¡Algo sacude la cama!


¡Algo sacude la cama!




Recibimos otro interesante correo en el Consultorio Paranormal de El Espejo Gótico (formulario de contacto al pie del artículo). Como siempre, lo compartiremos de manera editada, evitando aquellos detalles que pertenecen a la órbita privada del remitente. Luego analizaremos el caso con mayor profundidad.


***
Mi historia comienza hace unas semanas. No soy exactamente una mujer con el sueño ligero, pero siempre me he despertado fácilmente al oír ruidos inusuales, sobre todo si esto viene acompañado de la sensación de que algo no anda bien.

Hace unas cuatro semanas, me desperté con un sobresalto. Sentí que algo, o alguien, sacudía la cama. Esto sucedió a las 4:00 de la madrugada, aproximadamente. No llegué a escuchar nada extraño, solo el ruido de mi teléfono al caerse de la cama. Duermo sola en una cama grande, y normalmente me quedo dormida con el teléfono en la mano, por lo que no creo posible que se haya caído de lado. Extraño, pero nada del otro mundo hasta aquí.

A principios de esta semana me desperté a las 2:15 a.m. Di varias vueltas en la cama, sin poder quedarme dormida, o sentirme cómoda. Giré hacia mi lado izquierdo (donde normalmente concilio el sueño), dándole la espalda a la pared que está al fondo de la habitación. De repente, mi oreja izquierda me empezó a arder, y, un segundo después, a quemarme.

A través de ese ardor empecé a escuchar un ruido blanco, como de estática, y debajo de eso voces que hablaban en un tono muy bajo, muy grave. Las voces eran claras, a pesar de eso. Estoy segura de que era español, pero no pude entender lo que decían, salvo unas palabras aisladas. Después de unos momentos, sentí que mi cama se hundía a la altura de mis pies, repetidamente, como si alguien estuviese sentado a los pies de la cama, presionando sobre el colchón.

Mantuve los ojos cerrados e hice todo lo posible por controlar mi respiración (practico meditación con alguna regularidad), pero no lo conseguí. La presión sobre el colchón desapareció, poco a poco, y también la sensación de que había alguien más en mi cuarto, como si se alejara. Permanecí allí, quieta, supongo que alrededor de una hora. Ni siquiera me atreví a abrir los ojos.

En cierto punto estiré una mano y encendí la luz del velador. Nada. Encendí la luz principal del cuarto y salí corriendo al baño. Sentía náuseas, y de hecho vomité, supongo que por lo asustada que estaba. Dormí con la luz de mi habitación encendida por el resto de la noche.

Desde esa noche me he acostado con la luz del velador encendida.

Me he despertado una vez más hace dos días. Mi cama fue sacudida de nuevo, y también sentí que había alguien más conmigo. Creo que podría ser el espíritu de mi madre. Este mes se cumple un año desde que falleció. La he sentido antes, pero nunca ha intentado contactarme así. Vivo en una casa bastante nueva, con solo una familia anterior como antecedente. ¿Tienen idea de qué puede estar ocurriendo?

***


Existe una explicación científica para esas voces que escuchamos antes de dormir.

En realidad, no necesariamente deben ser voces, también pueden oírse balbuceos, susurros, sonidos inarticulados, murmullos que se superponen entre sí, como el de muchas personas hablando al mismo tiempo. Estos sucesos son conocidos como Experiencias Hipnagógicas, y básicamente consisten en alucinaciones visuales, auditivas y táctiles que se producen inmediatamente después de conciliar el sueño.

La dimensión de lo hipnagógico es incierta, y define ese instante de transición entre la vigilia y el sueño, donde el sujeto no está completamente dormido ni despierto. Uno de los fenómenos más comunes que pueden producirse allí es escuchar una especie de repetición distorsionada de lo que hemos oído durante el día, o lo que hubiésemos querido escuchar (Psicofonías: ¿seres de otra dimensión o una broma de tu cerebro?)

Estas voces misteriosas, y ciertamente inquietantes, también pueden venir acompañadas de otros fenómenos más físicos, como sentir que algo invisible te toca, o sentir que algo te sopla o respira en el rostro. Este fenómeno suele estar asociado con experiencias con Gente Sombra (ver: Figuras humanas que caminan por tu casa de noche).

Las voces, en todo caso, se superponen, se mezclan, se vuelven extrañas melodías; pero también suceden otras cosas igualmente extrañas. Algunas personas ven flashes y chispazos de sucesos diurnos, cosas que ocurrieron durante el día, o bien imágenes completamente imaginarias, y hasta surrealistas. Los espasmos musculares, y los movimientos súbitos también son frecuentes; por ejemplo, patear y sacudir los brazos.

Algo parecido ocurre antes de despertar del todo. A estas experiencias se las conoce como Experiencias Hipnopómpicas, pero esto no parece ajustarse del todo al caso de hoy.

Buena parte de los sucesos que nos ha narrado nuestra amiga pueden explicarse dentro de las Experiencias Hipnagógicas. Sentir que la cama se sacude puede deberse a esos movimientos repentinos que realizamos sin darnos cuenta, los cuales tranquilamente pueden mover la cama, sobresaltarnos, y hacernos irrumpir de nuevo en la vigilia con la sensación de que alguien más la movió.

Las Experiencias Aparicionales, es decir, cuando nos sentimos observados, o incluso sentimos presencias estando solos, también pertenecen al universo hipnagógico.

