Cómo funciona la Sal en la magia


Cómo funciona la Sal en la magia.




En el ocultismo y la brujería, especialmente wiccana, vemos que la sal se utiliza de forma muy frecuente. De hecho, casi todos los hechizos y rituales utilizan sal. A simple vista, esto parece absurdo, pero lo cierto es que probablemente hayas participado en algún ritual con sal. El agua bendita, por ejemplo, es agua con sal, de manera tal que si fuiste bautizado (en definitiva, un ritual) entonces también formás parte de esta tradición mágica que se remonta a los inicios de la civilización.

La sal era muy importante en la estructura de la sociedad. El proceso de recolección de sal consumía mucho tiempo, y mucho trabajo. Esto significaba que la sal era un bien sumamente valioso, y solo las personas ricas podían permitírselo. Los romanos, por ejemplo, pagaban a sus soldados con sal. De hecho, la palabra «salario» tiene su raíz en la palabra latina para sal.

Ahora bien, ¿cómo funciona la sal en la magia? O mejor dicho, cuáles son, en teoría, las propiedades mágicas de la sal.

Se cree que la sal es capaz de absorber grandes cantidades de energía psíquica y espiritual. La mayoría de los grimorios y libros de hechizos la utilizan frecuentemente, no ya para canalizar esta energía, sino para absorberla, retenerla, y reutilizarla según las intenciones del practicante.

Es decir que, sin excepción, todas las sociedades de la Tierra tienen ideas muy similares sobre las propiedades mágicas de la sal, entre ellas, que absorbe la energía psíquica y la une a su propia estructura. Esto abarca, como hemos visto, desde el rito católico romano del agua bendita, que contiene agua y sal, hasta los rituales medievales donde la sal era utilizada como barrera de protección para proteger al practicante de entidades negativas (ver: Entidades astrales que se alimentan de pensamientos negativos).

La sal siempre se ha utilizado como protección contra ataques psíquicos, pero también para desactivar fenómenos paranormales no deseados. En este contexto, basta rociar sal en los umbrales de las puertas, o en el perímetro de una casa, para evitar que los malos espíritus puedan entrar.

Aquellos que practican la magia ritual utilizan la sal mezclada con arena para formar círculos mágicos; pero existe aquí una pequeña trampa que no suele mencionarse en los libros de magia.

La sal, en teoría, extrae todas las formas de energía psíquica, es decir que no distingue entre las energías positivas o negativas; razón por la cual el practicante debe manejarse con sumo cuidado para que las propiedades mágicas de la sal no desvirtúen sus intenciones o perturben el ritual o hechizo propiamente dicho.

De hecho, el único uso inocuo para la sal en la magia es como barrera defensiva, por ejemplo, al rociarla alrededor de la cama para amortiguar cualquier tipo de fenómeno que allí pueda producirse. En este sentido, la capacidad de la sal para extraer los restos de energía psíquica, incluidas las manifestaciones residuales (ver: ¿Los fantasmas son «grabaciones» impresas en la realidad?), es muy útil para cualquier trabajo de limpieza, protección y purificación.

De ahí que muchos magos y brujas se preparen para efectuar sus ceremonias tomando previamente un baño de inmersión con agua y sal (ver: Limpiar malas energías antes y después de un ritual). Del mismo modo, los instrumentos utilizados en un ritual a menudo se limpian sumergiéndolos en agua salada para evitar el efecto rebote (ver: El efecto rebote en la magia).

Mencionamos esto para nuestros visitantes que practican activamente la magia, y que muchas veces no saben exactamente qué hacer con los elementos utilizados en un hechizo o ritual. Ante cualquier duda, los grimorios siempre recomiendan utilizar la sal para neutralizar cualquier efecto negativo, aunque siempre con ciertas precauciones, ya que la sal también puede anular los efectos positivos buscados a través de la magia.

