Edgar Allan Poe y Virginia Clemm: una historia de amor


Edgar Allan Poe y Virginia Clemm: una historia de amor.




Edgar Allan Poe suele ser visto como un hombre torturado, y lo fué; pero para que un hombre lo sea primero debe conocer la felicidad. Y E.A. Poe fue feliz en un tiempo, y esa felicidad tenía nombre: Virginia Clemm.

Virginia Eliza Clemm nació en 1822. Su nombre provenía de una tragedia, ya que se la bautizó con el nombre de una hermana que había muerto diez días antes de su nacimiento. Ella fue el gran amor de E.A. Poe, aunque ciertamente no fue el único (ver: Los amores secretos de E.A. Poe). Con el tiempo entablaría algunos romances clandestinos con Sarah Helen Whitman y Sarah Royster, de hecho, su primera y última novia.

La madre de Virginia Clemm compartía el apellido del poeta de parte de su madre, María Poe; es decir que Edgar Allan Poe y Virginia Clemm eran primos, cuestión un tanto escabrosa, aunque no del todo infrecuente en la época. La relación causó cierto escándalo, pero por motivos diferentes.

E.A. Poe y Virginia Clemm se conocieron en 1829. Él tenía veinte años; ella siete. Sus familias vivieron juntas por algún tiempo, período en la que E.A. Poe vivió un romance platónico con una vecina llamada Mary Devereaux. La pequeña Virginia era la encargada de transportar mensajes y cartas de amor entre ellos; incluso se dice que, en una ocasión, tuvo la osadía de arrancarle un mechón de pelo a Mary, con la intención de llevárselo como trofeo a su primo.

Obligado por presiones económicas, E.A. Poe abandonó la casa de Baltimore en 1835 y se trasladó a Richmond, donde consiguió empleo como redactor en el Southern Literary Messenger. Por entonces ya concebía la idea de casarse algún día con Virginia Clemm, pero uno de sus primos, Neilson Poe, se llevó a la joven huérfana a su casa, evitando un matrimonio prematuro. La lucidez epistolar del poeta, sumada a la prosperidad financiera en el Southern desbarrancaron los planes de Neilson. En mayo de 1836 la pareja contrajo matrimonio legalmente (ceremonia que requirió la falsificación del acta de nacimiento de la joven) aunque se cree que en septiembre de 1835 ya se habían casado en secreto.

En ese entonces Edgar Allan Poe tenía 27 años, Virginia Clemm, 13.

Si bien el matrimonio entre primos no era algo inusual, la diferencia de edad era un elemento que escandalizó a algunos, además de otros detalles escabrosos, por ejemplo, la costumbre de E.A. Poe de llamar a su esposa Sissy, o Sis, diminutivos de Sister, «hermana».

Algunos biógrafos consideran que la pareja no poseía ningún matiz romántico en su relación, y que, en realidad, su vínculo era como el de dos hermanos. Marie Bonaparte, una de las estudiosas más conocidas del poeta, y acaso la primera en estudiar sus obras a través de la psicología, elaboró un estudio críptico sobre la obra de E.A. Poe, y llegó a la conclusión de que Virginia Clemm, de hecho, murió vírgen (ver: Edgar Allan Poe por Marie Bonaparte).

Por otro lado, el ensayista Joseph Wood Krutch declaró que E.A. Poe no necesitaba a las mujeres del modo en que las necesitan los hombres normales, y agregó que el poeta jamás estuvo interesado en el sexo, ejercicio que le producía la más viva repulsión.

En rescate de estas opiniones desmesuradas llegaron varios amigos de la pareja, quienes aseguraron que Edgar Allan Poe y Virginia Clemm no compartieron el lecho durante los primeros años de matrimonio, pero que luego de que la joven cumpliera los 16 años, el poeta la incorporó a su alcoba con total naturalidad.

Al margen de estas especulaciones ociosas, todas las fuentes coinciden en afirmar que Edgar Allan Poe y Virginia Clemm fueron una pareja feliz. Él amaba la ternura de Virginia, y ella lo adoraba como a un dios, lo idolatraba. Solía sentarse cerca del poeta cuando este escribía, y mantenía sus papeles y útiles en perfecto orden. Recién a los 23 años, Virginia Clemm se animó a escribirle un breve poema a su marido, fechado en el día de San Valentín de 1846.

