El suicidio de Stanley Uris


El suicidio de Stanley Uris.




Stanley Uris es probablemente el personaje más desconcertante de la novela de Stephen King: IT, por el hecho de que ser el único que se suicida cuando los recuerdos de su infancia en Derry regresan. ¿Por qué? Después de todo, los encuentros de los otros seis miembros del Club de los Perdedores con IT fueron tan malos como los de Stan, y no los llevaron a tomar una decisión tan drástica. Algo en particular empujó a Stanley Uris al límite, pero Stephen King se abstiene de explicar qué; no obstante, deja algunas migajas que intentaremos recoger diligentemente (ver: Georgie vs. Pennywise: el sótano arquetípico)

En este punto podemos plantear dos posibilidades:

a- Stan Uris es el miembro más escéptico del Club de los Perdedores, alguien que confía en la lógica y la razón más que nadie. Después de todo, es el último en aceptar que Pennywise realmente existe (ver: ¿Qué es «IT» en realidad?). Paradójicamente, esa mentalidad robusta en términos lógicos lo vuelve demasiado frágil emocionalmente como para enfrentarlo por segunda vez [ver: ¿Por qué «todos flotan» en Derry?]

b- Stephen King da a entender que Stanley Uris es el único que de alguna manera sabe que IT es hembra [¡y que estaba embarazada!], algo que Bill, Richie y Ben advierten en su segundo encuentro con Pennywise como adultos. Por lo tanto, Stan Uris eligió la muerte antes que regresar a Derry para enfrentar un terror que, según su experiencia, podría multiplicarse indefinidamente.

La primera sugerencia probablemente sea cierta, pero la segunda también lo es, y acaso una tercera, que exploraremos más adelante.

El Stanley Uris de 1958 es descrito como un chico pulcro, formal. Es uno de los pocos chicos judíos en la escuela, algo que lo convirtió en una de las víctimas favoritas de Henry Bowers y otros matones. No solo los malos encuentran en su condición de judío un punto de apoyo para ser simplemente crueles con él; las bromas de Richie, aunque no sean malintencionadas, también tienen que ver con esto. Si bien la familia Uris es judía, no siguen la práctica de manera muy estricta, tal es así que Stan ni siquiera sabe exactamente qué significa ser kosher, asistiendo a la sinagoga en Bangor solo para las fiestas importantes como Yom Kippur.

Stephen King no profundiza demasiado en este aspecto, pero Stan Uris parece tener una relación cercana con sus padres, aunque estos parecen presionarlo mucho. En cierto momento, Bill y Eddie afirman que es típico que los judíos tengan narices grandes y mucho dinero, pero que Stan tenía una nariz normal y nunca parecía tener suficiente dinero (ver: «IT»: el gran cuento de hadas moderno)

Stephen King describe a Stanley Uris como un chico metódico, tal es así que su pasatiempo favorito es la observación de aves; de hecho, rara vez se despega de su libro de aves, el cual será su arma principal para luchar contra IT. En todo momento se lo retrata como alguien muy maduro para su edad, y con algún grado de obsesión por la higiene personal. También es el más escéptico el grupo, lo cual es curioso, porque esto termina teniendo un efecto contrario al esperable: es el más temeroso de los Perdedores por ser incapaz aceptar los acontecimientos a su alrededor desde el principio.

En esencia, Stanley Uris está aterrorizado de creer que IT es real. En la novela [y en este artículo solo nos referimos al libro], se lo muestra con un extraño sentido del humor que el resto del grupo no entiende la mayoría de las veces.

El espíritu racional de Stan lo hace reacio a contarle a los demás su encuentro con IT. Recién lo menciona cuando ayuda a Beverly Marsh a lavar los trapos manchados de sangre de su propio encuentro con IT en el lavadero (ver: Beverly Marsh: el mito de Blancanieves en «IT»). Como Richie, Stan Uris intenta tranquilizarse diciéndose que su encuentro fue un sueño, y más adelante trata de convencerse a sí mismo de que había sufrido un ataque epiléptico de algún tipo, ya que era más fácil aceptar esto que la posibilidad de que IT fuera real.

