Paranormal: pasos, golpes, objetos que caen y otros ruidos inexplicables


Paranormal: pasos, golpes, objetos que caen y otros ruidos inexplicables.




Nos ha sucedido a la mayoría: a altas horas de la noche se oyen pasos en la casa, como si algo se estuviera moviendo en las sombras. Una puerta se abre por sí sola, las tablas del suelo crujen como si estuvieran gimiendo bajo la presión de pies invisibles, las luces parpadean sin motivo aparente [ver: Señales de que hay un espíritu en tu casa]

La mayoría de las personas prefiere ignorar estos episodios o buscar una tranquilizadora explicación racional, pero, ¿qué pasa cuando estos fenómenos siguen sucediendo y se vuelven cada vez más inquietantes? [ver: Un golpe: «SÍ»; dos golpes: «NO»; tres golpes: «DÉJAME ENTRAR»]

Comencemos con una experiencia que ha llegado al Consultorio Paranormal de El Espejo Gótico, y luego analicemos algunas cuestiones importantes relacionadas con los ruidos paranormales.


***

En tres ocasiones en el último mes, mi novio y yo hemos escuchado ruidos extraños, específicos y discretos dentro de nuestra casa, que ambos percibimos como hechos por objetos físicos. Las dos primeras veces sonó como si algunos objetos livianos de metal estuvieran cayendo al piso. No demasiado ruidoso, pero lo suficiente y definitivamente metálico. Hace unas noches escuchamos un sonido que se parecía más a la caída de un objeto pesado, sin cualidades metálicas, seguido de pasos [ver: Infección Astral: casas tomadas por los espíritus]

Añado algunos de los aspectos espeluznantes:

1- En cada caso, ambos percibimos que el sonido se originó en la sala de estar, no desde el exterior, y no en las paredes. No sonó lejano, sino cerca; y «real», es decir, sin cualidades distorsionadas, como podría ser la tele de un vecino a todo volúmen. A propósito, vivimos en una casa bastante aislada.

2- Ninguno de nosotros ha experimentado esto solo. En cada caso, ambos estábamos en la casa, en diferentes habitaciones, y pudimos triangular el sonido como si hubiera sido equidistante de nosotros: la sala de estar [ver: Espíritus y «ambientes cargados»]

3- No hay ningún objeto en esa habitación que explique los sonidos, quiero decir, no ha habido evidencia física de que algo haya caído al suelo; tanto en la sala de estar como en cualquier otra habitación. Créanme, hemos mirado [ver: Hay algo en esta casa que cambia de forma]

Ciertamente tengo mis problemas y parezco inusualmente sintonizada con cosas raras, pero puedo decirles que mi novio es una de las personas más escépticas, racionales y sensatas que jamás haya conocido. Y hasta él ha comenzado a dudar de sus iniciales explicaciones. Espero ansiosamente que la gente de El Espejo Gótico comente algo sobre nuestro caso.

***


Para desacreditar un supuesto poltergeist [una entidad sobrenatural que causa alteraciones físicas en su entorno] se suele recurrir a la Navaja Occam, es decir, la explicación más simple para algo es probablemente la más válida. Si alguna vez te has despertado en medio de la noche debido a un ruido extraño deberías considerar la Resonancia de Helmholtz antes de quemar salvia o llamar a un médium [ver: La energía negativa en mi casa se manifestó]

El ejemplo más básico de un Resonador de Helmholtz es una botella de vidrio con una abertura estrecha. Cuando sostienes la botella contra tus labios y soplas perpendicularmente en la abertura, emite un zumbido. Una habitación con una puerta o ventana abierta también puede actuar del mismo modo. Cuando un flujo de aire turbulento pasa a través de una abertura en la habitación, excita la Resonancia de Helmholtz. La frecuencia natural de esta resonancia dependerá del volumen de la habitación, el grosor de las paredes y el área de la abertura. Si este valor cae dentro del rango del infrasonido [por debajo de 20 Hz] puede causar sonidos espeluznantes en el rango audible, lo que quizás nos lleve a considerar prematuramente estar ante un presunto poltergeist [ver: ¿De qué están hechos los espíritus?]

Los ruidos extraños: pasos, golpes, el sonido inconfundible de un objeto que cae al suelo, no constituyen en sí mismos evidencias contundentes de un episodio paranormal. Aislados pueden explicarse fácilmente. Solo en la conjunción con otros fenómenos podemos empezar a preocuparnos [ver: Espíritus que no abandonan su antigua casa]

Si bien muchos argumentarían que no hay forma de probar definitivamente que una casa está embrujada, hay algunas señales que sugieren que las cosas no están del todo bien. Sin embargo, el primer paso es tratar de encontrar una explicación lógica para lo que está sucediendo, y por eso los ruidos extraños, aislados de otros incidentes, no suelen ser tomados demasiado en serio.

