Significado de los sueños más extraños


Significado de los sueños más extraños.




Lo curioso de los sueños extraños es que no se perciben como extraños mientras estamos soñando. Es recién cuando despertamos que nos damos cuenta de que algo en el sueño simplemente no estaba bien. Y si bien es cierto que todos los sueños son un poco extraños para los estándares de la vigilia, hay algunos que nunca los comentaríamos con alguien más [ver: Por qué todo parece lógico en tus sueños hasta que despertás]

Sigmund Freud propuso que los sueños son una expresión de lo que estás reprimiendo durante el día. Carl Jung, por otro lado, creía que los sueños proporcionan mensajes sobre partes o aspectos descuidados de nosotros mismos que necesitan ser reintegrados. En este contexto, muchos sueños simplemente surgen de una preocupación por las actividades del día, pero algunos ofrecen expresiones sumamente ricas y simbólicas, una especie de interfaz entre el consciente y el inconsciente que puede llenar los vacíos de nuestro autoconocimiento. Cuanto más rico y simbólico es un sueño, más extraño, incluso bizarro, nos parecerá al examinarlo a la luz del día [ver: 10 sueños más extraños que vas a tener en tu vida]

Existe un fenómeno muy interesante y habitual en los sueños conocido como Cognición Disyuntiva, en el que dos aspectos de la cognición no coinciden. Básicamente se produce cuando estamos soñando y nos damos cuenta que algo muy extraño está ocurriendo, algo que sencillamente no encaja, pero no logramos unir los puntos. Sin embargo, cuando despertamos y examinamos el sueño, nos damos cuenta claramente de esos aspectos extraños [ver: 6 preguntas fáciles para decodificar tus sueños]

La disyunción más frecuente es entre apariencia e identidad; por ejemplo, cuando soñamos con alguien que sabemos que es nuestro padre aunque no se parece a él. Es decir, cuando el soñador reconoce la identidad de un personaje de sus sueños, aunque su imagen no coincida con la real. Esto mismo, en la vigilia, es uno de los síntomas más evidentes de un brote psicótico [o de prosopagnosia, cuando el sujeto no reconoce el rostro de alguien que de hecho conoce bien], pero en los sueños parece formar parte de la normalidad. Lo hacemos todo el tiempo, incluso se lo hacemos al tiempo mismo.

En efecto, este fenómenos a menudo involucra la percepción del tiempo. De adulto, es bastante común soñar que uno se remonta a la infancia. En este caso, la edad percibida del soñador es disyuntiva. Es mucho menos habitual que suceda lo contrario, es decir, que de niños soñemos con ser adultos. Dentro de este aspecto del fenómeno disyuntivo se encuentran aquellos sueños con personas muertas, o con personas que hemos conocido en otras épocas de nuestra vida, las cuales aparecen e interactúan en el presente del sueño [ver: Significado de soñar con alguien que está muerto]

Las cosas más extrañas que suceden en nuestros sueños generalmente están relacionadas con la cognición disyuntiva, cosas que, a la luz del día, nos parecen tan decididamente bizarras que no podemos creer que no nos hayamos dado cuenta que estábamos soñando. De hecho, a nuestra mente conciente le resulta tan difícil descifrar estos códigos simbólicos que muchas veces ni squiera puede aproximarse del todo al argumento y a la continuidad de un sueño determinado, generando baches enormes en la memoria y la sensación de que el recuerdo del sueño, o de uno de sus aspectos más importantes, se agita en la punta de la lengua, pero no podemos desbloquearlo. Por eso rara vez sabemos cómo empiezan y terminan nuestro sueños [ver: Cómo empiezan y terminan realmente nuestros sueños]

Ahora bien, ¿cómo puede ser que, en un sueño, sepamos que tal o cual personaje es nuestra madre [o nosotros mismos, por tal caso] si no parecen serlo físicamente? La forma en que este hipotético soñador vio a su madre en sueños, con el aspecto de otra mujer, pero sabiendo que es su madre, expresa una mirada desde el punto de vista emocional, y puede reflejar simbólicamente el tipo de relación que tenía con su madre o consigo mismo.