En el Consultorio Paranormal de El Espejo Gótico recibimos muchos casos de fenómenos paranormales ocurridos dentro del dormitorio, algunos de ellos bastante aterradores, y buena parte de esas experiencias pueden erradicarse fácilmente utilizando uno o varios recipientes con sal colocados estratégicamente en el sitio de la manifestación. La sal no solo absorbe la energía, sino que equilibra cualquier desequilibrio energético que esté produciéndose en el lugar (ver: Espíritus y «ambientes cargados»).

Ahora bien, la energía psíquica que absorbe la sal puede ser reutilizada, y esto es algo que a menudo se practica en la magia, a veces incluso transfiriéndola hacia un objetivo determinado, aunque el proceso es complejo y potencialmente peligroso si no se lo realiza adecuadamente.

En resumen: la sal es neutral, absorbe tanto la energía negativa como la positiva, de forma tal que su uso puede ser peligroso incluso para brujas y magos experimentados. No solo puede reducir la actividad psíquica, y de ese modo dificultar la realización de un ritual o hechizo, sino que además puede desequilibrar las intenciones vertidas en la práctica mágica. Esta es una de las razones por las cuales se requiere ayunar y beber solo agua antes de una ceremonia importante.

Un baño de inmersión en agua salada funciona muy bien como profiláctico para cualquier trastorno en el cuerpo áurico, y hasta puede restaurar en cierto modo el equilibrio de energía en el cuerpo físico; aunque ciertamente esto también tiene sus peligros, ya que básicamente el agua y la sal funcionan como un puente entre los planos físicos y astrales. Más allá de esto, el agua salada es recomendada para tratar cualquier tipo de apego espiritual (ver: Cómo y por qué algunas entidades se «pegan» a las personas)

En la magia no hay absolutos. Nada es completamente eficaz. Es como si uno se fabricara una excelente armadura, eficaz para rechazar o desviar una flecha, pero completamente inútil para resistir el golpe de un rayo. La sal funciona del mismo modo: puede ser muy eficaz como barrera de protección, dependiendo de cuál se la amenaza.

Las entidades, larvas, gusanos y parásitos del bajo astral pueden ser repelidas esparcir sal alrededor de la casa, o formando un círculo de sal alrededor de la cama; en definitiva, estas entidades son parasitarias (ver: Parásitos astrales y las «malas energías»), y cuentan con un nivel de consciencia muy bajo, si es que lo tienen en absoluto. En este caso, la sal funciona como un repelente para mosquitos astrales, y funciona muy bien.

Sin embargo, hay entidades más poderosas, tanto en el astral como en otros planos, para las cuales la sal no supone un verdadero peligro, aunque hasta los tratados demonológicos certifican el desagrado que los demonios sienten por la sal. Es decir que, ante una presencia demoníaca, la sal no la detendrá por completo, pero hará que entrar y salir de tu hogar sea muy, muy incómodo.

Esto se observa claramente en las casas embrujadas, ya sea por espíritus humanos como aquellos que nunca caminaron entre nosotros (ver: Espíritus no humanos del astral), donde la utilización de círculos de sal como barrera de protección lentamente va erosionando la fuerza de las entidades atacantes. Cada vez que una entidad rompe una barrera de sal deja en el camino una gran cantidad de energía; hacerlo simplemente supone esforzarse al máximo, y también debilitarse.

Una entidad puede recuperar esa energía alimentándose de las personas de la casa (ver: Entidades astrales que se alimentan de pensamientos negativos), pero el proceso es lento, y fatigoso, y puede disuadir a muchos de estos seres a buscar su sustento en otra parte.




Consultorio paranormal. I Diarios Wiccanos.


Más literatura gótica:
El artículo: Cómo funciona la Sal en la magia fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción o consultas escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Análisis de «En la cripta» de Lovecraft.
Relato de David H. Keller.
Análisis de «El Templo» de Lovecraft.

Consultorio paranormal.
Tierra Media.
Relato de Henry Hasse.