Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Lo que Disney nunca te contó sobre Cenicienta y Blancanieves


Lo que Disney nunca te contó sobre Cenicienta y Blancanieves.
Feminista encolerizada explica el significado de dos clásicos del cuento de hadas.


Nada mejor que el reduccionismo de género para desmenuzar los viejos cuentos de hadas y convertirlos, según la filosofía del reductor, en contundentes evidencias que vienen a probar hipótesis ya preexistentes.

Veamos qué ocurre cuando una feminista decide explicar el significado de dos de los cuentos de hadas más conocidos: Cenicienta (Cinderella) y Blancanieves (Snow White).


Cenicienta (Cinderella)


Cenicienta relata la historia de una chica pobre pero hermosa (cualidades claramente excluyentes) que ansía encontrar a su príncipe azul, tal vez porque conseguir un esposo rico es lo único que realmente importa en la vida.

Cenicienta tiene dos hermanastras. Las dos son menos hermosas que ella, a tal punto que Cenicienta las llama con el simpático apodo: Hermanas Feas (The Ugly Sisters).

Resulta imposible determinar si la amargura de estas hermanastras es anterior o posterior a la actitud discriminatoria de Cenicienta.

También hay un hada, un Hada Madrina, que al parecer no atiende asuntos de menor importancia, como una enfermedad terminal, pero que se muestra muy diligente con cualquier chica que desee pescar un marido rico.

El principe azul se enamora de Cenicienta, o mejor dicho, se enamora de un pie que viene a justificar el resto de Cenicienta.


Blancanieves (Snow White)


Blancanieves cuenta la historia de una vieja celosa de la peor clase, es decir, una vieja que fue hermosa; quien intenta matar a su hijastra.

Nadie en su sano juicio podría refutar esa decisión. El veneno es un argumento racional frente a la aterradora visión del paso del tiempo.

Por suerte, Blancanieves es salvada por un príncipe azul.

Naturalmente, ella le retribuye el favor con amor incondicional, sin preguntarse qué clase de hombre se enamora de una mujer muerta en un ataúd de cristal velado por siete enanos laboriosos que le pide matrimonio apenas despierta.

En la confusión, cualquiera diría que sí.




Más cuentos de hadas. I Razas y especies de hadas.


Más literatura gótica:
El artículo: Lo que Disney nunca te contó sobre Cenicienta y Blancanieves fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Eso se llama basarse en la idea previa antes que lo leído. La madrastra de Blanca Nieves es hermosa, el espejo se lo dice una y otra vez, nunca le dice que es fea. No lo es.
Tal vez encubra una ambición por conservar el trono.
Y el principe tal vez prefiera casarse con una mujer conocida en esas ocasiones, que le arreglen un casamiento.

Unce Upon on time plantea una interesante versión. Blanca Nieves es menos atractiva, no es una damisela en peligro. Tampoco es heroica, que es lo que dice ser, sino una mujer peligrosa que no duda causar daño, para sus planes, justificandose que es humana.

Y Regina Mills, como es llamada la reina malvada, es una villana que busca redimirse para tener su final feliz. Y es bellisima, elegante, más que Blanca Nieves.

Sebastián Beringheli dijo...

Y eso, estimado Demiurgo, es tomar una versión moderna como sustituto de la original, donde la madrastra es notoriamente desagradable, a tal punto que solo puede verse hermosa en un reflejo, no proyectado por un espejo, sino por una superficie de bronce pulido que deforma (y en este caso, mejora) al original.