¿Quién [o qué] era el Viejo Hombre-Sauce?


¿Quién [o qué] era el Viejo Hombre-Sauce?




¿Quién o qué era el Viejo Hombre-Sauce [Old Man Willow]? ¿Un Ent caído? ¿Un Ucorno [Huorn], o una criatura completamente diferente? [ver: ¿Qué pasó con las Ent Mujeres?]

Esto último supondría que los Ents tienen diferentes especies, o mejor dicho, familias, al igual que los Elfos. Basado en la descripción que Bárbol hace de los Ucornos, el Viejo Hombre-Sauce parece ser casi con certeza un Ucorno, probablemente el más antiguo y malévolo de todos estos seres, dada que su influencia se extiende por casi todo el Bosque Viejo.

No está claro exactamente dónde encaja el Viejo Hombre-Sauce el continuo de criaturas arbóreas en la Tierra Media, pero Bárbol, basándose en la información que le proporcionan Merry y Pippin, implica que debería ser algo así como un Ent [Las Dos Torres, Libro III, Capítulo IV: Bárbol]:


[La mayoría de los árboles son solo árboles, por supuesto; pero muchos están medio despiertos. Cuando eso le sucede a un árbol, descubres que algunos tienen malos corazones. Nada que ver con su madera: no me refiero a eso. ¡Ay, conocí algunos buenos sauces viejos en Entaguas, desaparecidos hace mucho tiempo! Eran bastante huecos, de hecho se estaban cayendo en pedazos, pero eran tan tranquilos y dulces como una hoja joven. Y luego hay algunos árboles en los valles debajo de las montañas completamente malvados. Ese tipo de cosas parece extenderse. Solía ​​haber partes muy peligrosas en este país. Todavía hay algunas.

—Como el Bosque Viejo, al norte, ¿quieres decir? —preguntó Merry.

—Algo así, pero mucho peor. No dudo que todavía haya alguna sombra de la Gran Oscuridad allí, en el norte; y los malos recuerdos se transmiten.
]


Las palabras de Bárbol, por supuesto, no son demasiado útiles para resolver el misterio del Viejo Hombre-Sauce. Buena parte de la información que nos proporciona es deducible, pero realmente es todo lo que tenemos del canon publicado. Retrocediendo un poco en el tiempo, sin embargo, podemos encontrar algunas cosas interesantes; por ejemplo, en un borrador del capítulo de Bombadil se dice que el Viejo Hombre-Sauce era un espíritu enojado que quedó atrapado en un árbol:


[Entre esas charlas se hablaba aquí y allá del Viejo Hombre-Sauce, y Merry aprendió bastante, aunque no lo suficiente para que entendiera cómo ese espíritu gris y sediento, atado a la tierra, se había convertido en prisionero en el sauce más grande del bosque. El árbol no murió, aunque su corazón se pudrió, mientras que la malicia del Viejo extrajo el poder de la tierra y el agua, y se extendió como una red, hasta que infectó o subyugó a casi todos los árboles a ambos lados del valle. Historia de la Tierra Media, VI]


Christopher Tolkien fecha el anterior pasaje alrededor de 1938, por lo que es un borrador muy temprano. En esencia, sugiere que el Viejo Hombre-Sauce era originalmente un árbol ordinario, pero que un espíritu enojado, «atado a la tierra», quedó atrapado en su interior y extendió su malicia por todo el bosque. La frase «atado a la tierra» es interesante, porque excluye la posibilidad de que el Viejo Hombre-Sauce sea un Maia. Se necesita mucho esfuerzo para hacer que uno de los Ainur se dirija a la Tierra, como descubrió Morgoth en su detrimento [ver: Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos]. Además, es importante aclarar que no todos los seres espirituales en la Tierra Media son necesariamente Maiar. Pero esto no es más que una especulación, y nuevamente depende de qué tan parte del canon consideremos a los los primeros borradores de Tolkien.

Por otro lado, no hay una sola interpretación posible para aquello de «atado a la tierra», ya que también podría referirse a un Maia que se ha «vuelto nativo», como se dice que lo hizo Saruman, Morgoth y Sauron [y Radagast, curiosamente], quienes en el proceso de hacerse más y más físicos, es decir, más «atados» a la dimensión física, perdieron la capacidad de desencarnarse [ver: ¿Cómo era el aspecto de Sauron en realidad?]

En este punto podemos preguntarnos qué tan extendida estaba la consciencia arbórea en la Tierra Media.