Buena parte de los fenómenos de este caso pueden ser explicados dentro de este contexto. Es importante recordar que el estado hipnagógico también se caracteriza por generar la sensación de que hay un intruso cerca (ver: Dreamwalking: cuando alguien extraño entra en tus sueños). Esto probablemente sea un mecanismo de defensa del cerebro para hacernos pasar rápidamente a un estado de alerta.

No hay nada exclusivamente paranormal en el caso de hoy, pero eso tampoco es una señal inequívoca. Hay un margen amplio para las subjetividades en este sentido.

La posibilidad de que el espíritu de la madre de nuestra amiga haya estado tratando de comunicarse con ella no puede descartarse a la ligera (ver: Entidades que se obsesionan con los vivos). De hecho, no es infrecuente que estas entidades traten de llamar nuestra atención cuando estamos en nuestro estado más vulnerable, o abierto, según se vea; pero lo cierto es que los fenómenos descritos en su correo no parecen ir en esa dirección.

De todas maneras, aquellos que hayan llegado a este artículo buscando una explicación para las camas que se sacuden de noche quizás deban tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

a- Verificar la hora.

Los espíritus y seres del plano astral no se manifiestan con regularidad, los fantasmas, en términos de energía residual, sí (ver: ¿Los fantasmas son «grabaciones» impresas en la realidad?); de manera tal que si el fenómeno siempre ocurre aproximadamente a la misma hora, podría tratarse de algún tipo de energía residual acumulada en el lugar (ver: Espíritus y «ambientes cargados»).

b- Descripción del fenómeno.

Llevar un registro de estos hechos es importante para descartar causas, digamos, naturales, sobre todo cuando un niño dice que su cama se sacude (ver: Cuando los niños ven fantasmas).

En este caso se debe recopilar toda la información que se pueda extraer. Lo más probable es que se trate de una experiencia hipnagógica, siempre que no haya otros fenómenos anormales para tener en consideración.

c- Limpieza.

En caso de existir otros fenómenos adicionales a los descritos anteriormente, como la presencia de sombras humanas (ver: Las sombras del plano astral que habitan en tu casa), es importante verificar que la habitación donde han ocurrido, y por tal caso toda la casa, esté libre de presencias, digamos, indeseables.

Las Infecciones Astrales son algo bastante frecuente en cualquier casa, sobre todo en espacios de descarga, como la cama y el dormitorio, pero no constituyen un verdadero riesgo si se las trata adecuadamente (ver: Parásitos astrales y las «malas energías»).


El fenómeno de las camas que se sacuden es muy común dentro de las experiencias hipnagógicas. Esto siempre se produce en el momento en que la persona intenta dormir. La sensación puede variar, es decir, se puede sentir que la cama se sacude, que tiembla, o incluso que vibra ligeramente, como si la mascota de la casa hubiese subido a la cama y estuviese lamiéndose o rascándose. Tan pronto como la persona despierta completamente, o se incorpora, la sensación se detiene.

El caso de hoy posee todos los ingredientes de las alucinaciones hipnagógicas, incluso los susurros y voces que nuestra amiga asegura haber oído, aunque faltan otros, como la Gente Sombra, la sensación de estar cayendo justo antes de quedarse dormido, sensación de hormigueo en las manos y los pies, entre otros.

Otra explicación, por cierto, más vaga, pero que tampoco puede descartarse, es el llamado Estado Vibratorio que se produce durante el Sueño Lúcido, los viajes astrales y las proyecciones extracorporales.

Este estado de consciencia, vecino de la parálisis del sueño, produce un leve, casi imperceptible, aunque incontrolable temblor en el cuerpo, el cual puede producir la sensación de cama que vibra o se sacude.

A veces, la sensación es más intensa en la parte inferior del cuerpo, y se percibe como si alguien estuviese sentado a los pies de la cama, algo que también coincide con el caso de hoy.

También es sensato investigar otras causas más seculares, si se quiere, para el fenómeno de la cama que tiembla.

Algo tan simple como un ventilador de techo en el piso de abajo, un tren distante, el subterráneo, pueden generar vibraciones y zumbidos que cesan de repente cuando la persona se incorpora; es decir, cuando la distribución del peso corporal se vuelve más concentrada, evitando así que la vibración continúe esparciéndose sobre la superficie de la cama.




Consultorio paranormal. I Fenómenos paranormales. I Diccionario de sueños.


Más literatura gótica:
El artículo: ¡Algo sacude la cama! fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Unknown dijo...

Hola sobre los flahs que dicen que experimentamos por base del cerebro nuestro entonces la de mas gente sercana a ti no lo deberian de persibir pero a mi me paso algo igual con una luz blanca que baño todo el comedor asta donde pude ver pense que fue algo que imagine la.segunda vez en el mismonlugar lo observe pero es algo tan rapidobque si no estas atento se pasa sinvdarte cuenta pero esta vez mi hermano lo pudo observar aparye de mi es algo que nonpudimos explicarlo y los de mas nonlobpudieron ver.

alfredotiburon dijo...

A mi también me sucedió una vez en una habitación, algo me despertó y vi el flashazo, en otra ocasión,ya casado, mi esposa también vio el flashazo...



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Análisis de «Del más allá» de Lovecraft.
Relato de Bertram Russell.

Poema de Frank Belknap Long.
Relato de Algernon Blackwood.
Artículo.