados.

En el sueño, Whitney se dio la vuelta para huir a través del espacio abierto; pero un tentáculo largo, parecido a una serpiente, le rodeó la cintura y lo detuvo bruscamente. El tentáculo era gris, rugoso, y su agarre era como un lazo de acero tenso alrededor de su cintura. Whitney se giró en el agarre y miró hacia la figura que se avecinaba, sombría y monstruosa, por encima de su cabeza. Su rostro estaba ahora expuesto: era grande, amplio, impasible, sugería vagamente algo humano, pero con diferencias escandalosas y blasfemas. Ojos fríos e impersonales se encontraron con los suyos: orbes verdes, largos y estrechos, en los que la piedad, el odio o cualquier emoción humana parecían imposibles.

De repente, el tentáculo apretó su agarre y él fue lanzado hacia arriba. Cuando sus pies dejaron el suelo esponjoso, sintió una náusea arremolinada; un rugido llenó sus oídos y la llanura se volvió negra.

Como un sueño dentro de un sueño, abrió los ojos a un vasto panorama de grandeza cósmica que se desplegaba ante él. Se movía rápidamente a través de extensiones ilimitadas del espacio, pasando grandes estrellas y planetas y a través de constelaciones y universos. Sintió el torbellino y el latido de fuerzas ciegas y titánicas a su alrededor; pero poco podía decir sobre su naturaleza, salvo que eran depósitos sin sentido de tremenda energía, pulsando de acuerdo con leyes insondables.

Finalmente, se detuvo y vio un globo gaseoso gigante, que ardía sin cesar a través de los infinitos límites del espacio; y después de incontables millones de años, contempló una estupenda explosión que esparció gas ardiente por todo el universo. Como un dios, era consciente del paso de más miles de millones de años mientras los planetas enfriados y fundidos giraban a través de sus órbitas elípticas alrededor de la estrella madre. Los vio enfriarse y vio, por fin, la génesis de la vida en el tercer mundo desde el sol. Parecía más cercano a él ahora, y miró hacia abajo, hacia la húmeda y exuberante vegetación que crecía en un orbe acuático en el que enormes formas, ni reptiles ni mamíferos, bramaban y luchaban durante largas edades.

Luego contempló la migración desde los vacíos del espacio exterior de innumerables criaturas alienígenas, aladas y con tentáculos, con extraños cuerpos en forma de barril. Y sabía que había sido testigo de la colonización de un nuevo mundo por los supuestamente fabulosos Antiguos, mencionados con tanta insistencia por el loco autor del Necronomicón. Y también comprendió que su visión estaba limitada por las restricciones de su propia experiencia y conocimiento finitos. Solo estaba viendo el desarrollo de su propio planeta.

Pero apenas pensó en esto y continuó observando a los millones de Antiguos mientras construían sus vastas y ciclópeas ciudades, en parte en tierra, pero sobre todo bajo el agua en los lechos del océano. Vio la huida de otros mundos de los Mi-Go u Hombres de las Nieves Abominables, el engendro de Cthulhu y su construcción de la terrible ciudad de piedra de R'lyeh; y la tremenda lucha librada entre ellos y los Antiguos por la supremacía. Vio finalmente el progreso de los Antiguos a lo largo de más millones de años. Se estremeció ante sus indescriptibles esclavos, los shoggoths, cuya existencia en esta tierra era tan fervientemente negada en el Necronomicón. Estudió su cultura extraña y, vagamente, como a través de una bruma, vio su menguante declive y contempló ciertos registros inscritos en tablillas de arcilla cocida de aspecto familiar con un propósito inescrutable.

Después de esto, apareció el surgimiento de la vida reptil en el planeta.