Ciertamente, el bosque de Fangorn contiene muchos árboles conscientes, ya sean Ents o Ucornos, y el Viejo Hombre-Sauce parece dominar el Bosque Viejo. Además, Tolkien insiste varias veces en la idea de que esta conciencia es contagiosa, y capaz de transmitirse hasta cierto punto.

Un Ucorno puede despertarse y los Ents pueden volverse más arbóreos, pero, ¿podrían las fuerzas oscuras de la Tierra Media despertar a ciertos árboles para esparcir el mal, así como Yavanna despertó a los Ents para proteger a los árboles indefensos? Esto no contradice la noción de que el mal no puede crear nada por sí mismo, sino corromper lo que ya existe [ver: ¿Qué significa realmente la inscripción en el Anillo Único?]

Yavanna despertó a los Ents para defender al bosque como un todo, en lugar de árboles individuales, no sensibles. Entonces, ¿las razas más agrarias, como los Hobbits, pueden talar árboles sin sufrir castigo de parte de los Ents, quizás porque no representan la amenaza industrializada de Sauron y Saruman? [ver: El misterioso Anillo de Saruman]. Esto no del todo así; de hecho, los Hobbits de Los Gamos causaron bastante daño al Bosque Viejo, el cual podría albergar algunos Ents en proceso de volverse arbóreos. ¿Es el Viejo Hombre-Sauce un Ent que se está quedando dormido? Teniendo en cuenta su influencia, esto parece improbable.

Uno de los principios centrales de la mitología de Tolkien es que una criatura sintiente [y hasta diría «racional»] debe tener un alma. Los Elfos tienen alma, así como los Hombres, los Hobbits y los Enanos; los conejos, no. Entonces, para que un árbol «despierte», como dice Bárbol, debe adquirir un alma de algún lugar. En lo que respecta a los Ucornos, nunca recibimos una confirmación explícita de su origen; pero hay dos conjeturas:


a- Ents que están volviéndose arbóreos.

Esta es la teoría de Merry cuando afirma:


[Bárbol no dice mucho sobre ellos [se refiere a los Ucornos], pero creo que son Ents que se han convertido casi en árboles, al menos a la vista.]


Si esto es cierto, entonces tenemos que preguntarnos de dónde vienen los Ents [no quién los despertó]. La mejor información a la que podemos acceder sobre ese tema es una nota al final de la Carta 247, fechada en septiembre de 1963, donde Tolkien escribe lo siguiente:


[Nadie sabía de dónde vinieron [los Ents] o dónde aparecieron por primera vez. Los Altos Elfos dijeron que los Valar no los mencionaron en la Música. Pero algunos (como Galadriel), creían que cuando Yavanna descubrió la misericordia de Eru hacia Aulë en el asunto de los Enanos, ella le suplicó (a través de Manwë) pidiéndole que también le diera vida a cosas hechas de vida, no de piedra, y que los Ent eran almas enviadas a habitar en los árboles, o que poco a poco tomaron la apariencia de árboles debido a su amor innato por ellos.]


Esta carta presenta dos posibilidades, pero ninguna parece estar abierta a la idea de que los árboles puedan adquirir conciencia por sí mismos. Por el contrario, sostiene que los Ents son árboles con alma, en cuyo caso la única forma en que un árbol puede volverse conciente es adquiriendo un alma.

Los Ents, entonces, son espíritus que adquirieron la forma física de un árbol [o que se asimilaron a esta forma por su amor a los árboles]: en cualquier caso, no son árboles en absoluto. Simplemente se vuelven más como árboles con el tiempo, hasta que finalmente duermen para siempre.


b- Árboles que están volviéndose énticos.

Bárbol admite esto como una posibilidad:


[Algunos de nosotros todavía somos verdaderos Ents, y lo suficientemente animados, pero muchos están adormilados, volviéndose arbóreos, como se podría decir. La mayoría de los árboles son solo árboles, por supuesto; pero muchos están medio despiertos.]


Como se desprende de las palabras de Tolkien, la única forma de que una criatura se vuelva racional es adquiriendo un alma; y estas tienen que venir de alguna parte.

La explicación más plausible es que estos árboles estén habitados por espíritus preexistentes, posiblemente de un orden inferior al de los Valar o Maiar. En El Silmarilion, Capítulo II, De Aulë y Yavanna, Manwë dice lo siguiente:


[Cuando los Niños despierten, el pensamiento de Yavanna también despertará, y convocará espíritus de lejos, que irán entre la fauna y la flora, y algunos habitarán allí, y serán tenidos en reverencia, y su justa ira será temida.]


