¿Qué sucedió durante la lucha entre Gandalf y el Balrog?


¿Qué sucedió durante la lucha entre Gandalf y el Balrog?




¿Qué sucedió exactamente durante la pelea de Gandalf con el Balrog?

Gandalf cubre esto en su mayor parte en el capítulo 5 de Las dos torres [El jinete blanco]. Da una descripción bastante clara de los eventos que ocurrieron y cómo llegaron desde los «pozos más profundos hasta el pico más alto»:


[Mucho tiempo caí, y él cayó conmigo. Su fuego me envolvía, quemándome. Luego nos hundimos en un agua profunda y todo fue oscuro. El agua era fría como la marca de la muerte: casi me hiela el corazón.

—Profundo es el abismo que franquea el Puente de Durin —dijo Gimli— y nadie lo ha medido.

—Sin embargo tiene un fondo, más allá de toda luz y todo conocimiento —dijo Gandalf—. Al fin llegué allí, a los más extremos cimientos de piedra. Él estaba todavía conmigo. El fuego se había apagado, pero ahora era una criatura de barro, más fuerte que una serpiente constrictora. Luchamos allá lejos bajo la tierra viviente, donde no hay cuenta del tiempo. Él me aferraba con fuerza y yo lo acuchillaba, hasta que por último huyó por unos túneles oscuros. Llegamos a la Escalera Interminable... ascendiendo desde el pozo más profundo hasta el pico más alto, en espiral ininterrumpida, muchos miles de pasos, hasta que finalmente desembocamos en la Torre de Durin tallada en la roca viva de Zirak-zigil.

Allí, sobre Celebdil, había una ventana solitaria en la nieve, y ante ella había un espacio estrecho, un nido de vértigo sobre las brumas del mundo. El sol brillaba ferozmente allí, pero todo abajo estaba envuelto en nubes. Saltó, e incluso cuando yo venía detrás, estalló en una nueva llama. No había nadie para ver, o de otro modo en edades posteriores se seguirían cantando canciones de la Batalla de la Cima. Pero, ¿qué dirían en la canción? Los que observaran desde lejos pensarían que la montaña estaba coronada por la tormenta. Truenos y relámpagos, dirían, golpearon a Celebdil y saltaron hacia atrás quebrados en lenguas de fuego. ¿No es eso suficiente? Un gran humo se elevó a nuestro alrededor. El hielo cayó como lluvia. Derribé a mi enemigo, y este cayó y rompió la ladera de la montaña, donde lo golpeó en su ruina. Entonces la oscuridad me llevó.
]


Gandalf nos dice que, después de llegar al lago subterráneo, él y el Balrog lucharon en las profundidades hasta que encontraron la Escalera Interminable, después de lo cual siguieron lucharon mientras subían hasta la cima de la montaña. Allí, la batalla alcanzó su clímax, y Gandalf derribó a su oponente y lo derrotó. Sin embargo, esto se produjo a costa de su propia vida. El espíritu del mago fue llevado a las Tierras Imperecederas, pero pronto fue devuelto para que completara su misión. Por pedido de Galadriel, Gwaihir [El Señor de los Vientos] voló a buscar su cuerpo y lo llevó desnudo a Lothlórien, donde renació como Gandalf El Blanco [ver: Gandalf, como Señor del Anillo, sería peor que Sauron]

La Batalla de la Cima es una parte de la historia, porque la lucha entre Gandalf y el Balrog duró mucho más. Repasemos algunos datos cronológicos del Apéndice B [La cuenta de los años (The Tale of the Years)]:

15 de enero: Puente de Khazad-Dum y caída de Gandalf. La Compañía llega a Nimrodel a altas horas de la noche.

17 de enero: La Compañía llega a Galadon por la tarde.

23 de enero: Gandalf persigue al Balrog hasta la cima de Zirak-zigil.

25 de enero: Derriba al Balrog y muere. Su cuerpo yace en la cima.

14 de febrero: El espejo de Galadriel. Gandalf vuelve a la vida y cae en trance.

16 de febrero: Adiós a Lorien. Gollum, escondido en la ribera occidental, observa la partida.

17 de febrero: Gwaihir lleva a Gandalf a Lórien.

