Las sombras del PLANO ASTRAL que habitan en tu casa


Las sombras del PLANO ASTRAL que habitan en tu casa.




Uno llega a familiarizarse tanto con las sombras de su casa que resulta fácil saber cuando algo no anda bien. Y así como nuestros ojos, aún cuando están cerrados, puede detectar un aumento en la intensidad de la luz, también poseen la habilidad de percibir el crecimiento de las sombras.

No nos referimos aquí a la Gente Sombra (Shadow People), aquellos detestables seres cuya presencia podemos sentir estando solos, sino a las Sombras Astrales; mucho más discretas y elusivas, es verdad, pero igualmente aterradoras.

El Liber Larvae —o El libro de las Larvas Astrales— define a las Sombras Bidimensionales como criaturas no humanas del plano astral, desprovistas del intelecto más rudimentario, pero perfectamente capaces de transportarse hasta nuestro plano de existencia e incluso instalarse cómodamente en nuestros hogares.

Es importante señalar que estas criaturas no son exactamente sombras. Provienen de una región bidimensional del plano astral, y son totalmente incapaces de moverse con libertad en tres dimensiones. Tal vez por eso asumen las características de la sombra para orientarse en nuestra realidad.

Hay varias formas en las que estos seres oscuros pueden ser detectados. Generalmente se los percibe como una masa de negrura extrema que contrasta con la oscuridad de las sombras; en otras palabras, una sombra más oscura que se arrastra velozmente o se cierne sobre nosotros.

Decíamos que uno está tan habituado a las sombras de su habitación —donde en general se pernocta— que basta introducir un elemento nuevo para que nuestra mirada, en la noche, se vea rápidamente atraída hacia la proyección de esa nueva sombra. La presencia de estas criaturas producen un efecto análogo en términos ópticos.

La segunda manera de captar la presencia de estos desagradables seres chatos consiste en practicar el arte de ver figuras en las nubles, pero en este caso en las sombras. Después de todo, ¿quién no ha visto el perfil de un monstruo en las sombras de su cuarto, una silueta, un rostro, unas garras, una figura incierta?

Claro que en las nubes resulta fácil encontrar la forma de abultados equinos, alegres conejos, y ejemplares ovinos de rechoncha magnificencia, sin embargo, en las sombras nunca se perciben figuras amigables.

Reflexión al margen, las sombras del plano astral se funden con las sombras de nuestra realidad, y a veces asumen siluetas francamente aterradoras; en general, perfiles monstruosos, con la boca abierta y largas narices ganchudas. Lo curioso de estas figuras, contrariamente a lo que ocurre con las proyectadas por sombras normales, que reaparecen una y otra vez cada vez que encendemos y apagamos la luz, es que desparecen sin dejar rastro.

El libro de los animales astrales se apoya en esta tendencia evasiva para sostener que las sombras astrales son, en realidad, criaturas más burlonas que crueles; muy distintas, por ejemplo, de los Lloigor: parásitos astrales que se alimentan de nuestra energía. No obstante, el último método de detección parece condenar esta afirmación al ámbito de lo temerario.

Una de las señales de que hay un espíritu oscuro en casa se manifiesta por la noche, estando en la cama, con los ojos cerrados, dispuestos ya a conciliar el sueño.

En ciertos casos, una oscuridad más densa, más compacta que la que nos rodea, se deposita lentamente sobre los párpados cerrados: una negrura absoluta, una cerrazón, que nos obliga a abrir los ojos de repente, como si de algún modo nos faltara el aire.

Hay varias formas de protegerse de estas entidades del bajo astral que, por rudimentarias, no vale la pena mencionar aquí. Baste decir que no toleran que se las observe fijamente, y que esto bastaría para confinarlas nuevamente en su plano.




Bestiario Astral: seres, espíritus y criaturas del Plano Astral. I Fenómenos paranormales.


Más literatura gótica:
El artículo: Las sombras del plano astral que habitan en tu casa fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de David Langford.
Detective paranormal de W.H. Hodgson.
Tratado demonológico de Collin de Plancy.

Artículo.
Libro de Montague Summers.
Relato de Washington Irving.