Vampiros energeticos


En nuestro anterior artículo trasnochado hablamos sobre los vampiros psíquicos, quienes se alimentan de la energía mental de sus víctimas, que puede ser un familiar, un amigo, o bien el verdulero o el tipo que embolsa nuestras vituallas en el supermercado de la esquina.

Hoy hablaremos de los temibles vampiros energéticos.

Los vampiros energéticos se alimentan de la energía de los demás -su nombre no es caprichoso-, presumiblemente de la energía gástrica, o digestiva; que el organismo metaboliza y elimina per upites. Algunos entomólogos entusiastas sostienen una teoría contraria, que afirma que los vampiros energéticos son una joda innecesaria.

En otras palabras: los vampiros energéticos comen mierda.

Por supuesto, nos referimos a una mierda metafórica, poética; y también a la caconia propiamente dicha, tal como la menciona Cátulo en una epístola estreñida a su médico y confidente Retórtijon. Quizás por esto se asocia a los vampiros energéticos con la coprofagia y la filatelia, hábitos verdaderamente aberrantes.

Ahora bien, ¿cómo protegernos de un vampiro energético? Muy sencillo, mediante una serie de hábitos saludables que debemos observar religiosamente. En primer lugar, debemos evitar la liberación de metano en sitios apretados, como el subterráneo, el banco o la cancha de Tristán Suárez. En segundo lugar, debemos aprender a no romper abruptamente con nuestros residuos intestinales. Es desaconsejable apretar el botón del reservado apenas efectuamos nuestro depósito. Por el contrario, es prudente quedarse allí durante unos minutos y velar por la seguridad de aquella verdadera firma energética.

Claro que los vampiros energéticos son entes tan viciosos como astutos, y no se alimentan exclusivamente de sólidos. También son capaces de metabolizar nuestras expulsiones gaseosas, aspirando con cara de asquito y ojos lujuriosos cuanto trompetazo se cruce en su camino. El lector perspicaz puede reconocerlos por ser siempre los primeros en acusar, del modo más arbitrario, al resto de los parroquianos de emitir ebulliciones subrepticias.

Para concluir diremos que, mal que nos pese, los vampiros energéticos siempre encuentran nuevos modos de rompernos las pelotas. La ciencia, tan proclive a escribir sobre sí misma, aún no ha encontrado la manera de erradicarlos. El Espejo Gótico sospecha que esto se debe a la multiplicación exponencial de los vampiros energéticos, quienes crecen de un modo conejeril a medida que se expanden los medios de comunicación y se cierran los libros.

Invitamos al lector reflexivo a elucubrar sobre este tópico apasionante en su próxima deposición.

Aelfwine.


Más vampiros energéticos.
El artículo: Vampiros energéticos fue escrito por El Espejo Gótico. Para su utilización escríbenos a elespejogotico@gmail.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

informence los vampiros energeticos se alimentan de la energia psiquica de una persona y no del metano, ademas la palabra psiquico alverga todo lo relacionado con el estado mental y emocional del humano... que ignorantes.... y asi se asen llamar un blog gotico... yo creo que son tan irracionales que se han ido a ver repetidas veces la pelicula mas mala de vampiros jamas echa hablo de la aberracion "crepusculo" asta escrivir su nombre me da asco... bueno eso informence mas y no pongan las primeras sandeses que ven por internet.

ana dijo...

gracias por la informacion me a servido mucho la informacion de los vampiros energicos muchas personas no savemos que existen pero diario convivimos con ellos

Careem dijo...

suo anonimus
si ya mencionaron a los vamp psiquicos, esta esuna variante. pero aun asi estoy con el anonimo al decir que yo sabia que se alimentan de la energia humana en general no solo de aquello.
cada tanto de tiempo en el dia liberamos energia de nuestros cuerpos(todo tipo de energia contenida en nuestro cuerpo), y presumiblemente podria serle util a estos seres.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Seres y criaturas del Plano Astral.
Relato de Prosper Mérimée.
Relatos de terror de Rubén Darío.

Mitología.
Cuentos de Alphonse Daudet.
Novela de Edith Wharton.