«El Leprechaun»: William Allingham; poema y análisis


«El Leprechaun»: William Allingham; poema y análisis.




El Leprechaun (The Leprechaun) —cuyo título original es: El Leprechaun o El zapatero de las hadas (The Leprechaun; or Fairy Shoemaker)— es un poema del romanticismo del escritor irlandés William Allingham (1824-1889), publicado originalmente en la antología de 1865: Cincuenta poemas modernos (Fifty Modern Poems), y luego en las sucesivas reediciones de Poemas (Poems) y Canciones del día y la noche (Day and Night Songs).

El Leprechaun, uno de los grandes poemas de William Allingham, se detiene sobre una extraña y fascinante criaturas de los mitos celtas: el Leprechaun.

Los Leprechaun son criaturas mágicas, muy esquivas, asociadas a las Hadas en la mitología irlandesa. No es infrecuente que asuman la forma de un anciano, y que realicen discretas travesuras. Cultivan el oficio de zapatero, y, en ocasiones, el de guardianes de antiguos tesoros.

Según la leyenda, que William Allingham recoge maravillosamente en este poema, si alguien consigue fijar la mirada sobre un Leprechaun, éste queda totalmente paralizado, y no puede escapar, pero en el instante en el que se deja de observarlo, desaparece, y no se vuelve a saber nada de él.




El Leprechaun.
The Leprechaun, William Allingham (1824-1889)

Los días de verano son cálidos,
subterráneo se vuelve en invierno,
riéndose de la tormenta.
Pon tu oreja cerca de la colina.
¿No oyes el pequeño clamor,
el ajetreado rumor de un martillo élfico,
la voz del Leprachaun cantando
mientras alegremente ejerce su oficio?
Nueve y noventa cofres del tesoro
este ser ha escondido en las montañas,
en los bosques y túmulos,
en ruinas y torres, cuevas y rocas,
desde tiempos inmemoriales
por él son custodiados.
Cierto día lo descubrí trabajando, yo mismo,
en la vieja zanja del castillo,
donde crece la dedalera,
un Elfo barbudo y arrugado,
con gafas pegadas a la nariz puntiaguda,
hebillas plateadas en el cinturón,
y un delantal de cuero en el regazo.
Lo miré fijamente y él me miró;
—Su sirviente, señor. ¡Humph! —dijo él;
el pequeño y extraño Leprachaun
me ofreció un cofre con caprichosa gracia,
¡Puf! arrojó el polvo en mi cara
y, mientras yo estornudaba,
¡desapareció!


Summer days are warm;
Underground in winter,
Laughing at the storm!
Lay your ear close to the hill.
Do you not catch the tiny clamour,
Busy click of an elfin hammer,
Voice of the Lepracaun singing shrill
As he merrily plies his trade?
Nine-and-ninety treasure-crocks
This keen miser-fairy hath,
Hid in mountains, woods, and rocks,
Ruin and round-tow'r, cave and rath,
From times of old
Guarded by him;
I caught him at work one day, myself,
In the castle-ditch, where foxglove grows,--
A wrinkled, wizen'd and bearded Elf,
Spectacles stuck on his pointed nose,
Silver buckles to his hose,
Leather apron-shot in his lap.
I stared at him; he stared at me;
"Servant, Sir!" "Humph!" says he,
The queer little Lepracaun;
Offer'd the box with a whimsical grace,-
Pouf! he flung the dust in my face,
And, while I sneezed,
Was gone!


William Allingham
(1824-1889)




Poemas góticos. I Poemas de William Allingham.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de William Allingham: El Leprechaun (The Leprechaun), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Clark Ashton Smith.
Libro y análisis.
Relato de Brian Aldiss.

Relato de Frank Belknap Long.
Audio relato sobre el cuento de Lovecraft.
Artículo.