Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Como defenderse de un vampiro energético

Como defenderse de un vampiro energético (I).


La ocultista británica Dion Fortune, autora del libro maldito Autodefensa psíquica (Psychic Self Defence), siempre se mostró interesada en los vampiros energéticos, cuestión que en cierta forma favoreció a sus críticos, ya que éstos a menudo la acusaban de aliviar su hostilidad contra los hombres a través de la figura mítica del vampiro.

Ahora bien, Dion Fortune observó que existen distintas razas de vampiros energéticos, y que cada una de ellas opera asumiendo distintas personalidades. La primera asombra por su banalidad, e incluso por la ausencia de anomalías y características que inviten al profano a considerarse frente a un vampiro.

Para Dion Fortune todas las "víctimas" son, en definitiva, vampiros.

No hablamos de víctimas de algún tipo de atropello, sino de aquellas personas que se victimizan, que hacen de sí y de sus problemas el centro gravitacional de quienes los rodean.

Pero no solo Dion Fortune vio en este tipo de personalidad los rasgos del vampiro energético. El ocultista Eliphas Levi, autor de: Dogma y ritual de la alta magia (Dogme et Rituel de la Haute Magie), El gran arcano del ocultismo revelado (Le Grand Arcane, ou l'Occultisme Dévoilé), El libro de los esplendores (Le livre des splendeurs), El libro de los sabios (Le Livre des sages), Historia de la magia (Histoire de la magie) y La ciencia de los espíritus (La Science des Esprits), sostiene que las personas con tendencia a victimizarse son en realidad voraces vampiros energéticos.

Veamos algunas de sus características basándonos en las observaciones de estos dos creativos.

Los vampiros energéticos elaboran una suerte de teoría irrefutable sobre sus propias limitaciones e infortunios. Tanto íntimamente como de forma explícita se consideran incapaces de enfrentarse al mundo. Suelen quejarse a viva voz de sus problemas y desgracias. Desde su óptica, el mundo está en su contra. Nunca son ellos los responsables de sus desdichas y siempre encuentran algún culpable exterior.

El profesor Lugano, árido exégeta del vampirismo, desarrolló un esquema por el cual define al vampiro energético como aquel que busca incansablemente a los responsables de entorpecer su destino, evitando el único sitio donde puede encontrarlos: un espejo.

Eliphas Levi ofrece más detalles sobre los vampiros energéticos.

Señala que todos ellos son tozudos pesimistas. Buscan atraer la atención de los demás con gestos adustos, preocupados; suspiros teatrales, temblores, estremecimientos, llantos, miradas perdidas, respuestas pausadas, crisis reiterantes y relatos que giran en torno a un estado perpetuo de desdicha.

De este modo -apunta Eliphas Levi- este tipo de vampiros energéticos se ubica en un estado de vulnerabilidad que les permite acceder a la comprensión ajena.

Dion Fortune suscribe esta inclinación de los vampiros energéticos por mostrar su vulnerabilidad, ya que con ella seducen a sus oyentes. Desde luego, ningún vampiro energético busca realmente solucionar sus problemas, por el contrario, estos son su fuente de energía, su motor para manipular a quienes tienen la mala fortuna de rodearlos.

El vampiro energético se convence -y convence a los demás- de que es una víctima. Más aún, vive en un constante estado de defensa. Ofrece excusas sin motivo, explica su situación reiteradamente, habla más de lo que escucha, y siempre de sí mismo. Cuando alguien le ofrece una solución la deshecha rápidamente, y cuando no encuentra eco para sus quejas se muestra ofendido por la falta de interés de sus oyentes.

Según Eliphas Levi, acaso vampirizado hasta el hartazgo, todas las personas que luego de exponer con minuciocidad toda clase de problemas imaginarios preguntan:

"¿Qué debo hacer?"

tienen algo de vampiros energéticos. Los que luego de recibir nuestra respuesta sensata actúan como si nada hubiese sucedido, pasan a engrosar una clase de vampiros que no busca alimentarse de energía emocional, sino que encuentran un placer solaz en perpetuar ad infinitum su situación de víctimas, haciendo que cada sugerencia sea descartada con un abanico aparentemente interminable de argumentos.

Dion Fortune sostiene que no existen estacas lo suficientemente eficaces para tratar con esta clase de vampiros energéticos, o crucifijos capaces de repelerlos. Lo que sí existe es la posibilidad de identificarlos y ahuyentarlos al minimizar sus tragedias, casi siempre miserables.

