«Cacería de fantasmas»: H. Russell Wakefield; relato y análisis.


«Cacería de fantasmas»: H. Russell Wakefield; relato y análisis.




Cacería de fantasmas (Ghost Hunt) es un relato de fantasmas del escritor inglés H. Russell Wakefield (1888-1964), publicado originalmente en la antología de 1948: Miedo y temblor: historias escalofriantes (Fear and Trembling: Shivery Stories), y luego reeditado en la edición de marzo de 1948 de Weird Tales. Finalmente reaparecería en las colecciones: El libro de las casas embrujadas (The Book of Haunted House Stories) y Relatos de cazadores de fantasmas (The Ghost Finders)

Cacería de fantasmas, uno de los cuentos de H. Russell Wakefield menos conocidos, está inspirado en una experiencia personal del autor. En 1917, H. Russell Wakefield se alojó en una casa antigua cerca del puente de Richmond, Londres, con la reputación de estar embrujada, y donde se produjeron varios suicidios de personas que se arrojaron a las aguas del río Támesis [ver: Psicología de las Casas Embrujadas]

Cacería de fantasmas de H. Russell Wakefield relata la historia de un locutor de radio llamado de Tony Weldon, quien transmite su programa en vivo desde una casa embrujada de Londres donde se han producido «nada menos que una treintena de suicidios». Todos han seguido el mismo modus operandi: las personas han huido de la casa en medio de la noche para arrojarse a las aguas de un río cercano. Tony Weldon ha invitado a un investigador paranormal, el profesor Mignon, de París, quien irá recorriendo las habitaciones de la casa para detectar y registrar cualquier tipo de actividad paranormal [ver: Casas como metáfora de la psique en el Horror]

H. Russell Wakefield no era un fanático del subgénero de los detectives paranormales, y eso queda claro desde el primer párrafo de Cacería de fantasmas. De hecho, el profesor Mignon es una parodia del típico detective paranormal del relato pulp, solo que en este caso en vez de resolver el misterio termina siendo víctima de las fuerzas desconocidas que se propone investigar, con el añadido de una inquietante presencia vampírica. Para agregarle una dosis mayor de humor negro a la historia, el relato es narrado en primera persona por Tony Weldon, un periodista que no cree realmente en lo paranormal. Y ya sabemos cómo terminan los escépticos en este tipo de historias [ver: La Casa como entidad orgánica y consciente en el Gótico]

Cacería de fantasmas de H. Russell Wakefield es una parodia del relato de Robert Arthur: Los creyentes (The Believers, 1941), donde también encontramos a este estereotipado periodista radial transmitiendo en vivo desde el interior de una casa embrujada. Las cosas no terminan bien para ninguno de estos turistas de lo paranormal [ver: El ABC de las historias de fantasmas]

Si bien H. Russell Wakefield está parodiando un aspecto que le resultaba un tanto absurdo del género [los detectives paranormales], la historia es sólida y se desarrolla de forma brillante, como si la propia casa embrujada estuviese tratando de ajusticiar a estos dos personajes ridículos que algún modo desafían su autenticidad. En este punto es importante recordar que H. Russell Wakefield fue uno de los grandes maestros ingléses del relato de fantamas, superado únicamente por M.R. James y E.F. Benson.




Cacería de fantasmas.
Ghost Hunt, H. Russell Wakefield (1888-1964)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


Queridos oyentes, les habla Tony Weldon. Aquí estamos en la tercera entrega de nuestra serie: Cacería de fantasmas. Esperemos que tenga más éxito que las anteriores. Hemos hecho todos los preparativos y ahora depende de los fantasmas. Mi colega esta noche es el profesor Mignon, de París. Es el investigador de fenómenos psíquicos más célebre del mundo y estoy muy orgulloso de ser su colaborador.

Estamos en una casa georgiana de tres pisos, de tamaño mediano, no lejos de Londres. La hemos elegido por este motivo: tiene una historia verdaderamente terrible. Desde que se construyó, hay registros de no menos de treinta suicidios en ella y es posible que haya habido más. Solo ocho suicidios se han producido desde 1893. Su constructor y primer ocupante fue un próspero comerciante, glotón, bebedor y otras cosas indeseables, incluido un muy mal marido. Su esposa soportó sus crueldades e infidelidades tanto como pudo y luego se ahorcó en el tocador del dormitorio más grande, situado en el segundo piso.

