¿Qué es un vampiro psíquico?


¿Qué es un vampiro psíquico?




Podemos definir a los vampiros psíquicos como parte de una raza de vampiros que se alimentan de la energía psíquica, emocional y corporal de sus víctimas.

Las leyendas afirman que los vampiros psíquicos no siempre son concientes de su condición. Muchos de ellos incluso aseguran a viva voz que sólo dedican al comercio, las finanzas, la política o la timba.

El vampirismo psíquico se extiende a través de todos los estratos sociales. Normalmente, la definición: vampiros psíquico, es aplicada por las clases sociales altas. Los pobres simplemente los denominan: mufas o yetas. Existe una mecánica similar en otros términos. Por ejemplo, si usted es rico y adepto a las mentiras, será catalogado como mitómano, mientras que si es de recursos moderados, será llamado chanta, chamuyero, etc.

Los vampiros psíquicos pueden ser tanto hombres como mujeres, y todas las posibilidad que se extienden en el medio. Incluso se ha sabido de una cotorra vampira en las costas del Báltico. Los lugareños la bautizaron Arghailgh, debido a la acidez de sus comentarios.

Los vampíros psíquicos masculinos suelen ser sujetos más bien bucólicos, taciturnos; el típico caballero que observa las tertulias con cara de culo, pero que jamás deja de asistir a alguna. Suelen dedicarse a la psicología y otras ramas de lo paranormal. Son petisos, hirsutos, y rinden un macabro culto a Marcel Marceau.

Los vampiros psíquicos femeninos son los más astutos. Jamás revelan su naturaleza, debido a una digestión energética más lenta. Pueden pasar años vampirizando a familiares, amigos y aves de corral sin que nadie detecte sus hábitos.

A continuación compartimos todo el material disponible en El Espejo Gótico sobre vampiros psíquicos.







El artículo: ¿Qué es un vampiro psíquico? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Cristián Kristian . dijo...

Jajajajaja.
Cuanta razón tienes.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de H. Russell Wakefield.
Poema de Richard Wilbur.
Las pesadillas infantiles de Lovecraf.

Relato de Everil Worrell.
Análisis de «La Casa del Juez» de Bram Stoker.
Relato de Leonora Carrington.