No hay vampiro energético que tolere una burla sobre sus problemas. Basta reírse un poco de ellos e invitarlos a revisar la naturaleza frívola de sus inquietudes, para que retornen a sus ataúdes vaporosos y recurran con urgencia a otros oyentes más proclives a las abducciones energéticas.




Más mitología. I Historias mitológicas de amor.


Más literatura vampírica:
El artículo: Como defenderse de un vampiro energético fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

7 comentarios:

Les Quintero dijo...

Ahora entiendo mi necesidad de huir despavorida de cualquier persona con tendencia al drama decimonónico.

Ryan dijo...

Acabo de leer el artículo y ojiplático me hayo, describe a la prefección a mi ex

Andréa Cristo dijo...

Estoy de acuerdo porque he sido un vampiro energético, digamos, inconscientemente hasta que, como se menciona en el artículo, he mirado en el espejo y he encontrado mi único enemigo y responsable de mis desdichas (en la fase adulta). Sin embargo, el vampiro psíquico no nace, se hace. Debido a mis experiencias vitales y un profundo análisis personal que no viene al caso ahora, la infancia de un vampiro energético es una de las claves de su conducta y está anclada al "niño herido". Desde tiempos remotos es común atribuir a la víctima la responsabilidad de sus desdichas sin contemplar que hay gente que en un momento dado tiene dificultades para superar traumas y una serie de infortunios que han ocurrido al largo de sus vidas. En este camino tortuoso, en un mundo lleno de falta de empatía, la persona desarrolla un mecanismo emocional negativo atractivo, volviéndose dependiente de la atención de los demás, atención que solo consigue a través del relato de su "maldición". Esto es un callejón sin salida donde la salida es hacer marcha atrás y hurgar en nuestros infiernos... a pesar que todo mundo tiene esta capacidad, no son conscientes del poder de auto sanarse y delegan su sanación a los demás... Sanación que al mismo tiempo rechazan porque en su distorsionada perspectiva y su baja auto-estima, solo conocen esta forma de obtener atención: En la constante compasión de los demás, cada vez más escasa. Normal, la gente se aleja dando el caso por perdido. Hasta ahí muy bien. He comprendido esto en mi propia psique. No obstante, no existe solo esta clase de vampiros energéticos y atribuir esta etiqueta a solo un tipo de ellos, es como mínimo impreciso e injusto. Existe el crítico destructivo, el burlón, el maltratador, el "queda bien con todos" e innumerables formas de robar energía de los demás. De modo que, sugiero ampliar esta lista. Para terminar, esto de decir "he conocido un vampiro energético", habría que ser que enfocado también, desde el punto de vista metafísico, el "por qué" haberlos atraído hacia su realidad. No se trata de escapar, sino comprender... Si escapas de esto o de aquello que se conecta a tu realidad, no puedes emitir una crítica hacia alguien que también está escapando de algo. Hay que ayudar al vampiro energético a enfrentarse con su problema aunque sea escribiéndole una carta, lógica y contundente, luego abandonar su esfera y dejarlo que se enfrente a sus demonios y les domestique, pues no se trata de matarlos... No se puede… esto solo les enfurecería más... Los demonios internos son parte de la naturaleza humana y como aliados son muy gratificantes. Dejar el vampiro energético sin una "clave" (teniéndolas en su poder, por supuesto) pero huyendo despavorido como si se tratase de un leproso, es la misma actitud que rechazas en el vampiro energético. Como una vampiro energética que he sido, he encontrado un día alguien muy sabio que ha logrado decirme en la cara lo que realmente me pasaba y he despertado de mi pesadilla. Eso sí... Después una brutal introspección en los oscuros rincones de mi mente, sin psicólogos ni milongas. Saludos.

Anónimo dijo...

Excelente comentario, muy lógico y con fundamento, espero se decida a escribir sobre su experiencia, sería de gran ayuda para muchos. Saludos.

Anónimo dijo...

entonces vienen con granola y redbull?

Anónimo dijo...

Hola chica me gustaría contactarte...hasta el dia de hoy veo tu comentario xq he estado indagando sobre el tema y me gustaría platicar contigo sobre tu experiencia creo que seria de mucha ayuda!

Anónimo dijo...

MI brother por que dices libro maldito por el libro de Dion Fortune, cual es tu fundamento?