Utilicé la expresión «suicidios», pero no todas las muertes fueron iguales. Algunos se han pegado un tiro, otros se han ahorcado, y no menos de nueve personas han hecho algo muy extraño. Se han levantado de sus camas durante la noche y se han arrojado a la muerte en el río que pasa por el fondo del jardín a unos cien metros de distancia. En realidad, se vio al último hacerlo al amanecer de una mañana de otoño. Se le vio correr precipitadamente y se le escuchó gritar como si alguien corriera a su lado. El propietario me dice que la gente simplemente no vivirá en la casa y los agentes inmobiliarios ya no la mantendrán en sus libros. Él mismo no vivirá en ella, por muy buenas razones, declara.

Por supuesto, no nos ha dicho cuáles son esas razones. Desea que tengamos una mente abierta sobre el tema, por así decirlo. Y declara que si el veredicto del profesor es desfavorable, derribará la casa y la reconstruirá. Uno puede entender eso, porque parece merecer la etiqueta: «trampa mortal».

Bueno, eso es suficiente como introducción.

Creo que te he convencido de que sin duda merece una investigación, pero no podemos garantizar la entrega de los bienes o los fantasmas, que tienen la extraña costumbre de tomarse la noche libre en estas ocasiones.

Y ahora vayamos al grano.

Imagínenme sentado en una fina mesa de madera satinada, casi en medio de una gran sala de recepción en la planta baja. El resto del mobiliario está envuelto en fundas blancas. Las paredes son paneles de roble claro. La luz eléctrica se ha apagado, por lo que toda la iluminación que tengo es una lámpara eléctrica no muy potente.

Me quedaré aquí con un micrófono mientras el profesor deambula por la casa en busca de lo que pueda encontrar. No tendrá micrófono, ya que lo distrae y tiene la costumbre, según dice, de hablar solo mientras realiza estas investigaciones. Volverá a mí tan pronto como tenga algo que informar. ¿Está claro?

Bueno, entonces, aquí está el profesor para decirles algunas palabras antes de emprender su viaje de descubrimiento. Puedo decir que habla inglés mucho mejor que yo. Profesor Mignon, damas y caballeros, este es el profesor Mignon.

—Esta casa, sin duda, está impregnada de maldad. Afecta a uno profundamente. ¡Es mala, mala, mala! Está empapada de maldad y apesta a su malvado pasado. Debe ser derribada, se lo aseguro. No creo que afecte de la misma manera a mi amigo, el señor Weldon, pero él no es psíquico, ni médium, como yo.

—¿Veremos fantasmas, espíritus?

—¡Ah, eso no puedo decirlo! Pero ellos están aquí y son malvados; eso es seguro Puedo sentir su presencia. Hay, tal vez, peligro. Pronto lo sabré. Ahora empezaré con una sola linterna eléctrica para mostrarme el camino. En breve volveré y les contaré lo que he visto, o si no he visto, sentido y tal vez sufrido. Recuerde: aunque podemos invocar espíritus de las vastas profundidades, ¿vendrán cuando los llamemos? Veremos.

Bueno, oyentes, estoy seguro de que si alguien puede hacerlo, es el profesor. Es un experto.

Personalmente, solo aquí en esta habitación grande y silenciosa, sus palabras no me tranquilizaron. De hecho, no estoy seguro de que este lugar no me afecte. No me parece un lugar muy alegre, de ninguna manera. Puedes estar seguro de eso. Puede que no sea psíquico, pero ciertamente tengo la sensación de que la casa no nos quiere aquí, está resentida con nosotros. Me sentí así tan pronto como entré por la puerta principal. Pero tenía que sortear esa hostilidad. No estoy bromeando.

Está muy tranquilo aquí, queridos oyentes. Estoy echando un vistazo por la habitación. Esta lámpara proyecta algunas sombras extrañas. Hay una cerca de la pared junto a la puerta, pero ahora me doy cuenta de que debe ser uno de los moldes de una gran biblioteca Adams. Sé que es eso porque miré debajo de la funda blanca cuando entré por primera vez. Es una pieza muy fina.