Así que, presumiblemente, Gandalf y el Balrog cayeron en las aguas profundas en algún momento del 15 de enero. Si bien la caída era larga, sería extraño que tardaran hasta el 16 de enero, o más, en llegar al fondo. Luego lucharon durante un período de tiempo desconocido antes de que el Balrog huyera y Gandalf lo persiguiera a través de los túneles y luego por la Escalera Interminable. El 23 de enero, después de OCHO DÍAS de lucha, persecución y escalada, Gandalf y el Balrog llegaron a la Torre de Durin y reanudaron el combate en la cima de Zirak-zigil. Entonces, Gandalf todavía estaba vivo cuando la Compañía le dijo a Galadriel y Celeborn que el mago estaba muerto [ver: ¿Gandalf podría haber derrotado a Sauron?]

Gandalf mató al Balrog el 25 de enero y luego murió. Su cuerpo volvió a la vida el 14 de febrero, después de estar muerto durante 20 días. ¿Qué sucedió durante esos 20 días?

En cualquier caso, esas fechas deben recordarse al leer el relato de Gandalf sobre la batalla con el Balrog:

15 de enero [Mucho tiempo caí, y él cayó conmigo. Su fuego me envolvía, quemándome. Luego nos hundimos en un agua profunda y todo fue oscuro. El agua era fría como la marca de la muerte: casi me hiela el corazón]

15 al 23 de enero: [Al fin llegué allí, a los más extremos cimientos de piedra. Él estaba todavía conmigo. El fuego se había apagado, pero ahora era una criatura de barro, más fuerte que una serpiente constrictora. Luchamos allá lejos bajo la tierra viviente, donde no hay cuenta del tiempo. Él me aferraba con fuerza y yo lo acuchillaba, hasta que por último huyó por unos túneles oscuros. Llegamos a la Escalera Interminable... ascendiendo desde el pozo más profundo hasta el pico más alto, en espiral ininterrumpida, muchos miles de pasos, hasta que finalmente desembocó en la Torre de Durin tallada en la roca viva de Zirak-zigil]

23 al 25 de enero: [Allí, sobre Celebdil, había una ventana solitaria en la nieve, y ante ella había un espacio estrecho, un nido de vértigo sobre las brumas del mundo. El sol brillaba ferozmente allí, pero todo abajo estaba envuelto en nubes. Saltó, e incluso cuando yo venía detrás, estalló en una nueva llama. Derribé a mi enemigo, y este cayó y rompió la ladera de la montaña, donde lo golpeó en su ruina]

25 al 14 de febrero: [Entonces la oscuridad se apoderó de mí, y me desvié del pensamiento y del tiempo, y vagué lejos por caminos que no diré]

14 al 17 de febrero: [Desnudo, me enviaron de regreso, por un breve tiempo, hasta que termine mi tarea. Y desnudo me tendí en la cima de la montaña. Estaba solo, olvidado. Allí me quedé mirando hacia arriba, mientras las estrellas giraban, y cada día era tan largo como una edad del mundo. Débil a mis oídos llegó el rumor acumulado de todas las tierras. Y así, Gwaihir, el Señor del Viento, me levantó y me llevó]

Ahora bien, Gandalf dice que derribó a su enemigo, y que este golpeó contra la ladera de la montaña y murió. No hay indicios de cómo Gandalf finalmente mató al Balrog, pero como no perdió su espada, Glamdring, debemos asumir que logró conservarla durante la caída, la lucha en las profundidades, el ascenso, y en la cima de la montaña. Por lo tanto, probablemente la usó para matar al Balrog.

El propio Tolkien arroja algo de luz sobre la lucha entre Gandalf y el Balrog en la Carta #156:


[Porque para él (Gandalf) era un sacrificio morir en el Puente en defensa de sus compañeros, menos quizás que para un Hombre mortal o un Hobbit, ya que tenía un poder interior mucho mayor que ellos; pero también más, ya que sacrificarse constituye un acto de humillación y abnegación en conformidad con las «Reglas». De acuerdo a lo que Gandalf podía saber en ese momento, él era el único que podía dirigir exitosamente la resistencia contra Sauron y, al caer, toda su misión sería en vano. Se estaba entregando a la Autoridad que ordenó las Reglas y renunciando a la esperanza personal de éxito. Eso, debería decir, es lo que deseaba la Autoridad, como compensación por Saruman. Los «magos», como tales, habían fracasado; la crisis se había vuelto demasiado grave y necesitaba un aumento de poder. Entonces Gandalf se sacrificó, fue aceptado, mejorado y regresado.]


