Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Liber Aneguemis: el libro que explica cómo volverse invisible


Liber Aneguemis: el libro que explica cómo volverse invisible.




El Liber Aneguemis —también conocido como El libro de las leyes, Liber Vaccae (El libro de la vaca), Activarum Liber Institutionum y El grimorio de Platón— es un antiguo grimorio del siglo XII que prescribe recetas y fórmulas mágicas para un variado abanico de procesos sobrenaturales y fenómenos paranormales, entre ellos, la clave para volverse invisible.

El Liber Aneguemis que actualmente conocemos se desprende de una dudosa traducción de un libro medieval conocido como Kitab an-nawamis, que a su vez se vincula con una obra apócrifa de Platón; probablemente un recurso para darle cierta autoridad a la obra.

Más allá de su procedencia y autoría, por cierto, inciertas, se trata de un libro de ocultismo realmente asombroso; en especial por sus referencias a ritos y prácticas mágicas para hacerse invisible, las cuales presentan una serie de obstáculos difíciles de soslayar.

El Liber Aneguemis cuenta con dos partes principales: el Liber Minor, o «libro menor», y el Liber Maior, o «libro mayor».

El Liber Minor, por su parte, contiene algunas posibilidades científicas (al menos para la época) para volverse invisible, tales como la fabricación de artefactos que permiten crear ilusiones ópticas.

Por otro lado, el Liber Maior es el capítulo que realmente enseña cómo hacerse invisible, aunque este es apenas uno de los tantos poderes mágicos que ocultan sus páginas.

Allí podemos encontrar la fórmula para controlar distintos fenómenos naturales como las tormentas y los rayos, la creación de homúnculos, la fabricación de Tulpas (formas de pensamiento), adquirir el don de la clarividencia, la adivinación, la posibilidad de ejecutar distintas metamorfosis, como transformarse en hombre lobo; y finalmente el secreto de la invisibilidad.

La mayoría de las recetas mágicas del Liber Aneguemis exigen ingredientes insólitos, y cuya obtención coloca al nigromante en la frontera de lo delictivo. Además de sustancias imposibles y minerales desconocidos, el libro recurre a prácticamente todos los fluidos orgánicos: lágrimas, sangre, sudor, bilis, esperma, además de residuos escatológicos que el mago debe recolectar en las fases lunares precisas.

El Liber Maior justifica su sobrenombre —El libro de la vaca— a través de oscuros ritos que nos recuerdan a Paracelso y su manual para crear homúnculos. La fabricación de estos humanoides, similares al mito hebreo del Golem, utiliza el útero de una vaca viva como medio ambiente en donde se gestará el homúnculo.

No es este el único ejemplo del uso de animales vivos dentro de la magia negra. En general se los utilizaba como filtro orgánico para la refinación y destilación de los productos que el nigromante deseaba alterar. Por ejemplo, los gatos negros eran alimentados con cuervos, y a éstos, a su vez, se les daba un preparado a base de abejas. El resultado, incierto desde un punto de vista científico, perseguía la idea de crear un poderoso veneno a través de la orina del felino.

Los magos de la Edad Media creían que la alquimia que produce el cuerpo al procesar los alimentos era insustituible en el laboratorio. Quizás por eso el Liber Aneguemis también fue conocido como De proprietatibus membrorum animalium, es decir, «sobre las propiedades de los miembros animales».

Regresemos a un tema mucho menos escabroso. Afortunadamente, para aprender a volverse invisible no era necesario recurrir a estos filtros.

Según el Liber Aneguemis, la invisibilidad no es un don que uno pueda adquirir sin asumir otros; es decir, no es un poder que venga solo, sino que se trata de una faceta más del proceso mágico, un efecto secundario, si se quiere.

Volverse invisible a través de la magia es transgredir los límites de la naturaleza. No es como fabricar híbridos o humanoides, donde lo antinatural está dado por el resultado del proceso mágico. En el caso de la invisibilidad, el transgresor es el propio mago, y para sobrevivir en esa realidad alterada, cuyos límites han sido sobrepasados, es necesario estar dotado de otros poderes actuando en simultáneo.

