Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

La verdad detrás del mito.
Relato de E.T.A. Hoffmann.
Relato de Arthur Machen.

Poema de Dylan Thomas.
Fondos de Luis Royo.
Novela de Víctor Hugo.


«A la imaginación»: Emily Brontë; poema y análisis


«A la imaginación»: Emily Brontë; poema y análisis.




A la imaginación (To Imagination) es un poema del romanticismo de la escritora inglesa Emily Brontë (1818-1848), publicado en la antología de 1846: Poemas de Currer, Ellis y Acton Bell (Poems by Currer, Ellis, and Acton Bell), escrito en colaboración con Charlotte Brontë y Anne Brontë, sus hermanas.

A la imaginación, uno de los mejores poemas de Emily Brontë, homenajea a la imaginación desde la perspectiva de una mujer que espera ansiosamente su llegada. Para ella, imaginar algo no es entregarse al terreno de lo irreal, sino justamente lo contrario: crear un fugaz destello vida en el vacío. En definitiva, sin fantasías, sin imaginación, sin sueños, tampoco existiría la esperanza.




A la imaginación.
To Imagination; Emily Brontë (1818-1848)

Cuando agotados de la extensa jornada,
Y del terrenal cambio del dolor por el dolor,
Perdida, dispuesta a la desesperación,
Tu cálida voz me convoca de nuevo;
Mi sincero amigo, nunca estoy sola
Si tu presencia y ese tono me acompañan.

Sin esperanzas descansa el mundo sin tí,
El mundo sin este doble de mí;
Tu mundo de astucias, odios y duda,
De frías sospechas sin lugar,
Donde tú, yo y la Libertad
Disfrutan una soberanía muda.

Lo que importa es que todo alrededor,
Peligro, angustia y oscuridad,
No rompen las cadenas de nuestra soledad
Donde habita el cielo en su esplendor,
Alimentado por diez mil rayos eternos
De soles que no han conocido el invierno.

La Razón sin dudas habrá de objetar
Por la triste realidad de la naturaleza,
Explicando que el sufrimiento del corazón es vano,
Y que sus preciados sueños deben perecer;
La Verdad con rudeza busca asolar
Las flores de la fantasía que tímidas asoman.

Pero tú siempre serás el que trae
Las cerradas visiones que retornan,
El aliento de nuevas glorias caídas en primavera,
Llamando a la vida de la muerte,
Susurrando con la divina voz
De un mundo real y brillante como tú.

No confío en la dicha de tu fantasma,
Pero en las horas quietas de la noche,
Con un incesante agradecimiento
Te doy la bienvenida, bendito aliento,
Fiel asistente de los humanos deseos,
La más brillante esperanza
Allí donde la esperanza muere.


When weary with the long day’s care,
And earthly change from pain to pain,
And lost, and ready to despair,
Thy kind voice calls me back again:
Oh, my true friend! I am not lone,
While then canst speak with such a tone!

So hopeless is the world without;
The world within I doubly prize;
Thy world, where guile, and hate, and doubt,
And cold suspicion never rise;
Where thou, and I, and Liberty,
Have undisputed sovereignty.

What matters it, that all around
Danger, and guilt, and darkness lie,
If but within our bosom’s bound
We hold a bright, untroubled sky,
Warm with ten thousand mingled rays
Of suns that know no winter days?

Reason, indeed, may oft complain
For Nature’s sad reality,
And tell the suffering heart how vain
Its cherished dreams must always be;
And Truth may rudely trample down
The flowers of Fancy, newly-blown:

But thou art ever there, to bring
The hovering vision back, and breathe
New glories o’er the blighted spring,
And call a lovelier Life from Death.
And whisper, with a voice divine,
Of real worlds, as bright as thine.

I trust not to thy phantom bliss,
Yet, still, in evening’s quiet hour,
With never-failing thankfulness,
I welcome thee, Benignant Power;
Sure solacer of human cares,
And sweeter hope, when hope despairs!


Emily Brontë (1818-1848)




Poemas góticos. I Poemas de Emily Brontë.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Emily Brontë: A la imaginación (To Imagination), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusta mucho éste poema, Emily Brontë es una de mis autoras preferidas.

Anónimo dijo...

super me gusta ese poema