En mayo de ese año comenzaron a manifestarse los primeros síntomas de una muerte prematura. El apetito de Virginia Clemm se volvió irregular, sus mejillas se volvieron casi rojas, su pulso se hizo inestable, sufrió de fiebres repentinas, sudores nocturnos, dolores en el pecho, y lo peor: esputos sanguinolentos. Tal como había sucedido con la madre de Edgar, Eliza Poe, Virginia Clemm manifestaba los síntomas de las últimas fases de la tuberculosis.

E.A. Poe, sumido en la pobreza, recibió la ayuda de algunos amigos cercanos. Los periódicos se hicieron eco del drama familiar. El Saturday Evening Post tituló: ¡Dios nos asista! ¿Es posible que los aficionados a la literatura de la Unión dejen al pobre Poe morir de inanición?.

Algunos días después, el mismo periódico publicó que: Edgar A. Poe está postrado con fiebre cerebral. Su esposa se encuentra en las últimas etapas de la tuberculosis. Se encuentran sin dinero y sin amigos.

Hasta Hiram Fuller, editor a quien E.A. Poe había demandado por difamación, salió al cruce dando cuenta de su caballerosidad: Nosotros, con quienes él peleó, tomaremos la delantera en su ayuda.

Los escasos comentarios de allegados y familiares que tenían acceso al domicilio de E.A. Poe sólo aumentaron la conmoción general. Se dijo que los ojos de Virginia Clemm se habían tornado violetas, que su cutis había enrojecido como el de un demonio. Un alcahuete anónimo afirmó que la señora Poe: lucía un aspecto juvenil, de grandes ojos violáceos, y una blancura perlada en el cutis. Su cabello, negro como las alas del cuervo, le daban un aire ultraterreno. Presas de la misma sugestión, otros vociferaron que la apariencia de Virgina Clemm no era del todo humana.

Agonizante, Virginia Clemm le hizo prometer a su madre que cuidaría de Eddy en su ausencia, cosa que la anciana cumplió con toda rigurosidad. El amor de Virginia era tan intenso, tan puro y natural, que en su lecho de muerte, cubierta por el viejo sobretodo militar del poeta, entrelazó la mano de Poe con la de Mary Starr, una antigua amiga suya, y la conminó a ser una amiga para Eddy, y no abandonarle jamás.

Virginia Eliza Clemm murió el 30 de enero de 1847. E.A. Poe se rehusó a ver a su esposa muerta, y declaró que quería conservar en su memoria el recuerdo de su rostro lleno de vida. Curiosamente, sólo se conserva un retrato de ella, una acuarela pintada apresuradamente, y para la cual el artista debió utilizar su cadáver como modelo. De este modo extraño, Edgar Allan Poe, que se negó a ver directamente el rostro de su esposa muerta, observó una y mil veces sus facciones yertas sobre aquel lienzo barato.

La muerte de Virginia Clemm impactó profundamente a E.A. Poe, quien se sumió en una depresión de la que nunca saldría del todo. Solía vérselo vagando en torno a la tumba de su esposa, ebrio, lunático, casi catatónico. Dos años después el poeta murió en circunstancias poco claras, abandonado, solo, y hundido en la pobreza más abyecta (ver: La misteriosa muerte de E.A. Poe).

Ambos cadáveres fueron sepultados en distintos cementerios.

En 1875, uno de los primeros biógrafos de E.A. Poe, William Gill, rescató los huesos de Virginia Clemm. Aseguró en el Boston Herald que el sacerdote del cementerio de Fordham estaba a punto de deshacerse de los huesos, argumentando que nadie los había reclamado. Los lectores de aquel artículo reunieron fondos para comprar un pequeño cofre de plata y oro, donde se ubicaron los restos de Virginia Clemm, que posteriormente fueron enterrados junto a la tumba del poeta.