El encuentro de Stan Uris con IT ocurre un día cuando está observando aves en el parque, donde está el tanque de agua. La puerta del tanque está abierta y, movido por la curiosidad, decide aventurarse y echar un vistazo. Mientras sube las escaleras oye pasos y luego ve sombras. La puerta detrás de él se cierra de golpe. Una voz comienza a llamarlo, alegando que son los muertos [más tarde especula que podrían ser los niños que se había ahogado en el tanque]. Aterrorizado, abraza su libro de aves, y empieza a recitar tantos nombres de pájaros como puede recordar. Extrañamente, esto parece hacer que la puerta se abra, lo que finalmente le permite volver al parque. Sin embargo, cuando voltea la cabeza, ve una mano haciendo un gesto de invitación para que regrese.

La mentalidad racional de Stanley Uris es útil para el pensamiento lógico, científico, pero totalmente inadecuado para procesar lo sobrenatural. Stan sencillamente tiene una gran dificultad para aceptar la existencia de IT, por ejemplo, cuando el grupo observa el álbum de fotografías y las imágenes de repente cobran vida. Stan no puede lidiar con lo que acaba de ver, se cierra sobre sí mismo, comienza a repetir no y a negar lo que ha visto. Recién lo acepta, o mejor dicho, lo admite, cuando Bill le dice que todos los demás lo han visto también.

Ya en las alcantarillas, Stanley Uris es quien se siente más incómodo y aterrorizado, curiosamente, no tanto por IT, sino por el hecho de estar sucio y desorientado. Al salir de las alcantarillas después de derrotar a IT por primera vez, Stan deja el grupo momentáneamente para recuperar una botella de Coca Cola desechada. La rompe en una roca cercana y usa un fragmento del vidrio para cortar las palmas de todos para realizar el Juramento de Sangre. Incluso en este momento hace una broma, diciendo que sería mejor cortarse las muñecas que la palma de la mano, un presagio de su suicidio como adulto. De hecho, Bill considera detenerlo porque no está seguro si su amigo está bromeando o no.

Después de que todas las palmas de los Perdedores sangran, se dan la mano en círculo y Bill insiste en que hagan un pacto: todos regresarían a Derry para luchar una vez más y derrotar a IT de una vez por todas (ver: 9 cosas que no sabías sobre el payaso de IT)

El Stanley Uris adulto de 1985 es un contador exitoso y está felizmente casado con Patricia, una mujer atractiva y amorosa, con quien intentó tener hijos durante mucho tiempo pero sin éxito. Stephen King añade que, a pesar de haber visitado a muchos especialistas, ambos son perfectamente sanos y no hay razón para que Patricia no quede embarazada. Stan es parcialmente consciente de sus experiencias pasadas, y también que estas son la razón por la que él y su esposa no pueden concebir (ver: Jack y Danny Torrance: un cuento de hadas en el Overlook Hotel)

Esta consciencia a medias está directamente relacionada con su suicidio. Cuando Mike lo llama para decirle que IT ha regresado a Derry y que todos tendrían que volver para luchar contra él, los recuerdos de Stanley Uris regresan de inmediato, a diferencia de los demás. Después de la llamada telefónica, le dice a su esposa que tomará un baño. Patricia eventualmente encuentra extraño que Stan se bañara tan tarde y va a preguntarle si todo estaba bien. Allí, observa que Stan se ha cortado las muñecas en forma de T. Con su propia sangre escribe la palabra IT en la pared del baño.

Aquí hay un detalle posterior que echa algo de luz sobre el suicidio de Stanley Uris.

Más adelante en la historia, cuando los Perdedores están reunidos en la biblioteca de Derry, sus recuerdos empiezan a volver, y las heridas que se habían hecho en las palmas, durante el juramento, empiezan a abrirse. En otras palabras, cuando los Perdedores recuperan sus recuerdos, las heridas se abren. En este contexto, Stanley Uris lo recuerda todo la misma noche en la que recibe la llamada de Mike, por lo tanto, es lícito suponer que sus heridas en la mano se abrieron mientras estaba bañándose. 

