«Las hadas»: William Allingham; poema y análisis


«Las hadas»: William Allingham; poema y análisis.




Las hadas (The Fairies) es un poema de hadas del escritor irlandés William Allingham (1824-1889), publicado en la antología de 1850: Poemas (Poems).

Hoy en día prevalece una mirada ingenua sobre las hadas, elfos, trolls, duendes, y en general sobre toda la gente pequeña; sin embargo, en otros tiempos estas criaturas inducían respeto, inquietud, cuando no directamente terror. En definitiva, las hadas son símbolos de la tradición pagana, y frente a la imposibilidad de barrerlas hacia el olvido se resolvió ridiculizarlas.

Las hadas de William Allingham pertenecen a esa antigua tradición de los mitos celtas, rescatada del olvido por los grandes poetas irlandeses del romanticismo.




Las hadas.
The Fairies, William Allingham (1824-1889)

Arriba en la aireada montaña,
Abajo en la sombría cañada,
Nos desafiamos a la caza
Por temor a la pequeña gente,
Diminuta gente, buena gente,
Marchando unidos, diligentes,
¡Chaquetas verdes, gorros rojos
Y blancas plumas relucientes!

Abajo en la orilla rocosa
Algunos hacen su hogar,
Viven en crujientes chozas,
Junto al arroyo o el mar;
Otros en las tenebrosas cañas
Del lago negro en la montaña,
Con sapos como guardianes,
Perros de una vigilia interminable.

Arriba en la sierra
El viejo rey se sienta;
Es tan viejo y maliciento
Que casi a perdido el ingenio.
Con un puente de niebla rosa
Sobre el Columbkill siempre cruza,
En su majestuosa jornada
Por Slieveleague y Rosses;
O persiguiendo la música
De las frías noches estrelladas,
Buscando incesante a su Reina
Bajo la alegre aurora boreal.

La pequeña Bridget allí se ha perdido
Por siete largos años,
Cuando ella volvió del rebaño
Todos sus amigos se habían ido.
Ellos tomaron su ligera espalda
Entre el crepúsculo y la mañana,
Pensaron que dormía con rubor,
Pero yacía muerta de dolor.
Ellos la tienen desde entonces
En las profundidades del lago,
Sobre un lecho de olas veloces,
Velando hasta que descanse.

Junto a la ladera del monte altivo,
A través del musgo desnudo,
Han plantado árboles y espinos,
Y allí danzan esos pies duros.
Si algún hombre atrevido
Se acerca con orgullo y sigilo,
Habrá de caer entre los espinos,
Y encontrará un oscuro destino.

Arriba en la aireada montaña,
Abajo en la sombría cañada,
Nos desafiamos a la caza
Por temor a la pequeña gente,
Diminuta gente, buena gente,
Marchando unidos, diligentes,
¡Chaquetas verdes, gorros rojos
Y blancas plumas relucientes!


Up the airy mountain,
Down the rushy glen,
We daren't go a-hunting
For fear of little men;
Wee folk, good folk,
Trooping all together;
Green jacket, red cap,
And white owl's feather!

Down along the rocky shore
Some make their home,
They live on crispy pancakes
Of yellow tide-foam;
Some in the reeds
Of the black mountain lake,
With frogs for their watch-dogs,
All night awake.

High on the hill-top
The old King sits;
He is now so old and gray
He 's nigh lost his wits.
With a bridge of white mist
Columbkill he crosses,
On his stately journeys
From Slieveleague to Rosses;
Or going up with music
On cold starry nights
To sup with the Queen
Of the gay Northern Lights.

They stole little Bridget
For seven years long;
When she came down again
Her friends were all gone.
They took her lightly back,
Between the night and morrow,
They thought that she was fast asleep,
But she was dead with sorrow.
They have kept her ever since
Deep within the lake,
On a bed of flag-leaves,
Watching till she wake.

By the craggy hill-side,
Through the mosses bare,
They have planted thorn-trees
For pleasure here and there.
If any man so daring
As dig them up in spite,
He shall find their sharpest thorns
In his bed at night.

Up the airy mountain,
Down the rushy glen,
We daren't go a-hunting
For fear of little men;
Wee folk, good folk,
Trooping all together;
Green jacket, red cap,
And white owl's feather!


William Allingham (1824-1889)




Poemas góticos. I Poemas de William Allingham.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al espeñol y resumen del poema de William Allingham: Las hadas (The Fairies), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Malkiel dijo...

Es un bello Poema, aunque la traducción es mala. El primer verso dice "Aireada montaña", cuando debería decir "Airosa montaña". Los primeros cuatro versos quedarían así: "Por encima de la airosa montaña,/debajo de la sombría cañada,/no nos atrevemos a ir de caza,/por miedo a los pequeños hombres."

Saludos!! Malkiel.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Y la historia del Espíritu Guardián de los cementerios.
Primer relato de exorcismos de la historia.
Obras completas de A.C. Doyle.

Poema de Mary Frye.
Novela de Ann Radcliffe.
Obras completas de A.K. Tolstói.