«Sredni Vashtar»: Saki; relato y análisis.


«Sredni Vashtar»: Saki; relato y análisis.




Sredni Vashtar (Sredni Vashtar) es un relato fantástico del escritor británico SakiHector Hugh Munro (1870-1916)—, publicado originalmente en la edición del 28 de mayo de 1910 de la revista Westminster Gazette y luego reeditado en la antología de 1911: Las crónicas de Clovis (The Chronicles of Clovis). Posteriormente reaparecería en Cuentos para contar en la oscuridad (Tales To Be Told in The Dark).

Sredni Vashtar, uno de los mejores cuentos de Saki, relata la historia de Conradin, un niño de diez años [a quien el médico le ha dado solo cinco años más de vida], controlado y manipulado por su tutora legal, la señora De Ropp, en todos los aspectos de su vida.

Sredni Vashtar de Saki es una historia sobre el deseo, y cómo a veces estos se vuelven realidad cuando menos lo esperas. En este caso, sin embargo, el deseo Conradin es mucho más oscuro que el de un niño promedio: venganza [ver: Georgie vs. Pennywise: el sótano arquetípico]

La historia comienza con la descripción de cómo la señora De Ropp abusa psicológicamente de Conradin. Todo lo que él disfruta en su reclusión en el hogar, ella se lo quita. La señora De Ropp no tiene sentimientos de afecto por Conradin, y lo deja suficientemente claro con sus acciones. De hecho, ella parece obtener una gratificación sádica en sus crueldades, con la excusa de que está haciéndolo «por su propio bien». Por ejemplo, cuando decide vender a la mascota de Conradin [su único amigo en el mundo], una gallina, luego trata de compensarlo con algo tan trivial como una tostada.

En este contexto, Conradin cultiva un profundo resentimiento hacia su tutora legal. La odia visceralmente, sin embargo, es importente ante ella, de modo que la única manera de satisfacer ese odio es usar su imaginación... ¡Y vaya que Conradin tiene imaginación!

Conradin no recurre a amigos imaginarios. Inventa un dios, al que llama: Sredni Vashtar.

En realidad, se trata de un hurón que el muchacho descubre encerrado en el cobertizo, donde pasa buena parte de su tiempo. Conradin le confiere el poder de un dios. Lo adora, organiza rituales y ceremonias secretas, de modo que cuando la señora De Ropp descubre que algo extraño está ocurriendo en el cobertizo, no nos sorprende que Conradin le rece a su dios para que le otorgue un deseo. Este deseo no se formula explícitamente. Conradin asume que, si Sredni Vashtar es un dios, no necesita precisiones. Podemos imaginar que el deseo de Conradin se cumple cuando la señora De Ropp muere de forma espantosa en el cobertizo.

Es interesante que Conradin elija adorar a la única cosa por la que tiene miedo y respeto. El hurón, que está encerrado en una jaula, no es nada amistoso. Conradin le tiene miedo. Afortunadamente, no puede llegar a él y se mantiene a una distancia segura. Esta criatura se convierte en su objeto de obsesión y admiración. Tanto es así que Conradin comienza a adorarlo con rituales y ofrendas. A pesar de que es consciente de lo que está haciendo [usando su imaginación], hacia el final de la historia decide borrar la frontera entre la realidad y la imaginación. «Haz una cosa por mí, Sredni Vashtar», reza Conradin. Y el dios escucha.

Sredni Vashtar de Saki nos obliga a preguntarnos: ¿cuál es la forma más eficiente de evadir la realidad? ¿Leer un buen libro? ¿Escuchar música que nos transporte a un lugar diferente? Eso puede ser útil cuando la realidad de la que tratamos de evadirnos no es tan atroz como la de un niño de diez años diagnosticado con una enfermedad terminal, quien además es abusado psicológicamente por la persona que debería cuidarlo.

