Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Samuel Coleridge.
Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.

Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.
Poema de Robert Browning.


10 mejores novelas de casas embrujadas


10 mejores novelas de casas embrujadas.




Definamos primero qué es una casa embrujada: edificio habitado por los fantasmas o espíritus de de sus antiguos residentes.

Esta definición, tan concisa que no deja margen para la duda, ha sido un tema central de la novela de terror durante siglos.

La novela gótica, por ejemplo, inició esta tradición de historias que se desarrollan en casas embrujadas, donde los espíritus a menudo se preservan como indeseables residentes a causa de algún hecho trágico: muerte violenta, muerte prematura o suicidio.

Estas son las causas para que las personas fallecidas dentro de una casa continúen habitándola después de la muerte.

Desde luego, las leyendas acerca de casas embrujadas son anteriores al nacimiento de la literatura gótica. La mención más antigua que sobrevive acerca de estos edificios malditos proviene de Plinio el Joven, quien describe las cualidades inquietantes de una finca embrujada en las afueras de Atenas.

Al parecer nadie se atrevía a vivir en esa casa hasta que el filósofo Atenodoro, tentado por el alquiler bajísimo que ofrecía su dueño, resolvió hacer caso omiso de la reputación odiosa del edificio. El fantasma, según se dice, un anciano esquelético atado con cadenas, se le apareció a Atenodoro durante su primera noche de estadía, señalándolo con un dedo cadavérico desde el jardín interior. Al día siguiente, el filósofo solicitó al magistrado local un permiso especial para excavar dentro de la propiedad, y justo en el sitio de la aparición encontró parte de un esqueleto humano atado con cadenas.

Los restos fueron apropiadamente enterrados y el fantasma ya no volvió a aparecer. Atenodoro, por su parte, es considerado como el primer investigador paranormal en resolver de forma lógica este tipo de sucesos.

Dejemos atrás estas jugosas leyendas de antaño y vayamos a lo que realmente nos interesa: las 10 mejores novelas de casas embrujadas.



10- El horror de Amityville (The Amityville Horror, Jay Anson)

El libro revela los siniestros eventos paranormales ocurridos en la casa de la familia Lutz, conocida como la «casa más embrujada de los Estados Unidos», como consecuencia de una serie de asesinatos reales que escandalizaron a la opinión pública.

Ronald DeFeo mató a seis miembros de su familia en la vieja casa colonial del 112 de Ocean Avenue, en el tranquilo barrio suburbano de Amityville, cerca de Long Island. Fue llevado a la justicia y condenado por homicidio en noviembre de 1975. Un mes después, George y Kathy Lutz, junto con sus tres hijos, se mudaron a la casona. Veintiocho días después emitieron un desesperado pedido de ayuda a causa de los fenómenos paranormales que ocurrían casi a diario.



9- El castillo de Otranto (The Castle of Otranto, Horace Walpole)

Considerada como la primera novela gótica de la historia, El castillo de Otranto presenta una castillo embrujado muy inusual.

La novela empieza con la boda de Isabella y Conrad, este último, el enfermizo hijo del señor del castillo, Manfred. Poco después de las celebraciones el pobre Conrad sufre un accidente atroz: es aplastado, literalmente reducido a un charco sanguinolento de huesos triturados y fluidos, por un casco de proporciones ciclópeas.



8- La mujer de negro (The Woman in Black, Susan Hill)

Escrita en un tradicional estilo gótico, la novela relata la historia de un misterioso espectro que acecha en los pasillos de una vieja casa tradicional de Inglaterra.

Si bien el tópico de la novela es bastante trillado —un fantasma que busca vengar la muerte de sus hijos— el desarrollo de La mujer de negro recupera parte de la magia y el encanto de las viejas novelas victorianas sobre mujeres fantasmagóricas.



7- Los misterios de Udolfo (The Mysteries of Udolpho, Ann Radcliffe)

Exquisito resumen del género gótico, Los misterios de Udolfo está repleto de incidentes que conducen al lector a la certeza de que está dentro de un tenebroso castillo embrujado.

La novela relata la historia de Emily St. Aubert, una joven francesa que queda huérfana y es trasladada, o mejor dicho, aislada, en los húmedos y oscuros muros del Castillo Udolfo por el Signor Montoni, un tío político con hábitos más bien siniestros.

