Técnica de seducción infalible.

Técnica de seducción infalible.


La Técnica fue pensada por Eusebio Flores, hombre inestable pero genial, quien cansado de recibir negativas furibundas de parte de las mujeres más hermosas del barrio decidió tomar la vaca por las astas.

Leyó psicología femenina y oscuros tratados de numismática, comparó estudios de seducción con antiquísimos volúmenes de estrategias militares y ajedrecistas. De esa fusión insólita extrajo la piedra filosofal de la seducción, el santo grial de los famélicos del amor.

Pero el objetivo de Flores no era conquistar a todas las mujeres, tampoco volverse deseable para todas. Toda la TSIPS (Técnica de seducción infalible para el semiletrado) está pensada para una mujer en particular, una sola de la hueste femenina, Gladis Petardi.


Durante años, sistemáticamente, Petardi había rechazado todas y cada una de las sugerencias amorosas de Flores. El hombre lo había intentado todo: cartas, poemas, música, ring-raje, pasacalles, pancartas, declaraciones radiales, llamadas telefónicas, solicitadas, obituarios acalorados, sin que nada diese en el clavo.

La Técnica de Seducción Infalible estuvo lista el 22 de noviembre de 1996. Llovía.

Confiado en los largos años de estudio, Eusebio Flores se encaminó hacia Álvarez Jonte, donde residía el amor de su vida.

Ella lo recibió en la puerta.

-¿Qué querés?
-Decirte algo.
-Decilo y andate.
-Cierre los ojos, Gladis.
-¿Qué?
-Cierre los ojos. Prometo que si lo hace nunca más volveré a molestarla.

Los Hombres Ausentes del Mythocordia, antro de mala muerte y grandes amigos, aguardábamos enfrente para atestiguar ese hecho prodigioso.

Gladis Flores cerró los ojos. Eusebio se abrió su saco, se acercó, apoyó sus labios ajados sobre la oreja derecha de la joven, murmuró una frase, un algo. Ella abrió los ojos, ahora bañados en lágrimas.

Lo besó temblorosamente, como si temiese algo irreversible.

La frase de la Técnica de Seducción Infalible reposa en el galpón del bar, junto al revólver que Eusebio Flores siempre llevaba debajo del saco.

Aelfwine.
lord-aelfwine@hotmail.com





Volver al Diario Éxtimo.

12 comentarios:

Additalinda dijo...

que final mas trucho...¡¡¡¡

Anónimo dijo...

Ja ja ja...
Que escabrosamente gracioso

Anónimo dijo...

En resumidas cuentas, no existen técnicas de seducción xp

Anónimo dijo...

jaaja que bueno esta esto! seducción instantanea! jaaaa esto es un humor negro azabache, que genial! buena tecnica de seducción! jajaaa

H. West dijo...

jajajaja simplemente notable el final jajaja

H. West dijo...

jajaja gran final

Twing Mel dijo...

Jajajajajaa estaba leyendo muy seria y cuando lei eso me dio mucha gracia! Buen final, me sorprendio! Jajaja

Twing Mel dijo...

Jajajajajajajaa me dio mucha gracia! Estaba leyendo muy seria y ese final me sorprendio, me gusto!

Nelson dijo...

Wow jajajaj me ha gustado mucho el final.

Anónimo dijo...

jajajaja carajooo! Que fue eso ?

Anónimo dijo...

oww quisiera saber que susurro??

César Pérez dijo...

jajajajaja cargare uno



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Sara Teasdale.
Relato de Katherine Mansfield.
Poemas de Thomas Campbell.

Mitología.
Poemas de Campoamor.
Ensayo de Virginia Woolf.