A partir de esto podemos sacar un par de conclusiones: la «promoción» de Gandalf [de Gris a Blanco] fue un resultado directo su sacrificio, y ese sacrificio fue necesario para que la «Autoridad» [es decir, Eru] pudiera intervenir [ver: El misterioso Anillo de Saruman]

Ahora bien, sabemos que Frodo estaba «destinado» a ser portador del Anillo. ¿Acaso Gandalf también estaba «destinado» a enfrentarse con el Balrog?

Queda claro que Gandalf inicialmente presionó a la Comunidad para que evitaran pasar por Moria, pero el grupo votó en contra y primero intentaron los pasos de montaña. También sabemos que Gandalf no estaba al tanto de cuál era específicamente la amenaza que existía en Moria, pero sabía que había algo. ¿Quería Gandalf descubrir la fuente de la amenaza en Moria? ¿Fue la intervención divina lo que lo llevó allí? ¿O fue simplemente una coincidencia que se encontrara con el Balrog y Gandalf lograra destruir posiblemente la mayor amenaza, además de Sauron, para la Tierra Media?

Lo cierto es que algunos sabían que había algo peligroso en Moria. Glóin lo advierte en el Concilio de Elrond:


[¡Moria! ¡Moria! ¡Maravilla del mundo del Norte! Demasiado profundo cavamos, y despertamos el miedo innombrable. Hace mucho que sus vastas mansiones han estado vacías desde que los hijos de Durin huyeron. Pero ahora hablamos de ello de nuevo con nostalgia y, sin embargo, con pavor; porque ningún enano se ha atrevido a cruzar las puertas de Khazad-dum durante muchas vidas de reyes, salvo Thrór, y pereció.]


En el contexto de la historia, el nombre que nadie [quiere] se atreve a decir en voz alta es el de Sauron, por lo que las palabras de Glóin [miedo innombrable] son una pista evidente sobre qué tipo de enemigos podrían esperarlos en Moria [ver: Khuzdul: la lengua secreta de los Enanos]

No creo que nadie en la Tierra Media supiera que el Daño de Durin, de hecho, era un Balrog [ver: Criaturas sin Nombre]. En la Carta #144, Tolkien escribe lo siguiente:


[El Balrog es un superviviente de las leyendas de la Primera Edad del Silmarillion. También lo es Shelob (ver: ¿Ungoliant y Shelob eran Maiar?). Los Balrogs, de los cuales los látigos eran sus armas principales, eran espíritus primitivos del fuego destructor, principales servidores del primitivo Poder Oscuro de la Primera Edad. Se suponía que todos habían sido destruidos en el derrocamiento de Thangorodrim, su fortaleza en el norte. Pero vuelven a encontrarse aquí; uno había escapado y se había refugiado bajo las montañas de Hithaeglin (las Montañas Nubladas). Es bastante evidente que solo el Elfo sabe de qué se trata, y Gandalf, por supuesto.]

Es interesante que Aragorn de algún modo previera que Gandalf estaría en peligro si entraba en Moria [ver: Aragorn, el Sendero de los Muertos y un pasaje a la Cuarta Dimensión]. Cuando Gandalf pregunta quién lo seguirá a Moria, Aragorn le advierte:


[Lo haré —dijo Aragorn pesadamente—. Me has seguido casi hasta el desastre en la nieve y no has dicho ni una palabra de reproche. Seguiré tu ejemplo ahora, si esta última advertencia no te conmueve. No es en el Anillo, ni en nosotros en lo que estoy pensando ahora, sino en ti, Gandalf. Y te digo: si cruzas por las puertas de Moria, ¡cuidado!]


El hecho de que Gandalf entre en Moria a pesar de la advertencia-profecía de Aragorn no significa que el mago no crea en ella. Celeborn y Galadriel discuten esto, y ella hasta parece sugerir que Gandalf tenía un propósito oculto al entrar en Moria:


[¡Ay! —dijo Celeborn—. Durante mucho tiempo hemos temido que bajo Caradhras durmiera el terror. Pero si hubiera sabido que los Enanos provocaron este mal en Moria nuevamente, te habría prohibido cruzar las fronteras del norte, tú y todos los que fueron contigo. Y si fuera posible, se diría al final que Gandalf cayó de la sabiduría a la locura, yendo innecesariamente a Moria.