Es muy interesante como estos fenómenos oníricos se transformarían en un verdadero problema en la vida real, como el Síndrome de Capgras, por el cual una persona puede sentir que un pariente cercano es en realidad un impostor. Las características del familiar son reconocibles, pero la identidad de la persona no. En los sueños esto suele ser frecuente, y no constituye ni siquiera una señal de alerta que nos indique que estamos soñando.

En general, los sueños extraños tienen una función. Usan argumentos bizarros y efectos desconcertantes para hacernos recordar y enfocar nuestra atención en algo que hemos estado bloqueando. Y cumplen esa función con mucha eficiencia, tanto es así que todos podemos recordar nuestros sueños extraños, pero interpretarlos y comprenderlos puede resultar un poco más complicado [ver: 10 patrones universales para entender tus sueños y pesadillas]

Algunos de los sueños extraños más comunes incluyen la caída de dientes [temor a envejecer o la muerte], caídas [pérdida de confianza o amenaza a la seguridad] y desnudez pública [sentimientos de vulnerabilidad o exposición]. Estos son ejemplos de sueños arquetípicos que atraviesan a todas las culturas y personas. Otros, sin embargo, son mucho más personales; reflejan los pensamientos y sentimientos subyacentes del soñador; de manera tal que su extrañeza está teñida de estos factores personales.

El caracter personal de los sueños hace que sea muy difícil dar una explicación genérica, más allá de los arquetipos. Por ejemplo, los objetos y personas de la vida cotidiana bien pueden transformarse en símbolos dentro de un sueño, pero su significado varía de persona en persona. Pensemos en un tigre soñado. Seguramente tendrá un significado muy distinto para un veterinario que trabaja en un zoológico que para un niño o un carpintero. Es solo al examinar cada elemento del sueño y buscar paralelos entre asociaciones que podemos descifrar su significado.

Si últimamente has tenido uno de estos sueños extraños, incluso si inicialmente no tiene sentido para ti, es importante que medites en él. Deja que permanezca en tu consciencia. No te aferres a él, tratando de preservar sus detalles. Pero tampoco lo dejes escapar. Lo que quede en tu memoria es lo único importante, porque ese es el mensaje que el sueño está tratando de darte [ver: Aprender a recordar tus sueños]

Si bien aquí estamos hablando de sueños inconfesables, aquellos que nos avergüenzan tanto que no nos atrevemos a comentárselos a alguien más, también hay que decir que una de las formas más eficientes de entender el significado de un sueño es contándoselo a otra persona. A menudo somos ciegos a nuestros propios problemas y asociaciones, pero alguien más puede ver las cosas objetivamente. Otra manera de abordar el significado de un sueño, sobre todo si es un sueño extraño, es pensar él como si cada aspecto, cada objeto y persona que aparece en él, fuera una parte tuya. Entonces podemos observar con más detenimiento qué podría estar tratando de decirte sobre tí mismo.

Los sueños extraños a veces nos distraen con cuestiones espectaculares o simplemente aterradoras, lo cual puede hacernos cambiar el enfoque cuando queremos interpretarlo. Para evitar poner el acento en aspectos secundarios podemos resumir el sueño en una serie de palabras, asociaciones y dobles sentidos. Es un ejercicio simple y muy eficaz: esencialmente debes resumir lo que recuerdas de tu sueño extraño en cinco palabras o menos. Supongamos que soñamos que estamos en casa, con nuestra familia, y de repente vemos que un intruso cruza la sala de estar y entra al baño con absoluta normalidad. Bien, aquí podríamos resumirlo del siguiente modo: hogar [seguridad], familia [afectos], intruso [amenaza], baño [intimidad]. Todos estos elementos tienen su importancia para el soñador, y si este los analiza de este modo seguramente podrá interpretar el mensaje [ver: Dreamwalking: cuando alguien extraño entra en tus sueños]

Claro que hay sueños más extraños que este, mucho más extraños, tanto que ni siquiera se los contaríamos a nuestro psicoanalista; sueños tan extraños que hasta qusiéramos nunca haberlos tenido, y mucho menos tener que recordar y pensar en ellos. Sin embargo, omitir este tipo de sueños puede volverlos sueños recurrentes, precisamente porque no estamos captando el mensaje que nuestro subconsciente está tratando de enviarnos [ver: ¿Por qué siempre sueño con la misma persona?]

A nuestro subconsciente no le importan demasiado los argumentos. No está tratando de contarnos una historia, sino enviarnos un mensaje, y para hacerlo lo coloca en un contexto [a veces incluso en segundo plano], que bien podemos malinterpretar como una narrativa. Sin embargo, nuestra mente consciente sí puede descubrir estos patrones y asociaciones aparentemente ilógicas que conducen, eventualmente, a la resolusión del misterio. En definitiva, analizar un sueño extraño es como resolver un problema.

Entonces, ¿por qué tenemos sueños extraños a veces?

Gran parte del procesamiento de la memoria ocurre durante el sueño, donde el cerebro está archivando nuevos recuerdos, decidiendo cuáles almacenar y cuáles descartar. Para eso, revisará todos esos archivos [a veces los que acabas de subir, y otros realmente viejos], tratando de encontrar algo útil. ¿Útil? ¿Útil para qué? Bueno, útil en términos de recuerdos asociados que sean relevantes para eventos recientes en tu vida. Durante este repaso, los centros emocionales están activos, mientras que las partes del cerebro responsables del pensamiento lógico están menos activas. Por lo tanto, tendría sentido que los recuerdos que usa el cerebro durante el sueño estén cargados emocionalmente y completamente desprovistos de una narrativa lógica [ver: Sueños que no son sueños: el pozo más profundo de tu subconsciente]

Los sueños extraños nos dejan sintiéndonos un poco inquietos y anhelando una explicación. El problema es que no solo el significado del sueño es importante, sino también el proceso de unir las piezas del rompecabezas. A nivel superficial podemos asumir que un sueño no tiene sentido y descartarlo como una tontería, sin embargo, eso también implica descartar un mensaje subyacente que puede ser muy valioso. Darle la espalda a un sueño extraño solo seguirá alimentando el volumen de esos aspectos de nosotros mismos que el subconsciente está tratando de llevar a la superficie.

Los sueños extraños son siempre, en todos los casos, sueños vívidos, a veces solo inusuales y otras alarmantes. El hecho de que tengas un sueño extraño y aterrador no significa que estés haciendo algo mal, tampoco que vaya a ocurrirte algo malo. Significa que estás pasando por una situación difícil, una situación que, a veces, no estás experimentando conscientemente durante el día. Todo lo que tu cuerpo y tu cerebro recogen se manifiesta en tus sueños, solo que nuestro subconsciente tiene una forma muy extraña de retratar estas experiencias [ver: ¿Por qué no recordamos nuestros sueños?]

Generalmente los sueños extraños están relacionados con algún tipo de disociación. Una de las formas en que lidiamos con un momento difícil, angustiante, es disociándonos de él; y la disociación siempre requiere mucha energía. Es normal que la persona se sienta más cansada que de costumbre [es importante reconocer ese tipo de fatiga]. También hay mucha ansiedad, mucha ira, y todo eso puede contribuir a tener sueños extraños muy vívidos. Lo más importante aquí es no darles la espalda. Hay que meditarlos, comentarlos con alguien de confianza o con un profesional; eso nos obliga a sacarlos de su contexto, la mente, y ponerlos en palabras, las cuales bien pueden brindarnos asociaciones que nos acerquen a su verdadero significado.




Diccionario de sueños. I El lado oscuro de la psicología.


Más literatura gótica:
El artículo: Significado de los sueños más extraños fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción y consultas escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de William F. Harvey.
Análisis de «La araña» de H.H. Ewers.
Poema de James Hervey.

Relato de Georg Heym.
Análisis de «El Caos Reptante» de Lovecraft.
Análisis de «La Tumba» de Robert Blair.