En este sentido, la única vía de escape para Conradin es su imaginación, pero la suya no es una imaginación ordinaria. De hecho, Saki nos invita a considerar la posibilidad de que la imaginación no tiene nada que ver con la evasión de la realidad, sino que se trata de una dimensión mucho más vívida de la realidad misma [ver: Los cuentos de hadas y una Teoría sobre la Imaginación]

Saki tiene una larga tradición utilizando animales y niños en situaciones de desamparo en sus relatos. En su obra, los animales generalmente son presentados como superiores a los humanos [adultos], pero afines a los niños. De hecho, los adultos suelen ser deshumanizados [como la cruel señora De Ropp] y los animales elevados a una categoría superior a la humana. Al describir a Conradin en detalle, y luego permitirle triunfar en su deseo de venganza, Saki obliga al lector a cuestionar la jerarquía aceptada [en ocasiones, con ligereza] que sitúa a las personas por encima de los animales.

Sredni Vashtar es un excelente ejemplo de cómo Saki combina los elementos dispares de lo humano y lo animal y desbarata su aparente oposición [esto también puede verse en Gabriel Ernesto (Gabriel-Ernest) y Tobermory (Tobermory)]. Es por eso que el hurón deificado [Sredni Vashtar] parece comprender los deseos de Conradin.

Como defensa contra el [mal]trato que les dan los adultos, los niños protagonistas de Saki a menudo tienen un gusto singular por las fantasías oscuras. Estos impulsos imaginativos, generalmente de venganza contra los adultos, tienden a expresarse a través de los animales que poseen, y a quienes recurren en busca de consuelo en un entorno desolado. En Sredni Vashtar, Saki demuestra una situación de parentesco y colusión entre animales y niños, muy lejos de la estrategia simplista de enfrentar a animales feroces contra niños indefensos. Aquí, el niño [Conradin] se identifica con la vulnerabilidad del animal [el hurón está encerrado en una jaula, como él en la casa de la señora De Ropp], una cualidad que paradójicamente concuerda con su potencial letal.


Sredni Vashtar avanzó.
Sus pensamientos son rojos y sus dientes son blancos.
Sus enemigos clamaron por la paz, pero él les trajo la muerte.
Sredni Vashtar el Hermoso.


De este modo, Saki crea una versión bárbara del código infantil. La plegaria de Conradin, nacida de una fe forjada en su imaginación, eleva a un simple hurón a un objeto de reverencia pagana, a quien adora «con un ceremonial místico y elaborado (...) Flores rojas y bayas escarlatas fueron ofrecidas en su santuario, porque él era un dios». La señora De Ropp [representante del adulto promedio, carente de imaginación] intenta deshacerse del animal. En este punto, Saki realmente logra convencer al lector de que la muerte sangrienta de la señora De Ropp es un castigo justificado por su crueldad sostenida. No derramamos ni una lágrima por ella [ver: La maternidad fallida en «Drácula»]

Sredni Vashtar es la representación por excelencia de la desesperación del universo privado de un niño. Conradin no podría estar más alejado de ser un villano. ¿Cómo podría serlo un niño en ese contexto? Por otro lado, Saki sugiere que, a través de la imaginación, los niños pueden trascender su soledad. El cobertizo es el santuario de Conradin, un lugar puro, alejado de los maltratos de la señora De Ropp; un lugar exclusivo donde su triste realidad queda excluida. En el momento en el que la señora De Ropp decide profanar este sitio sagrado, está condenada.

El mensaje final de Sredni Vashtar de Saki es tan brillante como conmovedor: a pesar del constante castigo y las privaciones, un niño puede retener su independencia mental, aunque sea fugazmente, a través de momentos robados de fantasía privada, de imaginación, encarnada físicamente en algo tan indescifrable para un adulto como un hurón o un cobertizo sucio.

Con respecto al nombre de esta especie de dios totémico no hay mucho para decir. Ni el narrador ni el niño dan indicios de su significado, y mucho menos lo explican. Sin embargo, podemos hacer algunas deducciones. Sredniy es un adjetivo ruso que significa «medio» [Saki trabajó como corresponsal en Rusia]; y shreyas, en sánscrito, significa «bendición» [de la raiz shraddh, «fe», «creer»]. Vasha, significa «poder». En este sentido, Sredni Vashtar, podría significar «poder de la fe». Siempre es tentador sobreinterpretar estos nombres exóticos. Tal vez Saki lo eligió por su sonoridad, incluso como una onomatopeya [sredni = shred, «desgarrar», «triturar»].