Sería imprudente si dijeras eso —dijo Galadriel con gravedad—. Ninguna de las hazañas de Gandalf fue innecesaria. Aquellos que lo siguieron no conocían su mente y no pueden informar sobre su propósito completo.
]


Un argumento contrario podría ser que no hay indicios de que el Balrog sea una amenaza para la Tierra Media, al menos por el momento. Ha residido en Moria durante más de mil años en este punto de la historia, pero nadie en el exterior, salvo algunos Enanos, es consciente de su presencia. Ciertamente, Gandalf nunca menciona que abordar la amenaza del Balrog era parte de su razonamiento para pasar por Moria; de modo que la idea de que el mago estaba destinado a enfrentarse al Balrog, como mínimo, no formaba parte de sus planes generales.

Lo que sí queda claro es que Gandalf y Aragorn sabían [o intuían, sería mejor decir] que el mago estaría en peligro en Moria. No he encontrado ningún escrito de Tolkien que confirme que esto estaba destinado a suceder, pero eso estaría en línea con la forma en que funcionan los eventos importantes, como este, en El Señor de los Anillos. En otras palabras, creo que Gandalf siempre tuvo la intención de sacrificarse, aunque los detalles [como el Balrog] pueden haber cambiado si las cosas hubieran sido de otra manera.

Si bien a Tolkien no le gusta la alegoría [lo dejó en claro en numerosas ocasiones], ciertamente podemos ver el paralelo entre el sacrificio de Gandalf y la creencia cristiana en la [siempre planeada] muerte y resurrección de Jesús. Es poco probable que esto sea accidental.

Antes de intentar el paso sobre las montañas, bajo el pico de Caradhras, la discusión entre Aragorn y Gandalf continúa, y es reveladora a la luz de lo que sucedió más adelante:


[Gandalf olisqueó el aire y miró hacia atrás.

—El invierno está detrás de nosotros —dijo en voz baja a Aragorn—. Las alturas del norte son más blancas de lo que eran; la nieve cae sobre sus hombros. Es muy posible que los observadores de ese camino estrecho nos vean, y que algún malvado nos asalte; pero el clima puede resultar un enemigo más mortal que cualquier otro. ¿Qué piensas de tu rumbo ahora, Aragorn?

—No creo que nuestro curso sea bueno de principio a fin, como bien sabes, Gandalf —respondió Aragorn—. Y los peligros conocidos y desconocidos crecerán a medida que avancemos. Pero debemos continuar; y no es bueno que demoremos el paso de las montañas. Más al sur no hay pasos, hasta que se llega al Paso de Rohan. Pero, ¿quién sabe a qué lado sirven ahora los mariscales de los Señores de los Caballos?

—¡Quién lo sabe en verdad! —dijo Gandalf—. Pero hay otro camino, y no por el Paso de Caradhras: el camino oscuro y secreto del que hemos hablado. ¡Pero no volvamos a hablar de ello! Todavía no. No digas nada a los demás, te lo ruego, no hasta que quede claro que no hay otra manera.
]


En este punto podemos concluir que, originalmente, el plan de Aragorn era ir por las montañas, mientras que el plan de Gandalf era [¿desde el principio?] ir por debajo de las montañas, ya que temía ser avistado por enemigos. Más tarde, tras el fallido intento del paso cerca de Caradhras, es él quien propone que se dirijan a Moria, un camino temido por todos.


[El camino del que hablo conduce a las Minas de Moria —dijo Gandalf.

Solo Gimli levantó la cabeza; un fuego ardía en sus ojos. Todos los demás sintieron temor ante la mención de ese nombre.
]


Gandalf les asegura que una vez pasó por Moria y que puede guiarlos, aunque solo lo hará si todos aceptan voluntariamente ese camino. A esto le sigue una breve discusión donde Gandalf sostiene que la mayoría de los Orcos en Moria ya fueron destruidos o dispersados [ver: Cómo desaparecieron los Orcos de la Tierra Media]

Entonces, ¿Gandalf planeó pasar por Moria desde el principio, esperando que sea mejor que las otras alternativas, y logren escabullirse sin ser detectados? ¿Podría haber sabido [o esperado] que algo malo le había sucedido a Balin y que esto podría estar relacionado con el «miedo innombrable» que menciona Glóin en el Concilio de Elrond? Si es así, ¿cómo esperaba Gandalf viajar sin ser visto en Moria? Si ni siquiera consideraba la posibilidad de que ese «miedo innombrable» fuese una amenaza tan grande como demostraría ser, entonces el enfrentamiento con el Balrog definitivamente no formaba parte del plan.

