Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


¿Vampiros en la Tierra Media?

¿Vampiros en la Tierra Media?



La vasta e impresionante mitología de J.R.R. Tokien no descuidó a los vampiros

La Tierra Media, de hecho, escenario de El Hobbit (The Hobbit), El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings) y muchas historias de El Silmarillion (The Silmarillion), también albergó algunos ejemplos rudimentarios de vampiros, siempre de forma subrepticia.

A lo largo de toda su obra J.R.R. Tolkien utiliza muy poco la palabra "vampiro" (vampire), y nunca para describir criaturas semejantes a los vampiros convencionales a los que cualquier lector está habituado, es decir, aquellos hematófagos forjados en el romanticismo y luego perfeccionados durante la época victoriana. 

Los vampiros de J.R.R. Tolkien poseen una naturaleza mitológica que trasciende las tendencias y modas narrativas.

Los primeros vampiros que aparecen en la Tierra Media son aquellas criaturas siniestras bajo el mando de Morgoth, el primer Señor Oscuro, aunque poco y nada se sabe sobre ellas; solo una es mencionada muy superficialmente en la Balada de Leithian, cuando Lúthien rescata a Beren de la prisión de hierro de Angband.

Thuringwethil, cuyo nombre significa Mujer de la Sombra Secreta, es el único personaje en toda la mitología de J.R.R. Tolkien en ser definido como "vampiro".

Es, curiosamente, una mujer, una Maiar, para ser más preciso, especie de espíritu angélico que se "viste" de materia para habitar en los círculos de la Tierra Media.

Thurinwethil olvida su naturaleza divina y "cae", como los ángeles que se convierten en demonios tras la caída en la mitología bíblica. Se convierte en una vampiresa al servicio de Morgoth, solo para ser derrotada por la elfo Lúthien

Se la describe como una forma imprecisa, siniestra, oscura, con alas gigantescas de murciélago, rematadas con una garra de hierro en sus extremos. 

Ya desprestigiada por su derrota frente a Lúthien, Thurinwethil eventualmente se convierte en mensajera de Sauron, heredero de Morgoth; y su destino se pierde en las interminables bifurcaciones de la Tierra Media de J.R.R. Tolkien.

Al parecer los vampiros primordiales de J.R.R. Tolkien no sobrevivieron a la Primera Edad de la Tierra Media, o bien sus aportes al drama tolkieniano dejaron de ser relevantes para el desarrollo de la historia. 

Los cierto es que después de la derrota de Thurinwethil poco se sabe de los vampiros en la Tierra Media.

Ya en la Tercera Edad de la Tierra Media, en la Batalla de los Cinco Ejércitos, al final de El Hobbit, unas criaturas vampíricas sobrevuelan el campo de batalla alimentándose de la carne de los caídos.

El Señor de los Anillos carece de menciones a los vampiros, salvo en algún epíteto del terrible Sauron.

Sauron toma varias veces la forma de un vampiro descomunal, en general, para dignificar sus numerosas huidas a lo largo del drama tolkieniano. 

Poco sabemos de estas metamorfosis. J.R.R. Tolkien rara vez describir en detalle a sus villanos. Por regla general, se dedica a definir el horror que producen, el efecto, más que su causa. 

Sobre Sauron como vampiro apenas tenemos unas pocas palabras que describen su vuelo sobre el bosque como sombra alada, bestial, que derrama sangre de su garganta (...dripping blood from his throat).

Añadimos una curiosidad:

Si bien J.R.R. Tolkien se mostraba reacio a incluir a los vampiros en la Tierra Media, al menos bajo una forma convencional, algunos han hallado por allí rastros de una de las vampiresas más paradigmáticas de la mitología: Lilith, la madre de los vampiros.





Más literatura gótica:
El artículo: ¿Vampiros en la Tierra Media? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com