Sredni Vashtar.
Sredni Vashtar, Saki (1870-1916)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


Conradin tenía diez años cuando el médico expresó su opinión profesional de que no viviría otros cinco. El médico era sedoso y amanerado, y explicó poco, pero su opinión fue respaldada por la señora De Ropp, que explicaba para casi todo. La señora De Ropp era prima y tutora de Conradin, y a sus ojos representaba esas tres quintas partes del mundo que son necesarias, desagradables y reales; los otros dos quintos, en perpetuo antagonismo con los anteriores, se resumían en él mismo y en su imaginación.

Supuso que Conradin sucumbiría a la presión dominante de las cosas necesarias y tediosas, como las enfermedades, las restricciones y el aburrimiento prolongado. Sin su imaginación, que se desenfrenaba bajo el acicate de la soledad, habría sucumbido hace mucho tiempo.

La señora De Ropp nunca, en sus momentos más honestos, se habría confesado a sí misma que no le gustaba Conradin, aunque podría haber sido vagamente consciente de que frustrarlo «por su bien» era un deber que no encontraba particularmente molesto. Conradin la odiaba con una sinceridad desesperada que era perfectamente capaz de disimular. Los pocos placeres que podía idear para sí mismo ganaban un gusto adicional por la probabilidad de que desagradaran a su tutora, y del reino de su imaginación ella estaba excluida: una cosa inmunda que no debería encontrar entrada.

En el jardín aburrido y triste, dominado por tantas ventanas listas para abrirse con un mensaje de no hacer esto o aquello, o un recordatorio de que las medicinas estaban listas, encontró poca atracción. Los pocos árboles frutales que contenía estaban celosamente apartados, como si fueran especímenes raros que florecían en un desierto árido.

En un rincón olvidado, sin embargo, casi escondido detrás de unos arbustos lúgubres, había un cobertizo de herramientas en desuso de respetables proporciones, y dentro Conradin encontró un refugio, algo que se convirtió para él en una sala de juegos y una catedral. Lo había poblado con una legión de fantasmas familiares, evocados a partir de fragmentos de historia y de su propio cerebro, pero también se jactaba de dos reclusos de carne y hueso. En un rincón vivía una gallina Houdan de plumaje andrajoso, a la que el niño prodigaba un cariño que apenas tenía otra salida.

Más atrás, en la penumbra, había un gran cobertizo, dividido en dos compartimentos, uno de los cuales estaba rematado con barrotes de hierro. Esta era la morada de un gran hurón que un simpático carnicero había introducido de contrabando, con jaula y todo, en sus aposentos, a cambio de un tesoro oculto de plata pequeña.

Conradin estaba terriblemente asustado por la ágil bestia de afilados colmillos, pero era su posesión más preciada. Su sola presencia en el cobertizo era una alegría secreta y espantosa, que debía ocultarse escrupulosamente del conocimiento de la Mujer, como llamaba en privado a su prima.

Y un día, Dios de dónde lo sacó, le dio a la bestia un nombre maravilloso, y desde ese momento se convirtió en un dios y una religión.

La Mujer se entregaba a la fe una vez a la semana en una iglesia cercana y se llevaba a Conradin con ella, pero para él el servicio religioso era un rito extraño en la Casa de Rimmon. Todos los jueves, en el oscuro y mohoso silencio del cobertizo de las herramientas, adoraba con místico y elaborado ceremonial ante la cabaña de madera donde moraba Sredni Vashtar, el gran hurón.

En su santuario se ofrendaban flores rojas de estación y bayas escarlata en invierno, porque él era un dios que ponía un especial énfasis en el lado feroz e impaciente de las cosas, en oposición a la religión de la Mujer. Y en los grandes festivales esparcía nuez moscada en polvo frente a su conejera, siendo una característica importante de la ofrenda que la nuez moscada debía ser robada.