Quizás el mejor testimonio de la historia de amor entre Edgar Allan Poe Virginia Clemm reside en la obra del poeta. En Annabel Lee (Annabel Lee), por ejemplo, menciona la trágica muerte de una doncella y el dolor de su amante. Ulalume (Ulalume) también es un homenaje a Virginia, al igual que Lenore (Lenore) y, desde luego, El cuervo (The Raven), donde un espectro demoníaco tortura a un hombre con aquel implacable Nunca más, que de hecho pocos interpretan correctamente (ver: El significado oculto del «Cuervo» de E.A. Poe).

Pero no sólo en la poesía quedó reflejado el amor entre E.A. Poe y Virginia Clemm. El cuento Eleonora (Eleonora) narra la historia de un hombre a punto de contraer matrimonio con su prima; La caja oblonga (The Oblong Box) expone el lamento de un hombre tras la muerte de su esposa mientras lleva su cadáver en un barco; Ligeia (Ligeia) detalla los estragos de una dilatada enfermedad en el cuerpo y el rostro de una joven hermosa. La presencia de Virginia en los cuentos de Poe es constante.

Esa constancia no solo sublima el amor, el romance entre ambos, sino también los momentos difíciles. Muchos otros relatos de Edgar Allan Poe expresan la tortura mental a la que se sometía durante el período más virulento de la enfermedad de Virginia. Basta leer El corazón delator (The Tell-Tale Heart), El gato negro (The Black Cat) o El barril de amontillado (The Casque of Amontillado) para percibir un ligero distanciamiento entre el poeta y la realidad que le tocaba vivir.

Pocos meses antes de morir, presa del alcoholismo y una fuerte adicción de la morfina, Edgar Allan Poe tomó el manuscrito de su primer cuento publicado, Metzengerstein (Metzengerstein), y corrigió una línea que lo había obsesionado tras la muerte de su esposa. Las ediciones posteriores, acaso por respeto, conservaron esta corrección, ya que en el original podía leerse una terrible profecía:


Desearía que todo lo que amo pereciese de esta suave enfermedad.

(I would wish all I love to perish of that gentle disease)




Más sobre E.A. Poe. I Autores con historia.


Más literatura gótica:
El artículo: Edgar Allan Poe y Virginia Clemm: una historia de amor fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

8 comentarios:

la_ultima_rosa dijo...

Me encanto tu post,muchas gracias por compartir esta información, Allan Poe es mi escritor favorito, *-*. Fue una historia de verdad triste la que le toco vivir y ahora me da un poco de tristeza ver que muchas de sus narraciones que más me gustan salieron de esta crisis, ufsss, hermosa la historia que escribiste, gracias.

Anónimo dijo...

Grcias por postear esto...

Karen Gutierrez dijo...

pues es una historia muy romantica y a pesar de todos los rumores en la cual estuvo envuelta esta historia. Al final el demostro todo el amor que le tuvo trasmitiendo todas sus sentimientos y emociones en sus escritos. por lo que se demuestra que siempre la amo hasta la muerte.
siempre ma han encatado sus poemas de "nunca mas" y "lenora" pero ahora an cobrado un significado mas profundo para mi al saber que todas estas letras estan dedicadas a aquel sufrimiento que el vivio del arrebato que le hizo la vida de su amada.

Scarlet y Martha dijo...

hola,realmente es una historia encantadora y me llego gracias por escribirla lean sus relatos a mi me gustan muchisimo saludos...

Mary de Josse dijo...

Pobre Edgar, bueno, yo lo entiendo, se sufre demasiado cuando se muere la pareja de uno, a mi me paso, es como perder parte de uno mismo. Una historia muy triste♥ :(

Anónimo dijo...

bueno post, buena manera de terminarlo. siempre grande poe, salve!

Anónimo dijo...

una vida trágica pero a la vez maravillosa, gracias poe por tus encantadores relatos q nos hacen amarte.

Artur dijo...

Increíble, gracias por compartir



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Consultorio Paranormal.
Relato de W.H. Hodgson.
Relato de Clark Ashton Smith.

Índice.
Artículo.
Diario Éxtimo.