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Stan fue al baño con la intención de suicidarse en primer lugar, o fue allí, cuando su herida se abrió, que decidió continuarla sobre su muñeca, formando así una T.

Stan Uris siempre fue el más consciente de los Perdedores. Siempre fue el más honesto, el más adulto. Es significativo que su encuentro con IT en el parque se describe como más que aterrador. Stan lo encuentra ofensivo. La existencia de IT ofende su sentido del orden natural del universo. Recordemos que su afición era la observación de aves, lo cual consiste en detectar, registrar el avistamiento y confirmar la especie. De adulto se convirtió en contador. Una profesión que exige precisión. Cuando era niño, la mente de Stan todavía era lo suficientemente flexible como para aceptar a medias la existencia de IT. Como adulto, su mente es mucho más rígida, de manera tal que no tiene herramientas para procesar el regreso de IT.

Tomemos en cuenta las profesiones del resto de los Perdedores: Bill se convirtió en autor de ficción, Beverly en diseñadora de moda, Ben en arquitecto, Richie en humorista... Solo Eddie y Stan eligen profesiones que no dependen de la creatividad [descarto a Mike por ser un caso aparte]. En la edad adulta, la mayoría de las personas pierden la flexibilidad intelectual de la niñez. En el caso de Stanley Uris, esto resultó ser fatal. La llamada telefónica de Mike barrió la amnesia protectora con la que los Perdedores habían revestido su pasado, y el mundo ordenado y lógico de Stan se deshizo en mil pedazos.

Es decir que Stan Uris no pudo afrontar de adulto lo que apenas pudo afrontar de niño. El peso de su incredulidad era demasiado grande para levantarlo. Por otro lado, tampoco podía negar la realidad esencial de la situación. Y en lugar de aceptarla y lidiar con ella, opta por el suicidio; una salida triste, sin dudas, pero comprensible en alguien que no puede luchar contra algo que NO DEBERÍA existir.

Stanley Uris nunca se recuperó del trastorno de estrés postraumático tras la lucha con IT en las alcantarillas, donde Pennywise casi le mordió la cara. En la novela de Stephen King, el encuentro de cada personaje con el IT actúa como un paralelo con los mayores miedos de cada uno, y el trauma de Stan a lo largo de su vida se revela sutilmente como víctima del antisemitismo. Esto se explica en la dura historia de vida su esposa, Patricia, justo cuando la trama conduce a su suicidio.

Stanley Uris es el Perdedor que menos conocemos. Su suicidio establece gran parte del tono de la mitad de la historia de los demás como adultos, y les da a los sobrevivientes la sensación de que una segunda pelea contra IT es en gran medida una batalla perdida. Stan era un pilar del grupo. Su naturaleza dócil a menudo modera la personalidad más grandilocuente de Richie y, en general, apoya a todo el grupo de amigos con su presencia. El vacío que crea con su muerte es profundo, y lo sienten los demás mientras luchan no solo por sus vidas, sino también por las vidas de los niños de Derry.

Stephen King pinta una imagen a la vez hermosa y melancólica de la vida adulta de Stan Uris, un hombre tierno, metódico y responsable que adora a su esposa. Juntos, Stan y Patty son felices y viven una relación sana. Por supuesto, hay problemas. Stan y Patty no pueden concebir a pesar de que ninguno de ellos es infértil. Es interesante que Stan, además de Mike, el que mejor recuerda su infancia, sea propenso a decir cosas crípticas que su esposa no entiende completamente, como La Tortuga no pudo ayudarnos.

¿Stanley Uris tenía el resplandor [poderes psíquicos en la nomenclatura de Stephen King]?

Hay algunos aspectos interesantes que podemos repasar para responder esta pregunta. Discutámoslos en el orden cronológico de la vida de Stan tal como se nos presenta en la historia.

Repasemos el primer encuentro con IT de cada personaje:

Bill: la imagen de Georgie en su habitación y la sangre que sus padres no pudieron ver [no, la muerte de Georgie no es el primer encuentro; Bill no estaba allí y no sabía quién había matado a su hermano en ese momento]

Ben: la momia en el río helado, con los globos flotando en el viento.

Bev: la sangre en el fregadero [volveremos a esto más adelante]

Richie: la estatua de Paul Bunyan en el centro de la ciudad.

Mike: el pájaro en la herrería [también discutiremos este encuentro con más profundidad].

Eddie: el leproso debajo del porche.

Y luego tenemos a Stanley Uris, atraído al tanque por los niños muertos. No solo escapa de la habitación cerrada sobrenaturalmente, sino que lo hace por su propia fuerza de voluntad. Stan es el único Perdedor que no solo sobrevivió a un encuentro con IT escapando, sino que se defendió, solo, y triunfó.

Usó su libro como escudo, recitó todos los pájaros que conocía, dirigiendo su fuerza mental a un punto de enfoque que tal vez infundió miedo en IT, o al menos cierto grado de perplejidad y confusión. En este punto, Stephen King describe a un chico discriminado, acosado por matones, que simplemente tuvo demasiado. De repente, Stan se vuelve más erguido, y hasta parece más alto mientras grita los nombres de las aves que recuerda. Esto produce una vacilación, e incluso el retroceso de los niños ahogados que, en ese momento, ya estaban por descender sobre él.

Eventualmente, Stan logra salir, pero apenas. Esto dice mucho sobre su habilidad como alguien con el Resplandor. Pudo protegerse sin ayuda y escapar. Ningún otro Perdedor puede decir eso. Bill huye de la habitación y cierra la puerta detrás de él. Ben se despierta de su estado de trance por el silbato de la fábrica que rompe su parálisis. Bev huye del baño para buscar a su padre. Richie casi es cortado por la mitad por un hacha de plástico, pero escapa. Eddie es capaz de dejar atrás al Leproso y llegar lo suficientemente lejos para que este deje de perseguirlo.

Pero, ¿qué ocurre con Mike en la herrería?

Bueno, inquisitivo lector, examinémoslo más de cerca. Mike está atrapado en la chimenea, el pájaro gigante bloquea la única salida. Utiliza trozos de cerámica que se han caído del interior de la tubería a lo largo de los años como proyectiles contra el pájaro. Acierta en una pata, y algunos golpes en las plumas. Entonces, Mike toma la última pieza, y siente que algo más está empujando su brazo para lanzar el proyectil final. Este es el que marca la diferencia, permitiéndole escapar.

¿Entonces?

No se menciona ninguna fuerza externa que haya ayudado a Stanley Uris.

No estoy tratando de menospreciar los logros extraordinarios de los otros Perdedores, en todo caso, intento resaltar la singularidad de Stan en un grupo de personalidades ya de por sí excepcionales.

El encuentro de Beverly Marsh con IT se convierte en uno de los lazos rituales que unen al grupo. Ella le cuenta su historia a Ben, Eddie y Stan, y es este último quien sugiere que vayan a echar un vistazo juntos. Se establece en el libro que quizás solo Stan entendía el peso real de lo que estaban haciendo al limpiar la sangre como grupo, que solo él realmente entendía la gravedad de la situación. Al final, la limpian. No pueden hacerlo del todo bien debido a la mala calidad del papel tapiz, pero incluso entonces el poder de la sangre se ve mermado. ¿Porque es esto importante?

En este punto, Stanley Uris ya ha demostrado que tiene una habilidad superior a la de los demás durante su encuentro privado con IT. Teniendo esto en cuenta, y el hecho de que él es quien sugiere que intenten limpiar la sangre, lo sitúa como un «disgregador» [en el multiverso de Stephen King, alguien con poderes similares al resplandor] al igual que Ted Brautigan. Su presencia le permite al grupo, y especialmente a Bev, enfrentar el horror de la sangre y limpiarla, eliminando el poder que tenía sobre ella.