Estos festivales eran de ocurrencia irregular, y se designaban principalmente para celebrar algún evento pasajero. En una ocasión, cuando la señora De Ropp sufrió un dolor de agudo muelas durante tres días, Conradin mantuvo el festival durante los tres días completos y casi logró convencerse de que Sredni Vashtar era personalmente responsable del dolor de muelas. Si la enfermedad hubiera durado un día más, se habría repartido la provisión de nuez moscada.

La gallina Houdan nunca fue atraída al culto de Sredni Vashtar. Conradin había decidido hacía que ella era anabaptista. No pretendía tener el más remoto conocimiento de lo que era un anabaptista, pero en privado esperaba que fuera elegante y no muy respetable. La señora De Ropp era el modelo básico en el que se basaba y odiaba toda respetabilidad.

Al cabo de un rato, el ensimismamiento de Conradin en el cobertizo de las herramientas empezó a llamar la atención de su tutora.

—No es bueno para él andar holgazaneando allí bajo cualquier clima —decidió de inmediato, y una mañana anunció que la gallina Houdan había sido vendida y se la habían llevado durante la noche.

Con sus ojos miopes miró fijamente a Conradin, esperando un estallido de ira y tristeza, que estaba dispuesta a reprender con un torrente de excelentes preceptos y razonamientos. Pero Conradin no dijo nada: no había nada que decir.

Tal vez algo en su rostro pálido y firme le produjo un estremecimiento momentáneo, porque en el té de esa tarde había tostadas en la mesa, un manjar que ella solía prohibir con el argumento de que era malo para él.

—Pensé que te gustaban las tostadas —exclamó ella, con aire ofendido, al observar que él no las tocaba.

—A veces —dijo Conradin.

En el cobertizo, esa noche, hubo una innovación en la adoración del dios del aparador. Conradin solía cantar sus alabanzas, esa noche pidió una bendición.

—Haz una cosa por mí, Sredni Vashtar.

No se especificó la cosa. Como Sredni Vashtar era un dios, se suponía que lo sabía. Y ahogando un sollozo mientras miraba ese otro rincón vacío, Conradin volvió al mundo que tanto odiaba.

Y todas las noches, en la bienvenida oscuridad de su dormitorio, y todas las tardes en la penumbra del cobertizo de herramientas, resonaba la amarga letanía de Conradin:

—Haz una cosa por mí, Sredni Vashtar.

La señora De Ropp notó que las visitas al cobertizo no cesaban y un día hizo un nuevo viaje de inspección.

—¿Qué guardas en esa conejera cerrada? —preguntó—. Creo que son conejillos de Indias. Haré que se los lleven a todos.

Conradin cerró los labios con fuerza, pero la mujer registró su dormitorio hasta que encontró la llave cuidadosamente escondida, y de inmediato bajó al cobertizo para completar su descubrimiento. Era una tarde fría y le habían pedido a Conradin que se quedara en la casa. Desde la ventana más lejana del comedor se veía apenas la puerta del cobertizo más allá de la esquina de los arbustos, y allí se apostó Conradin.

Vio entrar a la Mujer, y luego la imaginó abriendo la puerta de la conejera sagrada y asomándose con sus ojos miopes al grueso lecho de paja donde yacía escondido su dios. Quizá pincharía la paja en su torpe impaciencia. Conradin respiró fervientemente su oración por última vez. Pero él sabía, mientras oraba, que no creía.

Sabía que la Mujer saldría pronto con esa sonrisa fruncida que él tanto detestaba, y que en una o dos horas el jardinero se llevaría a su maravilloso dios, un dios que ya no era más que un simple hurón en una jaula.

Y sabía que la Mujer triunfaría siempre como triunfaba ahora, y que él se volvería cada vez más enfermizo bajo su sabiduría superior, dominante y molesta, hasta que un día nada le importaría mucho más, y el médico tendría razón.

En la miseria de su derrota, comenzó a cantar en voz alta y desafiante el himno de su ídolo amenazado:


Sredni Vashtar avanzó.
Sus pensamientos son rojos y sus dientes son blancos.
Sus enemigos clamaron por la paz, pero él les trajo la muerte.
Sredni Vashtar el Hermoso.


