Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de John Agard.
Relato de Jean Lorrain.
Literatura gótica.

Cómo hablar el sutil idioma de las hadas.
Relato de Algernon Blackwood.
Autores en El Espejo Gótico.


El Libro de los Ángeles Caídos


El Libro de los Ángeles Caídos.


El Libro de los Ángeles Caídos pretende ser un manifiesto redactado por los generales y altos oficiales de Lucifer al momento de ser derrotados por los ejércitos celestes.

¿Pero quiénes son los ángeles caídos? ¿Y cuál es el motivo de su caída?


El Apocalipsis, libro hermético por excelencia, menciona a un gran dragón rojo que arrastra con su caída la tercera parte de las estrellas del cielo, en clara alusión de los aliados, o ángeles, que lo siguieron en la caída, o a pesar de ella.

Los diccionarios demonológicos mencionan muchísimos demonios, pero las Escrituras son un poco más escuetas. Heylel, el Portador de la Luz, o Lucifer, en su versión latinizada, era el ángel más noble y poderoso de todos. A él se le atribuyen las melodías cósmicas que alaban a Dios, y se lo ubica como el director de la corte angélica que rodeaba al Altísimo.

Ahora bien, separemos primero la idea de que los ángeles son, en esencia, similares al hombre, ya que ambos proceden de la misma fuente. Los ángeles no fueron "creados a imagen y semejanza de Dios". Por el contrario, los ángeles son una extensión del pensamiento divino, un apéndice, si se quiere, y no entidades libres de la voluntad de su creador.


En este sentido, Lucifer fue el primer filósofo, y, sin dudas, la primera entidad libre del universo.

El hombre, apuntan todas las filosofías, es libre desde el momento en que puede decir "No", desde que puede negar algo, rechazarlo. Decir no es elegir. El es una mera aceptación de las condiciones impuestas.

Lucifer, seguido por el resto de los Ángeles Caídos, pronuncia el primer No en la historia del cósmos. Su tan vejado acto de rebeldía se limita a esta magnífica decisión épica: decirle No al Hacedor de Todo. Sólo él entre todos los ángeles, el más amado y hermoso, pudo emitir esa negatuva rotunda: No; justamente por ser el más noble y más inteligente de los ángeles, el que más cerca está de Dios, es decir, de la perfección.

Los Ángeles Caídos son precisamente eso, el abandono de las formas básicas de aceptación, de resignación, del hombre que agacha la cabeza ante las tempestades. Lucifer y su corte niegan aquello que indudablemente terminará por aniquilarlos; y es en esta previsibilidad de la derrota donde yace su mayor y más alta nobleza.


Volvamos al libro.

El Libro de los Ángeles Caídos es la crónica del descenso. Paracelso lo menciona al pasar en su Libro de los Elementales, señalando que Lucifer redactó sus páginas ígneas estando aún en el cielo, entendiendo que su destino era reinar sobre sí mismo. En un apéndice censurado del Libro de los Esplendores, de Eliphas Levi, se menciona que El Libro de los Ángeles Caídos aún no ha terminado de escribirse. Continuará inconcluso por los tiempos de los tiempos, hasta que el Señor de los Ángeles, Lucifer, se enfrente a su decisión más oscura, acaso más difícil que la de abandonar la presencia de Dios.

La última página del libro, anota el sabio, será escrita con sangre el día en que Lucifer, ya agotado, decida hacer las paces con el Creador.

Aelfwine.



El artículo: El Libro de los Ángeles Caídos fue escrito por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantan estos temas su encanto y enigma. Karla Rivera

Anónimo dijo...

interesante??!!

DANI FERREYRA dijo...

Muy bueno!!!

Anónimo dijo...

me gusta muchisimo

Anónimo dijo...

buenisimo