Eón tras eón pasó ante él. La vida de los mamíferos nació y se desarrolló, pero los terribles dioses mayores, que habían vivido incluso antes de la llegada de los Antiguos, continuaron caminando por la tierra ante las criaturas toscas y semi-antropoides que habían comenzado a erguirse. Pasó el tiempo y la tierra se llenó de seres bípedos, ahora definitivamente hombres y comenzando a subyugar la naturaleza. Whitney observó su evolución, sus guerras y culturas y el progreso científico. Vio las civilizaciones de Atlántida, Mu y Lemuria y decenas de otras de las que ningún recuerdo ha llegado hasta el mundo moderno. Se emocionó con las hazañas de los héroes griegos de la Edad de Oro y siguió el camino de Eneas hasta la fundación de Roma. Los destinos del poderoso Egipto y las conquistas de las oscuras hordas de Asiria y Babilonia se desarrollaron ante sus ojos; y pasó a lo largo de los años de la historia, conociéndolo todo, viéndolo todo, comprendiendo todos los acontecimientos del mundo en el que vivía. Los acontecimientos oscuros e incomprendidos del pasado y los puntos en disputa de la historia se hicieron claros.

Por fin pasó revista a su propia edad, y sonrió satisfecho mientras su mente absorbía las inmensas minucias del saber mundial. Luego, pausada, inexorablemente, avanzó en el tiempo, emocionado de contemplar, uno tras otro, la solución de los grandes problemas hacia los que se había orientado la ciencia. Uno por uno contempló los secretos del universo. A lo largo de eones interminables hasta un mundo envejecido, rodando como un desierto bajo un sol moribundo, hasta la máxima frigidez negra del espacio interestelar y la aniquilación final, siguió.

En la última oscuridad, envuelto en el frío cósmico, sus sentidos se tambalearon y las náuseas lo envolvieron nuevamente.

Abrió los ojos y se encontró suspendido en el aire por el gran tentáculo todavía envuelto alrededor de su cintura. Y sus ojos se abrieron a la mirada fría e inhumana de los ojos verdes.

Había algo magnético pero repugnante, algo completamente extraño pero sumamente fascinante en esos largos ojos verdes. No podía desviar la cabeza ni apartarse de esa mirada hipnótica. Mientras luchaba en pánico impotente, el pensamiento de la mutilación extrañamente simétrica del fragmento decimonoveno y el hechizo de exorcismo que nunca había tenido la oportunidad de memorizar pasó por su mente…

Sintió el tentáculo que gradual e inexorablemente lo acercaba más y más. El rostro extraño e inconfundiblemente deformado se acercó cada vez más. Los ojos parecían crecer, grandes lagos de un verde místico, llenos de diminutas chispas danzantes. Whitney sintió la sensación de desmayo de alguien que se balancea en un precipicio. Luego se precipitó hacia un vasto mar hirviente de frío fuego verde, donde su intelecto y su ego serían absorbidos y se volverían uno con su anfitrión.

El sol brillaba y un viento fresco soplaba a la mañana siguiente cuando el ama de llaves de Gordon Whitney encontró la puerta del dormitorio cerrada. Nadie respondió a sus golpes. En su creciente preocupación, llamó a ciertos miembros de la facultad que estaban cruzando el campus, y juntos finalmente derribaron la puerta del dormitorio.

Whitney estaba muerto, aunque la autopsia no pudo establecer ninguna causa. Habría parecido dormido si no hubiera sido por esa espantosa expresión de horrorizada desesperación que, como luego observó en privado el profesor Turkoff, armonizaba de manera tan extraña con la realización del sueño de una vida.

Richard F. Searight (1902-1975)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Relatos góticos. I Relatos de Richard F. Searight.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del cuento de Richard F. Searight: El Guardián del Conocimiento (The Warder of Knowledge), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me parece significativo, no un detalle menor, que la visión de personaje incluya a unos seres, de existencia negada por el Necronomicón. Como si aun esos libros estuvieran incompletos, con errores.
Y eso podría ser un factor importante, que se trate de fragmentos podría ser significativo. Tal vez hay advertencias en los fragmentos perdidos. Tal vez el Guardián adquiera el conocimiento, absorbiendo la mente de sus acólitos. Ya que en el Horror Cósmico, hay seres más allá de los valores humanos.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Relato de Charles R. Tanner.
Etimologías y curiosidades.

Relato de Amelia Reynolds Long.
Artículo.
Poema de Louise Bogan.