El Liber Maior del Liber Aneguemis aclara que, al hacerse invisible al ojo humano, el mago se volverá visible para los espíritus. Esto presenta ciertas dificultades que hacen obligatoria la portación de amuletos y talismanes mágicos para mantener alejados a los espíritus, sobre todo a los espíritus de la naturaleza, quienes se muestran muy hostiles con quienes transgreden sus fronteras.

En este punto resulta sencillo poner en la balanza los beneficios y las desventajas de ser invisible; sin embargo, esa invisibilidad que menciona el libro no es absoluta, y de hecho posee rasgos capaces de delatar al mago.

Cuando el mago obtiene la invisibilidad, insistimos, únicamente ante el ojo humano, la naturaleza que lo rodea hace todo lo posible para denunciarlo: las copas de los árboles se doblan ante su paso, los pájaros vuelan en bandadas frenéticas a su alrededor, los animales domésticos enloquecen, las flores se marchitan, los caballos se encabritan si razón aparente, la temperatura desciende de manera inexplicable.

Incluso las personas comunes y corrientes que no pueden ver a alguien que se ha vuelto invisible pueden deducir su presencia. La sensación de estar siendo observado se transforma en una idea fija, una obsesión. Por las noches, ese sintoma de opresión al sentir «presencias» cuando se está solo se traduce en horribles pesadillas que nos hacen despertar.

El Liber Aneguemis afirma que las mujeres son mucho más hábiles para detectar a las personas invisibles, y poseen métodos profilácticos tan eficientes como de articulación inconsciente.

Cuando la intuición femenina las alerta de la presencia de algo extraño e invisible en las cercanías, las mujeres empiezan a cantar y a tararear. Según el libro, esto tiene un efecto devastador en la persona invisible ya que su capacidad auditiva se encuentra sobreexitada.

Si bien es cierto que el Liber Aneguemis es principalmente una recopilación de fórmulas y recetas mágicas, por sus espesas consideraciones de orden teórico bien también podemos encuadrarlo dentro de los libros esotéricos más importantes del período; es decir, de aquellas obras que esperan cierto grado de complicidad filosófica de parte del lector.

Esto significa que el Liber Aneguemis se basa en la tradición de las correspondencias, es decir, que es posible obtener las características de cierta plantas, animales y minerales. En este sentido, el libro nos propone crear la piedra de la invisibilidad.

La clásica piedra de la invisibilidad era el Heliotropo, o Piedra de Sangre, una variedad del cuarzo de color verde con pequeñas manchas rojas. El nombre (heliotropo) alude sus propiedades para reflejar y dispersar la luz del sol.

El Liber Vaccae propone que el Heliotropo, combinado con ciertos ritos e invocaciones, puede convertirse en un amuleto para volverse invisible. Lo más importante para lograr este objetivo era hallar el Árbol de la Sangre, especie que solo resulta visible a la luz incierta del crepúsculo. Bajo sus ramas se debía enterrar la piedra y dejarla reposar durante nueve meses.

Una vez transcurrido ese tiempo, el mago cosechaba la piedra, formaba con ella un amuleto para llevar alrededor del cuello, y se disponía a practicar toda clase de fechorías amparado en la invisibilidad.

Vale destacar, así como lo hace Plinio en su Historia Natural, que la piedra de la invisibilidad solo sirve para ocultarse de la luz natural, siendo el sujeto perfectamente visible a la luz del fuego.




Libros prohibidos. I Libros extraños y lecturas extraordinarias.


Más literatura gótica:
El artículo: Liber Aneguemis: el libro que explica cómo volverse invisible fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

luciano pezoa dijo...

No hay día en que este Blog no me deje de sorprender. Excelente entrada. Gracias por el aporte.

Damaris Valencia dijo...

Así es... Te agradezco infinitamente por este sorprendente espacio.