Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Edgar Allan Poe.
Relato de M.R. James.
Poema de Samuel Coleridge.

Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.


Aradia, el evangelio de las brujas: Charles Leland

Aradia, el evangelio de las brujas (Aradia or The Gospel of the Witches) es un libro prohibido del folklorista norteamericano Charles Leland (1824-1903), publicado en 1899.

El evangelio de las brujas describe un misterioso culto en la región de Toscana, asociado a la Wicca y distintas prácticas paganas de la antigüedad. Podemos pensarlo como el primer esbozo sobre una mitología wicca completa.

Aradia es apenas un fragmento de un extraño libro maldito que Charles Leland recibió de una bruja llamada Maddalena. El manuscrito original se conoce como Vangelo (En italiano, "evangelio"). Poco sabemos sobre aquella mujer enigmática, sólo que se trataba de una bruja de alto rango dentro del culto.

El evangelio de las brujas, exceptuando los capítulos de puño y letra de Charles Leland, habla sobre el antiquísimo culto a la diosa Aradia, quien, según afirma el libro, instruyó a las brujas sobre cómo protegerse del avance del catolicismo.

En este sentido, el libro corrobora las hipótesis de Robert Graves vertidas en La diosa blanca (The White Goddess); así como otros libros que sostienen la teoría de un pasado matriarcal de la humanidad; entre ellos: La Diosa hebrea (The Hebrew Goddess, Raphael Patai), El Dios de los Brujos (The God of the Witches, Margaret Murray) y Cuando Dios era Mujer (When God was a Woman, Merlin Stone).


¿Pero quién es Aradia? La palabra no tiene antecedentes clásicos. Algunos opinan que podría tratarse de la fusión de dos diosas del origen griego: Hera-Diana. Otros, que corresponde Erodiade, una oscura deidad pagana cuyo culto fue condenado vigorosamente en el concilio de Ankara durante el siglo VI.

Erodiade era una de las hijas de Diana, una diosa rebelde enviada a la tierra para enseñar la brujería como herramienta de resistencia social ante el autoritarismo del clero.

Según algunos especialistas en los mitos hebreos, Erodiade está fuertemente asociada con Lilith, la madre de los vampiros, tanto por su iconografía como por su ideología. Modernos estudios sobre un curioso proceso judicial llevado adelante en la ciudad de Milán, en 1390, corroboran esta hipótesis. Sibila y Pierina, dos brujas italianas, describieron en aquella ocasión cómo adoraban a la diosa Lilith (símbolo de la sexualidad femenina en estado salvaje) bajo diferentes máscaras. Una de ellas era Erodiade, la Aradia de nuestro misterioso libro.

Dejamos de lado las interesantes reflexiones de Charles Leland sobre la mitología wicca y pasemos al contenido. Casi al principio del libro leemos:


Yo creo fielmente que en ese Evangelio de la brujas
(Vangelo) tenemos una descripción clara de la doctrina y los rituales del aquelarre; dónde se rendían culto a deidades prohibidas y practicaban actos abominables, inspirados tanto en la rebelión social como en sus propias pasiones.


El evangelio de las brujas expone conjuros, rituales y hechizos, también una cosmogonía demencial que mezcla al dios-sol Lucifer con la Diana romana, a Caín con Aradia en el papel de Mesías de las Brujas. El libro abarca dos aspectos fundamentales: la brujería como religión -o contrarreligión- y como actividad utilitaria, práctica, para resolver problemas agropecuarios y climáticos.

Además de exponer ásperos hechizos para enamorar, El evangelio de las brujas detalla una cosmogonía única, centrada en la mujer como origen y eje de la humanidad. No hay constancias de una visión similar en otras construcciones míticas.

Podríamos resumir de este modo el edificio mitológico del Evangelio de las brujas:

Diana es la reina de las brujas. Parió al hijo del Sol, su hermano (Lucifer). Como diosa lunar está asociada a Caín, quien vive en cautividad. Las viejas brujas eran mujeres oprimidas por el hombre. Se rebelaban en secreto orquestando orgias en honor a Diana, las cuales eran vistas por la iglesia católica como un culto a Satanás. Diana no solo es la diosa de las brujas, también la creadora del universo -tercer capítulo-. Tras el nacimiento de su hijo Lucifer, Diana se transforma en gato y lo seduce, para concebir a Aradia, su hija, enviada para enseñar la magia a elemental a las mujeres sometidas. Las discípulas de Aradia son las primeras brujas y continuaron el culto a Diana.

Bibliográficamente, El evangelio de las brujas está lleno de oscuridades y luces esquivas. Sus quince capítulos no son una traducción fiel del Vangelo de Maddalena. Por el contrario, abundan las anotaciones de Charles Leland sobre sus mitos y narraciones. Incluso se advierte una mano femenina detrás de ciertos conceptos. El medievalista Robert Mathiesen opina que El evangelio de las brujas no sólo está basado en el Vangelo, sino en los propios comentarios y explicaciones de la misteriosa Maddalena.

Charles Leland, tras un árido estudio del asunto, conjetura lo siguiente:

Las brujas, incluso hoy, forman un sociedad secreta, fragmentada, que ellas llaman Antigua Religión. Poblaciones enteras de la región de Romaña practican este culto ancestral. La existencia de una religión supone la existencia de una Escritura. En tal caso se puede aceptar que el Evangelio de las Brujas es ciertamente una obra inmemorial.


Es oportuno señalar que la brujería fue perseguida no ya como una expresión anti-católica, sino como movimiento revolucionario. Las brujas fueron quemadas por brujas, pero también por insinuar algo más: una religión subterránea, antiquísima, arraigada en la matrix de los pueblos antiguos, y cuya única raíz visible eran sus festividades, por cierto, asimiladas vorazmente por los cultos oficiales.

No es curioso advertir la figura de Lilith detrás de este misterio. Una deidad desterrada por Dios, exiliada por no someterse al deseo de Adán, y condenada a una sucesión de partos ilimitados y abominables pulsiones hematófagas; bien puede convertirse -cambiando la fuente- en la punta de flecha de una resistencia cultural que revalorice a la mujer.


Copia y pega el enlace en tu navegador para leer online o descargar Aradia, el evangelio de las brujas.
  • http://es.scribd.com/doc/2240438/Leland-Charles-G-Aradia-Evangelio-de-las-Brujas



Más libros prohibidos:
El resumen del libro de Charles Leland: Aradia, el evangelio de las brujas (Aradia or The Gospel of the Witches) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

7 comentarios:

GatoNegro dijo...

¿el primer esbozo sobre una mitología wicca completa? No, el evangelio de las brujos responde a algo más antiguo y que aún se practica: la Stregheria. Es una religión diferente a la wicca, pero que sirvió de influencia para la wicca en sí.

Raven dijo...

Con cuerdo con gato negro, tienes más documentos como estos me interesa mucho...
Raven

Anónimo dijo...

Me gustaría que me dijeses donde puedo comprar libros sobre la Stregheria, en español, quiero documentarme, te lo agradecería mucho, estoy muy interesado.

Anónimo dijo...

Lamentablemente el libro fue borrado del link indicado, habria alguna posibilidad que lo re-suban a algun servidor para descargarlo?

Gracias

Anónimo dijo...

Me interesa mucho leerlo

Anónimo dijo...

Me gustaría saber si lo puedo conseguir

Anónimo dijo...

Es cierto aue un aquelarre esta conpuesto por doce brujas y el diablo?