Y luego, de repente, dejó de cantar y se acercó al cristal de la ventana.

La puerta del cobertizo seguía entreabierta como la habían dejado, y los minutos pasaban. Fueron minutos largos, pero sin embargo se deslizaron. Observó a los estorninos correr y volar en pequeños grupos por el césped; los contaba una y otra vez, con un ojo siempre en esa puerta batiente. Una criada de rostro agrio entró para poner la mesa para el té, y Conradin seguía de pie, esperando y observando.

La esperanza se había deslizado unas pulgadas en su corazón, y ahora una mirada de triunfo comenzó a brillar en sus ojos que solo habían conocido la melancólica paciencia de la derrota. En voz baja, con un furtivo júbilo, comenzó una vez más el himno de la victoria y la devastación.

Y pronto sus ojos fueron recompensados: a través de esa puerta salió una bestia alta, baja, amarilla y marrón, con ojos parpadeantes ante la luz del día menguante, y oscuras manchas húmedas alrededor del pelaje de las mandíbulas y la garganta.

Conradin cayó de rodillas.

El gran hurón se abrió paso hasta un pequeño arroyo al pie del jardín, bebió un momento, luego cruzó un pequeño puente de tablones y se perdió de vista entre los arbustos. Así se fue Sredni Vashtar.

—El té está listo —dijo la criada de rostro agrio—. ¿Dónde está la señora?

—Bajó al cobertizo hace algún tiempo —dijo Conradin.

Y mientras la doncella iba a llamar a su señora para el té, Conradin sacó un tenedor para tostar del cajón del aparador y procedió a tostarse un trozo de pan. Mientras lo tostaba y untaba con mucha manteca y el lento goce de comerla, Conradin escuchaba los ruidos y silencios que caían en rápidos espasmos más allá de la puerta del comedor.

Los fuertes gritos tontos de la criada, el coro de respuesta de las exclamaciones de asombro de la región de la cocina, los pasos apresurados y las embajadas atropelladas en busca de ayuda externa, y luego, después de una pausa, los sollozos asustados y el paso arrastrado de aquellos que llevan una carga pesada dentro de la casa.

—¿Quién se lo dirá al pobre niño? ¡No creo ser capaz! —exclamó una voz chillona.

Y, mientras debatían el asunto, Conradin se preparó otra tostada.

Saki (1870-1916)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Relatos góticos. I Relatos de Saki.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del cuento de Saki: Sredni Vashtar (Sredni Vashtar), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Muchas gracias por este análisis, que esperaba. Es un cuento que me fascina y que me intriga.
Coincido que la simpatía está por Conradin. Y no por la señora de Ropp, la tutora.
Quien me recuerda a Nicole Kidman, en Los Otros. (Es algo que tendré en cuenta, si logro hacer una adaptación a historieta). Pero el cuento parece sugerir que es menos agraciada. Se mencionan sus anteojos. Y el final, se dice que arrastran algo pesado, que podría ser el cuerpo de la tutora.

Hay dos grandes opciones.

-El culto es algo inventado. La Mujer, así la llama Conradín, tuvo un accidente doméstico. Es miope y tal vez no conocía el lugar.
-Hubo algo sobrenatural, que mató a la Mujer.
El dios que se corporizó. O algunos de los fantasmas inventados por la imaginación de Conradín. Tal vez sería ajeno a Saki, pero podría tratarse de tulpas.

Los hurones pueden ser agresivos, pero son domésticos. Como gatos, pero propensos a accidentes. Así que es difícil que haya atacado a la Mujer.

¿Puede representar una derrota del cristianismo, seguido por la Mujer, en manos de un culto pagano?

Sebastian Beringheli dijo...

Interesantes opciones, Demiurgo. Supongo que Saki permite aquí múltiples interpretaciones, todas válidas. ¡Sería genial si adaptaras el cuento!



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de William Blake.
Psicología.
Relato de Henry Kuttner.

Poema de Robert Browning.
Mitos bíblicos.
Poema de Percy Shelley.