Es importante no precipitarse a considerar que cualquier ruido extraño es un fantasma. Se deben evaluar y eliminar las explicaciones naturales antes de elaborar un plan de acción, en especial si tenemos en cuenta que los fenómenos paranormales habitualmente se manifiestan en más de una forma, y algunas de ellas son bastante sutiles.

a- En un fenómenos poltergeist siempre hay presente un olor cuyo origen no puede encontrarse [ver: Entidades que se manifiestan a través del aroma]. No me refiero a ese olor extraño de la parte trasera de tu nevera; es un aroma muy específico que aparece y desaparece repentinamente, y que de otro modo no existiría en su hogar [ver: Olores paranormales: ¿recuerdos olfativos o signos de visitación?]

Es decir, se trata siempre de una fragancia distintiva, como un perfume o colonia que no tienes en tu casa. Este fenómeno aparece y desaparece sin causa aparente y generalmente va acompañado de fenómenos psicoquinéticos. Los malos olores pueden ocurrir de la misma manera [ver: El olor de los ángeles, demonios, espíritus y fantasmas]

b- La temperatura cambia abruptamente. Esto puede ser un poco arriesgado, demasiadas causas naturales [como una ventana mal cerrada en otra parte], pueden alterar la temperatura de una habitación; sin embargo, cuando se descartan estas explicaciones podríamos estar ante un Punto Frío [ver: Los «Puntos Fríos» y los fantasmas]

Algunos sostienen que las entidades se alimentan, o al menos son capaces de absorber la energía del entorno, generando a su vez estos puntos fríos, los cuales constituyen un brusco descenso de la temperatura en un sitio específico.

c- Alteraciones electromagéticas: tu teléfono siempre está al borde de apagarse por falta de batería, y no porque sea viejo o porque te hayas olvidado de cargarlo. La misma regla se aplica a todos tus dispositivos electrónicos.

De nuevo, es una cuestión sutil, que tomada de forma aislada no llega a aterrorizar a nadie. Quiero decir, si cambias las baterías del control remoto del televisor y al día siguiente se agotan, no necesariamente pensarías que se trata de algo paranormal. La teoría detrás de esto, de nuevo, es que los espíritus intentan absorber la energía que los rodea para manifestarse, y la tecnología es una opción accesible para ellos. En este contexto, los ruidos extraños siempre son precedidos por algún tipo de falla en los equipos electrónicos de la casa, y a veces por cuestiones aún más discretas, como luces que se encienden y apagan solas.

Estos eventos rara vez son presenciados en la misma habitación en la que ocurren. Las luces se encienden o se apagan solas y el experimentador sabe que no las ha dejado de esa forma. Esto también puede suceder con televisores, radios y otros dispositivos eléctricos.

d- Ruidos: Aceptémoslo: toda casa tiene sus ruidos misteriosos, y algunos podrían ser roedores entrando y saliendo de las cañerías y nunca lo sabrías. Una vez más, lo importante aquí es el tipo y la frecuencia de los ruidos que estamos oyendo de noche. Todas las casas hacen ruido, pero si vives en ellas lo suficiente comienzas a saber perfectamente cuáles son normales y cuáles no.

Hace unos meses nos llegó la experiencia de una amiga que escuchaba pasos en su casa, aunque allí no había nadie más. El ruido siguió repitiéndose durante toda la noche, y finalmente llegó a un punto en el que sonó como si alguien estuviera corriendo hacia ella a toda velocidad. Aquí hay que añadir que el ruido de pasos en los fenómenos poltergeist suele ser un ruido apagado, amortiguado, como el de pies descalzos.


Salvo las energías residuales, que a menudo son confundidas con seres inteligentes, la mayoría de las entidades no son estacionarias a menos que algo, o alguien, las mantenga en un lugar específico, ya sea porque ese algo [o alguien] las atraiga o las mantenga atrapadas allí [ver: ¿Energía Residual o entidades inteligentes?]

El primer paso es determinar, lo mejor que puedas, si realmente tienes o no un caso legítimo de poltergeist. No todas las apariciones son iguales y pueden exhibir una amplia variedad de fenómenos. Si bien algunas parecen presentar solo uno, como una puerta en particular que se abre o cierra de golpe, pasos, golpes, el ruido de un objeto sólido que cae al suelo, en general ya están produciéndose otros, como los que hemos mencionado más arriba, y que han pasado desapercibidos [ver: Algo golpea 3 veces la puerta de mi habitación]

En general, los fenómenos sonoros no ocurren en la misma habitación donde está la persona que los oye. Normalmente el experimentador oye estos ruidos extraños, como puertas abriéndose y cerrándose en otra habitación [los propietarios llegan a conocer bastante bien los sonidos distintivos que hacen sus casas]; y al regresar allí descubre esta puerta [abierta o cerrada] cuando está seguro de haberla dejada en la posición opuesta. A veces incluso puede percibir que los muebles, como las sillas de la cocina, se han movido. Solo muy excepcionalmente el experimentador será testigo real del fenómeno cuando está ocurriendo, de modo que siempre existe la posibilidad de una explicación racional.