Es de suponer, entonces, que estos árboles que se han vuelto énticos son árboles que han atraído la atención de algún espíritu, quien por alguna razón decidió habitarlo.


¿Y el Viejo Hombre-Sauce?

He presentado dos teorías, pero desafortunadamente son igualmente posibles, o igualmente improbables. El propio Tolkien nunca llegó a decidir cuál era la correcta. Extrañamente, escribió muy poco sobre los Ucornos. Sin embargo, vale la pena señalar que el conocimiento de Bárbol no es infalible, razón por la cual sus especulaciones no necesariamente son ciertas. Tolkien escribe lo siguiente en la Carta 153, fechada en 1954:


[Bárbol es un personaje de mi historia, no yo; y aunque tiene una gran memoria y algo de sabiduría terrenal, no es uno de los Sabios, y hay muchas cosas que no conoce ni comprende.]


Con esto Tolkien parece decir que Bárbol no tiene la última palabra sobre el tema, motivo por el cual podemos hacer algunas conjeturas sin tomar al pie de la letra las palabras del viejo Ent de Fangorn.

En La Comunidad del Anillo, el Bosque Viejo parece reaccionar ante la presencia de los Hobbits. Esto es extraño teniendo en cuenta que no es un bosque pastoreado por Ents que pueden pensar, sentir y caminar. Sin embargo, los árboles del Bosque Viejo parecen moverse, hacer ruidos siniestros e incluso alterar los caminos que lo atraviesan. ¿Es esto solo el resultado de la imaginación y el miedo de los Hobbits? No, de hecho hay muchas pruebas de que no lo están imaginando.


[De repente, Pippin sintió que no podía soportarlo más y, sin previo aviso, soltó un grito.

—¡Oye! —gritó—. No voy a hacer nada. Déjame pasar, ¿quieres?

Los demás se detuvieron sobresaltados; pero el grito cayó como amortiguado por una pesada cortina. No hubo eco ni respuesta, aunque el bosque parecía estar más vigilante que antes... Pero en ese momento Merry dio un silbido de alivio y señaló hacia adelante.

—¡Bien bien! —dijo—. Estos árboles se mueven. ¡Ahí está el gran seto frente a nosotros (o eso espero), pero el camino parece haberse alejado!
]


Tolkien explicó que el Bosque Viejo era «hostil a las criaturas de dos patas debido al recuerdo de muchas heridas». Entre estas criaturas de dos patas estaban los Hobbits.

Cuando Gorhendad Oldbuck y su clan de Hobbits se establecieron en Buckland, comenzaron a invadir el Viejo Bosque, despertando así su hostilidad hacia las criaturas de dos patas. Los colonos pronto se vieron amenazados por el bosque. Sintieron que los árboles estaban de alguna manera «despiertos» y que eran hostiles. Se balanceaban cuando no había viento, susurraban por la noche, y atemorizaban a los intrusos haciéndolos tropezar, tirando ramas, básicamente haciéndolos perderse más profundamente en el bosque.

En lo profundo del Bosque Viejo estaba el Valle del Tornasauce, que era la raíz de todos los terrores del bosque: un lugar oscuro, malévolo. Por lo tanto, los habitantes de Los Gamos [Buckland] plantaron y mantuvieron un gran seto a lo largo de la frontera oriental del bosque. En la época en la que los cuatro Hobbits pasan por la zona, la gente de Los Gamos había descubierto que el seto estaba siendo «atacado» por el bosque. Los árboles comenzaron a presionar contra el seto. Para contrarrestar este ataque, los hobbits despejaron una estrecha franja de tierra, talando y quemando muchos árboles. También despejaron un espacio dentro del bosque.

Parece haber mucha actividad en el Bosque Viejo, ciertamente más de la que cabría esperar sin la presencia de Ents o Ucornos. El centro de esta hostilidad es claramente el Viejo Hombre-Sauce, el cual parece incluso más poderoso [aunque más inmóvil] que el Ucorno promedio. Físicamente se ve como un gran sauce, pero sabemos que su influencia se extiende por todo el bosque. Esto lo asegura nada menos que Tom Bombadil [ver: El misterio de Tom Bombadil]

¿Un Ucorno podría influenciar a todo un bosque? Definitivamente no, de modo que podemos descartar que el Viejo Hombre-Sauce sea un Ucorno, al menos uno normal. Sin embargo, Merry deja en claro que los Ucornos son seres muy poderosos:


[Están aquí y allá en el bosque, silenciosos, pero en lo profundo de los valles más oscuros hay cientos y cientos, creo. Hay un gran poder en ellos, y parecen capaces de envolverse en las sombras. Es difícil verlos moverse, pero lo hacen. Pueden moverse muy rápido si están enojados. Te quedas quieto, tal vez, o escuchando el susurro del viento, y de repente te das cuenta de que estás en medio de un bosque con grandes árboles a tu alrededor. Todavía tienen voz y pueden hablar con los Ents, por eso se les llama huorns, dice Bárbol, pero se han vuelto raros y salvajes. Peligrosos. Estaría aterrorizado de encontrarme con ellos si no hubiera verdaderos Ents cerca.]