Y aquí viene un agujero interesante, aunque cuando se toma en consideración lo que hemos mencionado hasta ahora, realmente no se trata de un agujero en la trama. ¿Por qué demonios Stan recuerda a Bill Denbrough ANTES de la noche de las siete llamadas telefónicas? Todos los demás tienen un vacío total sobre los acontecimientos de Derry y los otros Perdedores. El marido de Bev está leyendo el libro de Bill, pero ni siquiera ella establece la conexión. Sin embargo, Stanley Uris descubre que su amigo de la infancia se ha convertido en escritor y comienza a leer sus novelas mucho antes de que Mike haga las llamadas telefónicas. De hecho, está leyendo el libro más reciente la noche de las llamadas telefónicas y su suicidio.

Hay otras pistas en su vida adulta. Stanley Uris eligió a qué ciudad ir a vivir aparentemente al azar. Y el resto de su buena fortuna se basó en esa decisión. Mientras que los otros Perdedores optan por sus carreras por habilidad y suerte, solo Stan lanza una puñalada ciega hacia el futuro y tiene éxito. Incluso hace una referencia a la Tortuga, décadas después de que él y los demás deberían haberla olvidado [y no se hace ninguna referencia similar en ninguna de las historias de adultos de los demás]. Esto podría ser una evidencia secundaria del resplandor de Stanley Uris, un poder tan fuerte que le permitió retener los recuerdos de su infancia a través de la espesa nube que se había asentado en todas sus mentes.

Finalmente, existe la posibilidad de que Stanley Uris no se haya suicidado, sino que haya sido víctima de un ataque dirigido de IT contra el más peligroso de los Perdedores, el facilitador que podría fortalecer su vínculo psíquico y ser una verdadera amenaza, incluso en la edad adulta. Afortunadamente, Bill había entrenado su mente insconscientemente para la confrontación durante toda su vida adulta, y esto sería suficiente para permitir que los cinco restantes mataran a IT.

En cualquier caso, Stanley Uris es el personaje más enigmático de la novela de Stephen King. Su mentalidad racional es, a la vez, la razón de su fuerza y de su mayor debilidad. Recordemos que, en las alcantarillas, cuando IT se despoja de su cáscara, todos los demás ven una araña enorme, y luego las luces, pero Stan ve los fuegos fatuos, lo que hay detrás de todas las máscaras de IT. Su mente está construida para ver lo real, razón por la cual el glamour de IT tiene menos influencia sobre él.

Stanley Uris se suicida en la bañera, un acto final para intentar borrar el recuerdo y la suciedad de IT. Como ocurre con todos los Perdedores, la edad adulta de Stan refleja las decisiones que tomó cuando era niño. Aceptar solo lo sano y racional [con breves incursiones en la creencia sobrenatural] establece una estructura mental que eventualmente lo llevará al suicidio. Y es triste. Aquí en El Espejo Gótico nos gusta Stan, entendemos su punto de vista. Ninguno de los Perdedores cuestiona sus creencias en lo sobrenatural, pero Stan, demasiado adulto siendo aun siendo un niño, no pudo hacerlo. Quizás sabía que no podría volver a ser un niño para enfrentar a IT, fundamentalmente porque nunca lo fue del todo en primer lugar.




Taller gótico. I Universo pulp.


Más literatura gótica:
El artículo: El suicidio de Stanley Uris fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

OckhamsChainsaw dijo...

Genial análisis, nunca le había dado mucho tiempo a pensar en Stan, pensé que simplemente había elegido la salida fácil porque tenía demasiado miedo, pero nunca pensé en todo lo que había detrás de su decisión (si es que en verdad fue su decisión, porque me ha gustado mucho la teoría de que IT fue a buscarlo la noche de su suicidio). Gran trabajo y saludos.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Manly Wade Wellman.
¿Una historia de amor?
Libro y análisis.

Relato de Allison V. Harding.
Análisis de «La Casa Maldita» de Lovecraft.
Análisis de «Salem's Lot».