Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Samuel Coleridge.
Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.

Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.
Poema de Robert Browning.


Glog: el cazador de monstruos de la Edad Media


Glog: el cazador de monstruos de la Edad Media.




El Glog pertenece a una de esas extrañas razas de seres fantásticos cuyo origen continúa siendo un misterio.

Su leyenda proviene de Bulgaria, y se remonta más allá de la Edad Media, aunque por aquella época el Glog no era considerado un monstruo, sino un cazador de monstruos que empleaba métodos extraordinarios para emboscar y atrapar a sus presas.

Hay que aclarar rápidamente que el Glog no es un cazador de monstruos vocacional, es decir, por elección, sino más bien por venganza.

Él mismo es el fruto de la unión antinatural de una mujer humana con un vampiro. Otros, en cambio, le asignan las propiedades asombrosas y el temperamento volátil de los Changelings, esto es, el hijo de una hada criado entre mortales.

Sea cual sea el árbol genealógico el Glog, todas las versiones le atribuyen al menos una parte de la herencia de los seres mágicos que lo gestaron; de tal forma que agrupa tanto sus fuerzas como sus debilidades.

Pero lo cierto es que el Glog jamás aceptó con agrado la idea de ser un híbrido, y mucho menos de poseer sangre mágica en sus venas. Por el contrario, aborrece su estirpe sobrenatural y hace todo lo posible para reducir su número en cada ocasión que se le presenta.

De hecho, algunos investigadores del folklore medieval aseguran que su obsesión por cazar monstruos se debe a que el Glog busca incesantemente a sus padres para ajustar cuentas.

Para ello asume las formas más variadas. Algunas, de hecho, le demandan disfrazarse de humano para atrapar a sus enemigos. Por ese motivo muchos consideran que el Glog es el verdadero héroe detrás de muchos cuentos de hadas, por ejemplo, el ignoto pero oportuno cazador que rescata a Caperucita Roja; o la presencia ominosa que atrapa al Groac'h, la bruja que pensaba asar al horno a Hansel y Gretel.

Si bien el Glog reniega abiertamente de su linaje sobrenatural, no duda en utilizarlo para cazar monstruos: trolls, dragones, vampiros, enanos, licántropos, hadas; ninguno de ellos está a salvo de su furia, y menos aún de sus estupendas habilidades para encontrar e identificar a los seres mágicos que se ocultan entre nosotros.

Originalmente el Glog era una criatura individual, el típico caballero sombrío investido con espada y armadura, pero con el tiempo fue convirtiéndose en algo más.

En la región de Bulgaria, por ejemplo, se esperaba el nacimiento de al menos un Glog por generación; y cuando se sospechaba que un niño era un cazador de monstruos se le entregaban todo tipo de facilidades para que desarrolle su tarea.

Más aún, la presencia de este cazador de monstruos era aceptada por todos, ya que el Glog no es un cazador de monstruos itinerante. Su posición dentro de las aldeas era permanente, y se conservaba de por vida; aún cuando el sujeto se manifieste prolijamente incapaz de cazar cualquier otra cosa que no sea una criatura sobrenatural.

Es extraño que Sigmund Freud no haya reparado en la leyenda del Glog, habida cuenta de que esta especie de híbrido carece de hembras: todos son hombres obsesionados con matar a sus padres, síntesis exigua pero contundente de vagos complejos que la psicología prefirió olfatear en los mitos griegos.




Seres fantásticos de la mitología. I Mitología comparada.


Más literatura gótica:
El artículo: Glog: el cazador de monstruos de la Edad Media fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

patricia salvo dijo...

excelente articulo.

Jes-kun dijo...

No hay nada que temer, la Guardia de la Noche nos amparará de la amenaza que hay más allá del Muro de Hielo.