Ciclo de relatos de Nyarlathotep.


Ciclo de relatos de Nyarlathotep.




Nyarlathotep —también conocido como El Caos Reptante [Crawling Chaos]— es uno de los principales seres del panteón creado por H.P. Lovecraft para sus Mitos de Cthulhu. Nyarlathotep aparece en un número considerable de relatos de terror, tal vez porque su forma primordial, una masa amorfa y poliposa, suele adoptar siluetas más convenientes para nuestro mundo.

La primera aparición de Nyarlathotep se produjo en el relato: La búsqueda onírica de la desconocida Kadath (The Dream-Quest of Unknown Kadath), perteneciente tanto al ciclo de aventuras de Randolph Carter como al Ciclo Onírico [ver: La crisis de la mediana edad de Randolph Carter]

Al contrario de lo que ocurre con otros dioses del panteón lovecraftiano, Nyarlathotep no se encuentra encerrado en alguna prisión cósmica o bien aletargado en los abismos oceánicos: es libre, y actúa con cierta impunidad entre nosotros. De hecho, se lo considera el más humano de los dioses de Lovecraft [ver: ¿Gordon Freeman (Half-Life) es Nyarlathotep?]

La función de Nyarlathotep no es del todo clara. Se sabe que es un fiel sirviente de Azathoth, aunque también opera con relativa autonomía entre los mortales. Utiliza una cifra incalculable de avatares, es decir, de formas concretas dentro de nuestro plano de existencia, en el cual puede moverse incluso adoptando la forma de un hombre. Tal vez su avatar más conocido sea aquel oscuro faraón que se enfrenta a Randolph Carter [ver: El nido de Nyarlathotep]

La importancia de Nyarlathotep en los Mitos de Cthulhu se manifiesta en la cifra de sus apariciones: cinco relatos y un soneto, más que ningún otro dios creado por H.P. Lovecraft. Curiosamente, aunque su epíteto encabeza el cuento, Nyarlathotep no aparece en El caos reptante (Crawling Chaos) [ver: Un viaje en el tiempo inducido por el opio: análisis de «El Caos Reptante»]

Para la creación de Nyarlathotep, H.P. Lovecraft se inspiró en un sueño, o más bien una pesadilla, como él mismo lo aclaró en una carta de 1921 a Reinhardt Kleiner. Allí podemos leer lo siguiente:


[«Fue la pesadilla más horrible y realista que he tenido desde los diez años.»]


En el sueño, continúa Lovecraft, recibió una carta de Samuel Loveman, un viejo conocido, que decía:


[«No dejes de ver a Nyarlathotep si viene a Providence. Es horrible —más horrible de lo que puedas imaginar— pero maravilloso. Te atrapa durante horas. Todavía tiemblo al recordar lo que me mostró.»]


Más adelante, H.P. Lovecraft desarrolla sus primeras impresiones acerca del sueño en donde nació Nyarlathotep:


[«Nunca antes había oído el nombre Nyarlathotep, pero parecía comprender la alusión. Nyarlathotep era una especie de conferenciante ambulante que realizaba espectáculos públicos en los que extendía el terror y la discusión en sus exhibiciones. Estas consistían de dos partes: primero, una horrible y posiblemente profética historia cinemática y posteriormente experimentos extraordinarios con aparatos científicos y eléctricos. Cuando recibí la carta, me pareció recordar que Nyarlathotep ya estaba en Providence... y me pareció recordar que algunas personas ya me habían hablando de los horrores y me advirtieron que no me acercara. Pero la carta de Loveman terminó por decidirme. Mientras dejaba la casa vi multitudes de hombres, pululando en la noche, todos susurrando y dirigiéndose en una dirección. Les acompañé, temeroso pero fascinado por acudir a ver y oír al gran, oscuro e impronunciable Nyarlathotep.»]


Algunos eruditos en la obra de Lovecraft, por ejemplo, Will Murray, sugieren que Nyarlathotep pudo haber sido inspirado por el científico e inventor Nikola Tesla, cuyas conferencias y charlas multitudinarias ofrecían raros experimentos con aparatos eléctricos [ver: ¿Nikola Tesla es uno de los dioses de H.P. Lovecraft?]

Etimológicamente hablando existen algunas similitudes entre el nombre de Nyarlathotep y dos criaturas pertenecientes al ciclo de relatos fantásticos de Lord Dunsany, autor al que H.P. Lovecraft admiraba profundamente: Alhireth-Hote, el falso profeta de Los Dioses de Pegana (The Gods of Pegana), y Mynarthitep, el dios loco e idiota de El Lamento de la Búsqueda (The Sorrow of Search) [ver: Los Mitos de Pegana]



Ciclo de relatos de Nyarlathotep:
  • El Morador de la Oscuridad (The Dweller in Darkness, August Derleth)
  • El morador de las tinieblas (The Haunter of the Dark, H.P. Lovecraft)
  • El templo del Faraón Negro (Fane of the Black Pharaoh, Robert Bloch)
  • La declaración de Randolph Carter (The Statement of Randolph Carter, H.P. Lovecraft)
  • Los sueños en la casa de la bruja (The Dreams in the Witch House, H.P. Lovecraft)
  • Nyarlathotep (Nyarlathotep, H.P. Lovecraft)
  • Nyarlathotep (Nyarlathotep, H.P. Lovecraft)
  • El destino del faraón negro (Fate of the Black Pharaoh, Robert Bloch)
  • El hocico en el nicho (The Snout in the Alcove, Gary Myers)
  • El papiro de Nephren-Ka (The Papyrus of Nephren-Ka, Robert C. Culp)
  • El templo de Nephren-Ka (The Temple of Nephren-Ka, Philip J. Rahman y Glenn A. Rahman)
  • El titán en la cripta (The Titan in the Crypt, J.G. Warner)
  • La búsqueda onírica de la desconocida Kadath (The Dream-Quest of Unknown Kadath)
  • La esfinge contemplativa (The Contemplative Sphinx, Richard Tierney)
  • La maldición del faraón negro (Curse of the Black Pharaoh, Lin Carter)
  • La maldición de Nephren-Ka (The Curse of Nephren-Ka, John Cockroft)




H.P. Lovecraft. I Mitos de Cthulhu.


El artículo: Ciclo de relatos de Nyarlathotep [Lovecraft] fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Ralph Adams Cram.
Poema de Clark Ashton Smith.
Análisis de «Informe sobre ciegos» de E. Sábato.

Relato de F. Marion Crawford.
Poema de Charles Brennan.
Análisis de «La Cosa Maldita» de Bierce.