Stephen King en los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft


Stephen King en los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft.




No es infrecuente que Stephen King utilice elementos de los Mitos de Cthulhu, de H.P. Lovecraft, como parte de su propia mitología. Estas referencias, sin embargo, suelen ser lo suficientemente sutiles como para pasar inadvertidas en la mayoría de los casos.

Uno de los casos más interesantes es el de Jerusalem's Lot, también conocida como Salem's Lot, una ciudad ficticia situada en Maine, donde ocurren los hechos narrados en la novela de terror: El misterio de Salem's Lot (Salem's Lot) —a veces traducida como La hora del vampiro— , y en el cuento: Los misterios del gusano (De Vermis Mysteriis). Es aquí, en la historia de este pueblo maldito, acechado por vampiros, donde Stephen King juega una de sus cartas lovecraftianas mejor escondidas.

Será necesario desandar el camino hacia Salem's Lot para hallar el rastro de H.P. Lovecraft.

Según Stephen King, Jerusalem's Lot fue fundada en 1710 por James Boon, un predicador dedicado a realizar prácticas macabras: brujería, nigromancia, magia negra, lo cual lo lleva eventualmente a descubrir un enigmático libro prohibido: De Vermis Mysteriis, título en latín que en español significa literalmente «los misterios del gusano». Poco después de ese hallazgo, Boone y sus seguidores desaparecen misteriosamente.

La historia del pueblo es obra de Stephen King, pero no el libro que desencadena el advenimiento del mal a esa región.

El De Vermis Mysteriis es un libro apócrifo de los Mitos de Cthulhu, una especie de grimorio, si se quiere, similar al Necronomicón, pero creado por el escritor Robert Bloch. Aparece por primera vez en el relato: El vampiro estelar (The Shambler from the Stars), de 1935; y posteriormente sería incorporado por H.P. Lovecraft en el cuento: El morador de las tinieblas (The Haunter of the Dark), de 1935.

El autor del De Vermis Mysteriis (Los misterios del gusano) es nada menos que Ludwig Prinn, un caballero medieval que luchó en las cruzadas del siglo XIII, donde sería iniciado en la nigromancia por hechiceros sirios. Al regresar a Europa instauró un culto pagano que vindicaba la existencia de una misteriosa criatura subterránea. Fue encerrado por la inquisición y, durante su cautiverio, redactó las páginas malditas del libro.

Ahora bien, el contenido del De Vermis Mysteriis sería ampliado por otro miembro del Círculo de Lovecraft: Brian Lumley, quien en dos historias —Alrededores de cemento (Cement Surroundings) y Los que acechan en el abismo (The Burrowers Beneath)— le da un nombre propio y una historia más frondosa a la misteriosa criatura subterránea creada por Robert Bloch.

La llamó Shudde M'ell, una odiosa criatura de los Mitos de Cthulhu que gobierna sobre la raza de los Chthonianos: especie de gusanos descomunales que roen las profundidades de la tierra.

Según Brian Lumley, los chthonianos son seres tan siniestros como carentes de inteligencia. Simplemente excavan, comen tierra (como si se tratara de manteca), aunque pueden provocar derrumbamientos, e incluso terremotos, cuando se mueven en grupo. La aparición de estas criaturas viene acompañada de una especie de cántico que parece provenir de las entrañas de la tierra.

Sabemos también que los chthonianos no necesitan respirar, y que son muy sensibles al agua, aunque poseen una cobertura de limo que los protege de las corrientes subterráneas. Shudde M'ell es su líder, cuyo tamaño, inteligencia, y sobre todo su malicia, es considerablemente mayor que la de sus súbditos.

De acuerdo a Brian Lumley, Shudde M'ell fue quien le dictó a Ludwig Prinn las páginas del De Vermis Mysteriis.

Ahora volvamos a Stephen King.

Un descendiente de James Boon, recordemos, el fundador de Jerusalem's Lot, obtuvo una copia del De Vermis Mysteriis, justo antes de desaparecer sin dejar rastro. Más adelante, en 1850, el último descendiente de la familia Boone, Charles Boone, y uno de sus sirvientes, Calvin McCann, regresan al pueblo, ya abandonado, y descubren la copia dejada por su ancestro.

También realizan otro hallazgo inquietante: un gusano gigante royendo las entrañas de la iglesia. Stephen King incluso proporciona su nombre: Shudde M'ell.

El sirviente, Calvin McCann, es asesinado y devorado por la criatura. Charles Boone, sin embargo, logra alejarla al quemar el De Vermis Mysteriis. No obstante, se ve obligado a huir cuando el cadáver de su ancestro, James Boon, repentinamente regresa a la vida, probablemente gracias a la sabiduría adquirida en el libro.

Finalmente, Charles Boone resuelve suicidarse y de ese modo poner fin a la nefasta línea de su familia; sin embargo, desconoce la existencia de un descendiente bastardo que asegura la continuidad del mal y su definitivo establecimiento en Jerusalem's Lot más de un siglo después, con la llegada del vampiro Kurt Barlow.

De este modo, Stephen King utiliza un libro de los Mitos de Cthulhu, así como una de sus criaturas, como parte fundamental en la construcción de Jerusalem's Lot. Lo interesante de esas referencias es que no son empleadas de forma grosera, sino más bien con una afectuosa sutileza, y no solo para justificar el pasado nefasto de una aldea, sino para poner de manifiesto la silenciosa influencia de H.P. Lovecraft en el devenir del género en la segunda mitad del siglo XX.



Libros prohibidos. I Libros extraños.


Más literatura gótica:
El artículo: Stephen King en los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

M. Cabrera dijo...

Buenísimo, soy fan de S. King y efectivamente, es estupendo encontrar esas sutilezas, como bien mencionas. Mil gracias como siempre.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

El silencio de la poesía sepulcral.
Libros de Montague Summers.
Clásicos del romanticismo.

Relato de David H. Keller.
Libros de Otto Rank.
Novela de Alejandro Dumas.