Es extraño pensar en todos ustedes escuchándome. Realmente no me importaría tener algo de compañía. El dueño de la casa nos dijo que probablemente escucharíamos ratas y ratones en el revestimiento de madera. Ciertamente puedo escucharlos ahora. Ratas bastante grandes, a juzgar por el sonido. Incluso tú casi puedes oírlas, creo.

Bueno, ¿qué más puedo contarte? No mucho, excepto que hay un murciélago en la habitación. Creo que debe ser un murciélago y no un pájaro. En realidad no lo he visto, solo su sombra mientras volaba más allá de la pared y luego se abanicaba más allá de mi cara. No sé mucho sobre murciélagos, pero pensé que no eran tan activos en invierno. Este debe sufrir de insomnio. Ah, ahí está de nuevo. En realidad me tocó cuando pasó.

Ahora puedo escuchar al profesor moviéndose en la habitación de arriba. Escuchen atentamente.

Debió derribar una silla o algo así, una silla pesada, por el ruido. Me pregunto si está teniendo suerte en su búsqueda. Ah, ahí está ese murciélago otra vez, parece que le simpatizo. Cada vez que pasa solo toca mi cara con sus alas. Son cosas malolientes, los murciélagos, no creo que se laven con frecuencia. Este huele un poco a podrido.

Me pregunto qué derribó el profesor: puedo ver una pequeña mancha formándose en el techo. Tal vez agua de un florero caído o algo así. ¡Hola! ¿Escucharon ese chasquido agudo? Los paneles de roble se dilatan, supongo, pero aquí adentro el ruido que hacen es ensordecedor. Algo corrió por encima de mi pie entonces, una rata, tal vez. Siempre he detestado a las ratas.

La mayoría de la gente las detesta, por supuesto.

Esa mancha en el techo ha crecido bastante. Creo que iré a la puerta y le gritaré al profesor para asegurarme de que está bien. Me oirás gritar y también su respuesta, espero.

¡Profesor! ¡Profesor!

Bueno, no respondió. Creo que es un poco sordo. Pero estoy seguro que está bien. No volveré a intentarlo, no le gusta que lo molesten en estas ocasiones. Me sentaré de nuevo por un minuto o dos. Me temo que esto es bastante aburrido para ustedes, queridos oyentes…

Ahí, lo escuché toser. ¿Oyeron esa tos, una especie de tos doble muy ronca? Parecía provenir de... Me pregunto si el profesor ha bajado y se está divirtiendo un poco conmigo, porque les digo, queridos oyentes, este lugar está empezando a ponerme nervioso. No viviría en esta casa ni por una pensión, una pensión muy grande.

¡Vete, bruto! Ese murciélago. ¡Uf! Apesta.

Ahora escuchen atentamente, ¿pueden oír esas ratas? Realmente estaré muy contento de salir de aquí. Puedo imaginar a la gente matándose en esta casa. Diciéndose a sí mismos: ¡acabemos con todo en el río!

No estoy siendo muy alegre, ¿verdad? Es esta maldita casa. Esos otros dos lugares que investigamos no me preocuparon ni un poco, pero este... Me pregunto qué estará haciendo el profesor, además de toser. ¡Lárgate, bruto! ¡Ese murciélago será mi muerte! ¡Mi muerte! ¡Mi muerte!

Me alegro de tenerlos para hablar, queridos oyentes, pero desearía que pudieran responderme. Estoy empezando a sentir aversión por el sonido de mi propia voz. Después de un tiempo, si has estado hablando solo en una habitación, te vuelves fantasioso. ¿Alguna vez has notado eso? De alguna manera crees que puedes escuchar a alguien respondiendo. ¡Ahí! No, por supuesto que no podías haberlo oído, porque no estaba allí.

Solo está mi cabeza.

Simplemente subjetivo, esa es la palabra. Muy raro. Ese era yo riéndome, por supuesto. Estoy diciendo «por supuesto» mucho. Claro que soy yo.

Bueno, queridos oyentes, me temo que esto es terriblemente aburrido para ustedes. Aunque no para mí, ¡no para mí! No hay fantasmas hasta ahora, a menos que el profesor tenga mejor suerte. ¡Ahí está! ¡Deben haber escuchado eso! ¡Qué crujido hace ese revestimiento de madera! Bueno, deben haber escuchado eso, queridos oyentes, ¡mejor que nada! ¡Jaja! ¡Profesor! ¡Profesor! ¡Uf, qué eco!