Frustrado su romance con el encantador Valancourt, Emily resuelve investigar los perturbadores hechos sobrenaturales que asolan los pasillos y habitaciones del castillo.



6- La llamada de la sangre (Drawing Blood, Poppy Brite)

La novela relata la historia de Trevor McGee, ilustrador de cómics y único sobreviviente del suicidio colectivo de su familia; y Zachary Bosch, un hacker bisexual que se traslada a la mansión embrujada de los McGee.

Lo que ocurre allí es demasiado horroroso como para describirlo en uno o dos párrafos.

Baste decir que La llamada de la sangre considera que existe una especie de genética de la oscuridad, de gen siniestro que se perpetúa en los miembros de la familia, llevándolos a cometer las mismas atrocidades de sus ancestros.



5- La casa de los siete tejados (The House of the Seven Gables, Nathaniel Hawthorne)

Este clásico de la novela gótica relata la historia de una antigua familia de Nueva Inglaterra y su mansión ancestral.

En el libro —que influenció poderosamente a autores notables del género macabro como H.P. Lovecraft—, Nathaniel Hawthorne examina temas como la sugestión y culpa como motores de los fenómenos paranormales que parecen sacudir los cimientos de la casona.

Tanto la trama de La casa de los siete tejados como la mansión propiamente dicha están inspiradas en un edificio real de Salem, patrimonio de la familia Hawthorne por generaciones, donde ocurrieron algunos de los hechos escandalosos de aquel proceso conocido como los Juicios a las brujas de Salem, en 1692, entre cuyos jueces se encontraba un ancestro del propio Nathaniel Hawthorne, hecho que lo avergonzaba profundamente.



4- La casa en el confín de la tierra (The House on the Borderland, W.H. Hodgson)

En la novela. William Hope Hodgson, verdadero maestro británico del horror, realiza un repaso alucinatorio por la vida de un recluso en una remota casa y sus experiencias con criaturas sobrenaturales que, a la luz de la parapsicología, podrían asumirse como entidades no humanas del plano astral.

La casa en el confín de la tierra es probablemente una de las mejores y más influyentes obras de W.H. Hodgson, quizás porque el móvil que estimula a sus seres demenciales se ajustan perfectamente a su naturaleza inhumana.



3- El resplandor (The Shining, Stephen King)

Qué decir sobre este clásico de Stephen King que no se haya dicho ya.

El Overlook Hotel, verdadero engendro edilicio, agrupa todas las cualidades nefastas que uno espera encontrar en una casa embrujada.

Construido sobre un antiguo cementerio aborigen, estimula los hábitos perniciosos de sus residentes ya fallecidos, cuya ocupación principal parece ser el reclutamiento de nuevos y enloquecidos inquilinos.



2- La casa infernal (Hell House, Richard Matheson)

Según el propio Stephen King, La casa infernal es la mejor novela de casas embrujadas de la historia, mérito discutible aunque de ninguna manera inmerecido.

La novela de terror de Richard Matheson introduce elementos macabros que, hasta entonces, solo eran sugeridos. La historia gira en torno a una vieja casona cuyo nuevo dueño, un millonario moribundo, desea someter a una serie de investigaciones paranormales para establecer si de hecho está o no embrujada.

Esta misión es llevada a cabo por un equipo de parapsicólogos, quienes descubren que la tristemente célebre Casa Belasco esconde un pasado de ritos paganos, violencia, perversiones y blasfemia que aún subsisten en sus oscuras habitaciones.



1- Otra vuelta de tuerca (The Turn of the Screw, Henry James)

Verdadera quintaescencia de las casas embrujadas en la literatura. Este clásico de Henry James lo tiene todo, y todo lo aprovecha del modo más elegante.

La novela repite el manuscrito dejado por una tutora a cargo de dos niños, todos ellos envueltos en una trama inquietante que no ahorra descripciones ambiguas sobre lo paranormal.

Es difícil establecer, aún hoy, la naturaleza diabólica que explora Henry James. Existen tantas interpretaciones como lectores, de modo que no solo una que sea la acertada. Sin embargo, podemos arriesgar que Otra vuelta de tuerca es la única novela de casas embrujadas en llevar este tópico al límite de lo fantástico, creando de hecho un género completamente novedoso.




Más antologías. I Novelas de fantasmas.


Más literatura gótica:
El artículo: 10 mejores novelas de casas embrujadas fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com