Fenómenos psicoquinéticos leves, como escuchar una puerta abrirse o cerrarse, es una cosa; pero verlo suceder es otra muy distinta. De manera similar, ver una luz encenderse o apagarse por sí sola no es una prueba irrefutable de que algo inexplicable está ocurriendo, pero, ¿qué tal si vemos que la televisión se enciende sola, o la radio, o quizás un juguete encendiéndose solo en medio de la noche? Si bien nada de todo eso constituye evidencia irrefutable, seguramente es motivo suficiente para darnos un buen sobresalto [ver: Juguetes que se encienden solos en medio de la noche]

A veces estos ruidos extraños son muy sutiles, y pueden estar relacionados con objetos de la casa que desaparecen y reaparecen misteriosamente. Todos podemos relacionarnos con la experiencia familiar de no poder encontrar un artículo de uso regular, por ejemplo, un juego de llaves, que crees que debería estar en el lugar donde lo colocas habitualmente. Pero se ha ido, simplemente no está ahí, y a pesar de buscarlo sin éxito por todas partes, algún tiempo después reaparece exactamente en el lugar donde normalmente los colocas [ver: ¿Por qué las cosas se pierden en tu casa?]

Es como si alguien o algo tomara prestado el objeto durante un breve período de tiempo y luego lo devolviera. A veces, no durante días o incluso semanas, pero cuando lo hacen reaparecen en un lugar obvio que nunca habría podido pasarse por alto ni siquiera en una búsqueda casual [ver: Las sombras del plano astral que habitan en tu casa]

A la conjunción de fenómenos produciéndose simultáneamente hay que añadir el avistamiento de formas y sombras fugaces, generalmente por el rabillo del ojo [ver: Figuras humanas que caminan por tu casa de noche]. Muchas veces, las sombras tienen formas vagamente humanas, mientras que otras veces son menos distinguibles o más pequeñas. Además, las mascotas de la casa comienzan a mostrar un comportamiento extraño o inusual: los perros pueden ladrar a algo que no se ve, encogerse de miedo sin razón aparente o negarse a entrar en una habitación en la que normalmente lo hacen sin problemas. Por su parte, los gatos parecen estar «mirando» algo invisible que cruza una habitación [ver: ¿Los gatos y perros pueden ver a los espíritus?]

Estos ruidos extraños pueden ser incluso susurros o gritos [ver: Escuchar fantasmas de niños que ríen y lloran en la casa]. En ocasiones se pueden escuchar voces ahogadas, susurros y llantos. A veces música de alguna fuente desconocida, y no es infrecuente que el experimentador escuche que se pronuncia su nombre [ver: Algo me llamó por mi nombre]. Este fenómeno en particular gana más credibilidad si más de una persona oye lo mismo al mismo tiempo, como en el caso de la experiencia que hemos compartido al principio [ver: «Estoy aquí»: algo susurra debajo de mi cama]

Inmediatamente después de producirse un ruido en un caso poltergeist el experimentador suele tener la sensación de estar siendo observado [ver: Me siento observada en mi casa]. Este no es un sentimiento infrecuente y se puede atribuir a muchas cosas, pero podría tener una fuente paranormal si el sentimiento ocurre constantemente en una parte particular de la casa y en un momento preciso del día.

La sensación de ser observado es bastante aterradora, pero realmente sentir que algo invisible te toca es verdaderamente espeluznante [ver: Cuando algo invisible te toca]. Algunas personas sienten que algo pasa justo a su lado, otras que algo que les toca el pelo, o una mano invisible les acaricia la espalda [ver: ¿Pueden los espíritus tocarte?] Más aterrador, sin embargo, es sentir que algo o alguien se sienta sobre la cama a nuestro lado; incluso podríamos experimentar cómo el peso de esta entidad presiona levemente contra el colchón [ver: Una sombra se sienta en el borde de mi cama]

De nuevo, son cuestiones muy sutiles e imposibles de probar, pero quien las experimenta de algún modo sabe instintivamente que algo extraño está pasando.




Consultorio Paranormal. I Fenómenos paranormales.


Más Consultorio Paranormal:
El artículo: Paranormal: pasos, golpes, objetos que caen y otros ruidos inexplicables fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción, enviar consultas o compartir tu experiencia, escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Allison V. Harding.
Análisis de «La Casa Maldita» de Lovecraft.
Análisis de «Salem's Lot».

Relato de John D. Swain.
Análisis de «Dagón».
Leyendas de vampiros.