Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Microficción.
Poema de Emily Brontë.
Novela de Gastón Leroux.

Poema de Gertrudis Gómez de Avellaneda.
Relato de Nathaniel Hawthorne.
Poema de Lord Byron.


Barbatos: el demonio de la seducción


Barbatos, el demonio de la seducción.




Barbatos es un demonio que fue oportunamente denunciados por distintos grimorios y libros prohibidos de la Edad Media como un seductor empedernido.

Se dice que el promiscuo Barbatos se empeña en seducir a las mujeres, sobre todo en verano y a la hora de la siesta.

Algunos eruditos en fenómenos paranormales sostienen oscuramente que Barbatos manifiesta una marcada predilección por las mujeres de caderas generosas.

Estos mismos sabios afirman que Barbatos hace verdaderos estragos durante las vacaciones y feriados, camuflándose como un muchacho amancebado o bien bajo el aspecto de un hombre viril y parco, según la fantasía de su víctima.

Los diccionarios demonológicos observan en Barbatos uno de los aspectos arquetípicos del héroe cultural, similar, en parte, al legendario Robin Hood; es decir: un hábil asaltante de bosques y encrucijadas (y mujeres) que despoja a los poderosos (sus maridos) para repartir el botín entre los pobres (naturalmente, él mismo).

Físicamente, Barbatos es uno de los demonios más atractivos del infierno, lo cual facilita enormemente su tarea. La confianza, en cierta forma, puede despertarse gracias a la buena presencia del prestidigitador.

En el aspecto mántico, Barbatos se destaca por su habilidad para desentrañar los oráculos que se ocultan en la voz de los animales, cuyos resultados regala sin vacilar a sus devotos, acaso para aliviarlos de esa horrorosa ansiedad que llamamos porvenir.




Más diccionario demonológico. I Diccionario de demonios femeninos.


Más diccionario demonológico:
El artículo: Barbatos, el demonio de la seducción fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com