«Nuevas tierras»: Charles Fort y las ciudades extradimensionales en las nubes


«Nuevas tierras»: Charles Fort y las ciudades extradimensionales en las nubes.




Frente a una serie inusual de objetos extraviados, Charles Fort se preguntó si acaso todos los objetos perdidos, aquellos que nunca más vuelven a encontrarse, no irían a parar a una especie de universo paralelo; o peor aún, que seres interdimensionales acaso se empeñen en llegar hasta nuestra realidad para sustraer objetos de gran valor sentimental, como el control remoto o las llaves de casa.

Parece absurdo, pero estas sagaces elucubraciones inspiraron uno de los libros prohibidos más extraños de todos los tiempos: Nuevas tierras (New Lands), el segundo libro de Charles Fort, autor de El libro de los condenados (The Book of the Damned).

Realmente no podemos saber por qué las cosas se pierden en casa. Tampoco por qué a veces nos sentimos observados o bien por qué en ocasiones sentimos presencias estando solos, pero Charles Fort conjeturó que tales anomalías responden a una posibilidad inquietante: hay otra dimensión, o muchas, que de tanto en tanto se yuxtaponen con la nuestra, generando a su vez una pasmosa sucesión de hechos desconcertantes.

En Nuevas Tierras, Charles Fort expande la teoría de esta dimensión paralela, a la cual denomina Super Mar de los Sargazos (Super-Sargasso Sea), básicamente un no-lugar en donde los objetos de la Tierra a veces se materializan y vuelven a caer sobre nosotros; así como objetos procedentes de esa otra dimensión se transportan hacia nuestro plano.

Charles Fort sostuvo que existen continentes y ciudades sobre las nubes, desde luego, extradimensionales, pero que en ocasiones, cuando las condiciones atmosféricas son apropiadas, pueden verse desde la superficie del planeta. En este sentido, Nuevas Tierras recopila una estremecedora cantidad de testimonios de personas que aseguran haber visto edificios sobre las nubes, entre otros fenómenos menos espectaculares.

El Super Mar de los Sargazos, cuyo nombre alude al Mar de los Sargazos, próximo al Triángulo de las Bermudas, es también la dimensión a la cual se transportan los objetos perdidos de nuestro mundo; y lo que es aún más inquietante: también las personas que desaparecen misteriosamente de nuestro plano.

Esta hipótesis vertida en Nuevas Tierras no deja de ser interesante. Por un lado, explica el destino de aquellas cosas y personas que desaparecen de nuestro mundo sin dejar rastro. Por el otro, ilumina la causa detrás de las apariciones de objetos y criaturas extrañas que no parecen tener su origen en nuestra realidad.

Lo cierto es que Charles Fort propuso la existencia de esta dimensión paralela sin brindar demasiadas pruebas de su existencia. En este sentido, la elaboración de su hipótesis continúa la filosofía de los escépticos griegos, quienes a menudo presentaban una hipótesis plausible, aunque inexacta, para explicar determinados fenómenos sin creer realmente en ella en términos concretos; en otras palabras, para salir del paso.

Charles Fort evidentemente no acierta el origen de aquellas anomalías, pero quizás no estaba tan lejos del principio que quizás podría explicarlas. En última instancia, Nuevas Tierras propone la existencia de la teleportación, por ejemplo, e incluso la existencia de portales interdimensionales que se abren de manera espontánea, ya sea absorbiendo cosas de nuestro plano o bien regurgitando rarezas desde el otro lado.

Es decir que, si despejamos la maleza de Nuevas Tierras, por cierto, sumamente colorida y exuberante, lo que permanece es un libro que, en principio, abona la creencia de que en ciertas circunstancias es posible cruzar a un universo paralelo, y que esa dimensión y la nuestra interactúan de forma muy frecuente, cotidianamente, casi siempre sin que notemos la diferencia.

Cada interacción entre esos universos produce un cambio, que bien puede ser físico, como la desaparición de objetos y/o personas, como también cronológica, es decir, alterando nuestra línea temporal. De hecho, muchos defensores de la teoría del Efecto Mandela se apoyan en Nuevas Tierras como una de los primeros libros en afirmar que nuestra línea de tiempo es alterada constantemente por fuerzas desconocidas.

El problema con Nuevas Tierras, y por tal caso con todos los libros de Charles Fort, consiste en una descripción desordenada de las anomalías que denuncia. En su afán por enfatizar aquellos fenómenos condenados por la ciencia ortodoxa debido a que no es posible encontrarles una explicación racional, recae en conclusiones asombrosas y sin fundamento alguno.

Sin embargo, de esas afirmaciones, tan extraordinarias como falaces en términos específicos, se pueden extraer algunos conceptos que bien podrían aplicarse de forma genérica.

La yuxtaposición de esta dimensión paralela sirve para justificar una gran variedad de fenómenos inexplicables. Por ejemplo, la Experiencia Aparicional —cuando sentimos que no estamos solos a pesar de estarlo—, las Psicofonías, y básicamente todos los fenómenos paranormales en donde dos o más planos de existencia parecen interactuar entre sí, aún los más exagerados, como la supuesta presencia de Gente Sombra, fantasmas y hasta llamadas telefónicas de los muertos; todo eso puede explicarse a partir de la Teoría del Fin de la Realidad, es decir, una especie de crepúsculo espacio-temporal en el cual dos o más dimensiones se superponen entre sí; lo cual, a su vez, pone en evidencia una falla en la programación del universo.

Esto es lo más interesante de Nuevas Tierras: una obra vital, sumamente ingeniosa y sarcástica, que no solo se limita a los fantasmas, los extraterrestres y las criaturas desconocidas, sino que aspira a mucho más, vindicando la existencia de ciudades y continentes enteros, con sus respectivas geografías y arquitecturas, expandiéndose en el punto de fuga de nuestra propia percepción.

Si bien no existen versiones en español en PDF de Nuevas Tierras de Charles Fort, al menos de las que yo tenga conocimiento, el libro es relativamente fácil de encontrar en bibliotecas. De todos modos, buena parte del material incluido en la obra puede encontrarse también en El libro de los condenados (The Book of the Damned).




Libros prohibidos. I Libros extraños.


Más literatura gótica:
El artículo: «Nuevas tierras»: Charles Fort y las ciudades extradimensionales en las nubes fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Frank Belknap Long.
Relato de Algernon Blackwood.
Artículo.

Relato de Zenna Henderson.
Poema de Mark Francis.
Artículo.