La espada del mago, Glamdring, también nos brinda algunos detalles sobre la lucha entre Gandalf y el Balrog.

Glamdring fue una espada legendaria, hecha en la Primera Edad para el Rey Turgon. Es posiblemente la espada más antigua que existía en la Tierra Media en ese momento [Narsil se hizo para el rey Elendil en algún momento de la Segunda Edad]. Eso no significa necesariamente que Glamdring sea la más poderosa, pero el hecho de que haya sido forjada para el entonces Gran Rey de los Noldor significa que podía, al menos, ser efectiva contra cualquier criatura de Morgoth [ver: Morgoth vs. Sauron: ¿quién fue más poderoso?]

Glamdring, entonces, pertenecía al rey de Gondolin. Y si bien no sabemos con exactitud si las armas ordinarias podían herir a un Balrog, Glamdring es la mejor opción para intentarlo. Después de todo, cada muerte de un Balrog que se describe explícitamente en los libros es llevada a cabo por alguien que empuña una espada de Gondolin: Ecthelion, Glorfindel y Gandalf. No creo que esto sea casualidad.

Pero, en realidad, tampoco hay nada que indique que un Balrog no podía ser herido por armas ordinarias, excepto por la cita de Gandalf: «las espadas ya no sirven aquí». El mago no aclara que las armas de los demás no sirvan, y que la suya sí, sino que las espadas en general son ineficaces contra este tipo de enemigo. Pero eso también podría referirse a que el Balrog es demasiado poderoso para que lo enfrenten los otros miembros de la Comunidad [«este enemigo está más allá de cualquiera de ustedes»]. Además, Gandalf no quiere poner en peligro el Anillo Único. Más aún, todas sus acciones conducen a alejar lo más posible al Balrog del Anillo [ver: ¿Qué significa realmente la inscripción en el Anillo Único?]

Es interesante que un Gandalf agotado por la tensión de mantener al Balrog detrás de la puerta pudiera luchar durante ocho días con esta criatura, no solo en las profundidades, sino perseguirla [no era necesario hacerlo] hasta la cima de la montaña para acabar con ella. Eso te hace pensar en cuál sería el poder de un Gandalf completamente descansado [ver: Gandalf y la tercera ley de Clarke: la magia como forma avazada de tecnología]

Es en la escena del hechizo y contrahechizo entre Gandalf y el Balrog, al otro lado de la puerta, donde el mago parece comprender cabalmente la envergadura de su enemigo:


[Un Balrog —murmuró Gandalf—. Ahora entiendo.

Vaciló y se apoyó pesadamente en su bastón.

—¡Qué mala fortuna! Y ya estoy cansado.
]


Luego vemos a Gandalf usando su magia para evitar que el Balrog cruce el puente, pero no más después de eso. Eso no significa que no usara su magia durante los ocho días de lucha, pero creo que encontró que Glamdring era más útil contra un Balrog que quizás cualquier hechizo que pudiera lanzar.

En conclusión: sabemos que las espadas son eficaces contra los Balrogs, aunque quizás no las espadas ordinarias. Durante la batalla de Gondolin, una de las más épicas de la Primera Edad, muchos Balrogs fueron masacrados por Elfos que no usaban la magia, sino espadas. No sabemos si las espadas forjadas en Gondolin tienen alguna habilidad especial, más allá de sentir cuando los Orcos están cerca, pero evidentemente podían herir y matar Balrogs. Ecthelion, un héroe de Gondolin, mata a varios Balrogs antes de enfrentarse al capitán de estas criaturas, Gothmog, y matarse mutuamente.

Tampoco conocemos con gran detalle cómo se desarrolló la batalla entre Gandalf y el Balrog [Tolkien es intencionalmente vago aquí], pero sí que esta terminó con Gandalf derribando al Balrog, o al menos presionándolo para que cayera por la ladera de la montaña. La caída supuestamente lo mató. Esto es muy similar a cómo Glorfindel mata a un Balrog durante la batalla de Gondolin; de hecho, Tolkien probablemente tomó prestados fragmentos de esa historia para El Señor de los Anillos, ya que inicialmente no pensó en integrarlo con el Silmarillion.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artículo: ¿Qué sucedió exactamente durante la lucha entre Gandalf y el Balrog? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Análisis de «El Templo» de H.P. Lovecraft.
Tierra Media.
Tierra Media.

Relato de Henry Hasse.
Análisis de «El Montículo».
Relato de August Derleth.