Ahora, queridos oyentes, voy a dejar de hablar por un momento. Supongo que no les importará.

Veamos si podemos escuchar algo…

¿Lo escucharon? No estoy exactamente seguro de lo que era. No estoy seguro. Me pregunto si lo escucharon.

No exactamente, pero la casa tembló un poco y las ventanas se sacudieron. Seguiré hablando. Me pregunto cuánto tiempo uno podría soportar la atmósfera de este lugar.

Dios, esa mancha ha crecido, la del techo. De hecho, empezó a gotear. Me refiero a formar burbujas, comenzarán a caer pronto. Burbujas de colores, aparentemente. Me pregunto si el profesor está bien. Podría haberse encerrado en un tocador o algo así, y los tocadores de esta casa no son particularmente... bueno, nunca se sabe, ¿verdad?

Debería haber dicho que la sombra se movió. No, supongo que puse la lámpara en una posición ligeramente diferente. Las sombras hacen patrones extraños, deben haberlo notado.

Esta podría ser un cuerpo acostado boca abajo con los brazos extendidos. Alegre, ¿no?

Una tía mía… bueno, no sé por qué te dije eso.

¡Profesor! ¡Profesor! ¿Dónde está ese viejo bigotudo?

Sin duda aconsejaré al propietario que derribe este lugar. Enfáticamente. ¡Entonces adónde irás! Debo subir en un minuto o dos y ver qué le pasó al profesor. Bueno, les estaba hablando de la tía...

Saben, queridos oyentes, realmente creo que me volvería completamente loco si me quedara aquí mucho más tiempo, o menos, y pronto, muy pronto, muy pronto. ¡Absolutamente rígido, mirando! Te desgasta. Eso es exactamente, te desgasta. Puedo entenderlo bien, bueno, no diré todo eso otra vez.

Me temo que todo esto es terriblemente aburrido para ustedes, queridos oyentes. Deberían apagar la radio. ¡Deberían! ¿Qué hay en el otro programa? Lo digo en serio, ¡apágala!

¡Esa mancha ha empezado a gotear gotas, gotear gotas, gotear gotas, gotear gotas! Iré y atraparé una en mi mano.

¡Dios!

¡Profesor! ¡Profesor! ¡Profesor! ¡Ahora subiré esas escaleras! ¿Qué habitación sería? ¿Izquierda o derecha? Izquierda, derecha, izquierda, derecha, la izquierda lo tiene.

Entramos.

¡Buenas noches! ¿Qué has hecho con el profesor? Sé que está muerto. ¿Veo su sangre en mi mano? ¿Qué has hecho con él? Abran paso, por favor, señores. ¿Qué has hecho con él? Quieres que cante… tra-la-la.

¡Apaguen la radio, tontos!

Bueno, si esto no es demasiado gracioso, ¡ja, ja, ja, ja! Escúchenme reír, oyentes.

¡Apaguen, tontos!

No puede ser el profesor el que está tirado allí, ¡no tenía barba roja! No me rodeen, caballeros. ¡No me agobien, se los digo!

¿Qué quieres que haga? Quieres que vaya al río, ¿no? ¡Jaja! ¿Ahora? ¿Vendrán conmigo? ¡Vengan entonces! ¡Al río! Al río…

H. Russell Wakefield (1888-1964)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Relatos góticos. I Relatos de H.R. Wakefield.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del cuento de H. Russell Wakefield: Cacería de fantasmas (Ghost Hunt), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Unknown dijo...

H. Russell wakefield considerado por August Derleth, uno de los mejores escritores de fantasmas del reino unido, en sus últimos tiempos estuvieron muy enfrentados,existió una guerra de cartas y telegramas entre estos dos hasta la muerte del inglés, luego la viuda le pidió disculpas al escritor Derleth



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Taller gótico.
Relato de Basil Copper.
Poema de Charlotte Dacre.

Análisis de «Las Ratas del Cementerio» de Henry Kuttner.
Poema de Clark Ashton Smith.
Análisis de «La Habitación en la Torre» de E.F. Benson.