Ahora bien, si analizamos la situación en el Bosque Viejo veremos que el Viejo Hombre-Sauce lanzó una especie de hechizo sobre Frodo, Sam, Merry y Pippin cuando pasaban cerca de él, lo que les hizo sentir sueño. Merry y Pippin se apoyaron en su tronco y se quedaron dormidos, mientras Frodo se sentó en una raíz para colgar los pies en el agua, antes de quedarse dormido también. El Viejo Hombre-Sauce luego atrapó a Merry y Pippin en los pliegues de su tronco. Sam y Frodo intentaron quemarlo para liberar a sus amigos, pero el Viejo Hombre-Sauce le comunicó a Merry, aún dentro de sus raíces, que si no apagaban el fuego, él y Pippin morirían aplastados. Fueron salvados por la oportuna llegada de Tom Bombadil, quien obligó al Viejo Hombre-Sauce a dormir con una canción.


[—¿Sabes, Sam? —dijo [Frodo] por fin—, ¡el árbol bestial me tiró! Lo sentí. ¡La gran raíz simplemente se retorció y me tiró!]


Cuando Merry queda atrapado en el interior del Viejo Hombre-Sauce nos enteramos que este, de hecho, es capaz de hablar, y que ciertamente no está feliz con el fuego que han encendido los demás:


[—¡Apágalo! ¡Apágalo! —gritó Merry—. Me cortará en dos si no lo haces. ¡Él lo dice!]


Ese ¡El lo dice! de Merry parece confirmar, nuevamente, que el Viejo Hombre-Sauce no es un Ucorno. Pero, ¿por qué puede moverse por sí mismo?

¿El Viejo Hombre-Sauce es solo un espíritu encarnado con su propia agenda, o acaso responde a Sauron, tratando de impedir que los Hobbits y el Anillo lleguen a Rivendel? Esa sería una afirmación demasiado audaz, y sin fundamento, además. Sin embargo, y aunque los Hobbits ya habían escapado una vez de los Espectros del Anillo, el primer antagonista real con el que se encuentran directamente es el Viejo Hombre-Sauce.

¿Podría ser el Viejo Hombre-Sauce un Ent decrépito, a punto de convertirse en un árbol ordinario, pero aun con algo de conciencia y capacidad para realizar acciones menores? Podría, claro, pero solo el ataque a los Hobbits podría considerarse una acción menor, porque sabemos por Tom Bombadil que el Viejo Hombre-Sauce extiende su influencia negativa sobre todo el bosque, algo que difícilmente podamos asociar con un Ent que se encuentra en un estado casi arbóreo.


[Pero ninguno era más peligroso que el Gran Sauce: su corazón estaba podrido, pero su fuerza era verde; y era astuto, y un maestro de los vientos, y su canción y pensamiento corrían por los bosques a ambos lados del río. Su espíritu sediento extrajo poder de la tierra y se extendió como finos hilos de raíz en el suelo, y dedos invisibles de ramitas en el aire, hasta que tuvo bajo su dominio a casi todos los árboles del Bosque.]


No todo lo malo en la Tierra Media necesariamente está siendo controlado por Morgoth y Sauron, ni dirigido hacia un solo propósito. En este caso, los árboles del Bosque Viejo podrían ser simplemente «malos», es decir, habitados por malos espíritus de un orden inferior a los Maiar. El propio Bárbol parece proporcionar una denominación para esta especie de árboles malévolos y autónomos, al referirse a Saruman diciendo que «su corazón está tan podrido como el de un Ucorno negro».

Esto encaja bien con el comportamiento observado en el Bosque Viejo, con el Viejo Hombre-Sauce como un ejemplo particularmente desagradable de lo que un Ucorno Negro, con el corazón retorcido, puede hacer cuando no hay Ents cerca para vigilarlo, sobre todo si tenemos en cuenta que el Bosque Viejo era originalmente parte del mismo bosque primordial, como Fangorn.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artículo: ¿Quién [o qué] era el Viejo Hombre-Sauce? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios: