«Mi mariposa»: Robert Frost; poema y análisis


«Mi mariposa»: Robert Frost; poema y análisis.




Mi mariposa (My Butterfly) es un poema de amor del escritor norteamericano Robert Frost (1874-1963), publicado originalmente en la edición del 8 de noviembre de 1894 de la revista literaria New York Independent, y luego reeditado en la antología de 1913: La voluntad de un muchacho (A Boy's Will).

Mi mariposa, uno de los grandes poemas de Robert Frost, fue compuesto cuando el autor tenía apenas dieciocho años y se encontraba completamente enamorado de su novia, Elinor Miriam White.

A pesar de que el poema fue vendido a The Independent en 15 dólares —suma en absoluto despreciable para la época—, e incluso tratándose del primer poema de Robert Frost en ser publicado, la obra no consiguió su verdadero objetivo: Elinor rechazó de plano su propuesta de casamiento, aunque aceptó contraer matrimonio con él luego de que ambos hayan cursado sus respectivos estudios.

La crítica se mostró abiertamente sorprendida por Mi mariposa, en especial cuando trascendió que su autor era apenas un muchacho. En esencia, se trata de una obra simple en sus formas pero a la vez enormemente compleja y llena de matices. Naturalmente, la figura de la mariposa representa a Elinor y al amor incondicional que el poeta profesaba por ella.




Mi mariposa.
My Butterfly, Robert Frost (1874-1963)

Tus amadas flores están muertas,
y el loco sol asaltante
que tanto te ha atemorizado,
ha huido o está muerto:
sólo yo estoy a salvo
(¡aunque eso no te entristezca!)
sólo yo estoy a salvo,
no ha quedado nadie para llorarte en los campos.

La hierba gris no está moteada con nieve;
sus diques no se han cerrado sobre el río,
pero hace ya mucho tiempo,
—pareciera que eternamente—
desde que te vi por primera vez,
con todas las otras deslumbrantes,
en danzas aéreas,
precipitándose al amor,
impulsadas, enredadas, girando y girando,
como una lánguida corona de rosas en el baile de las hadas.

Cuando aquello fue, la suave niebla
de mi pesar no se posó sobre la tierra,
y estaba contento por ti,
y contento estaba por mi, anhelante.

Tú no sabías quién trastabillaba, paseando en lo alto,
el destino te hizo para el placer del viento,
con aquellas alas inadvertidas.
Tampoco yo lo sabía.

Y otras cosas había:
parecía que Dios te hubiese dejado aletear desde su gentil abrazo:
luego, temeroso, te dejó partir
mucho más allá de él para reunirse,
arrebatándote, sobre la ansiedad, con descortés asimiento.

Ah, recuerdo cómo alguna vez
la conspiración era algo común en mi vida;
su languidez, la afición al sueño;
surgiendo los pastos dieron vértigo a mi pensamiento,
la brisa trajo tres olores,
y una flor de gemas se agitaba en una rama.

Entonces, cuando estaba perturbado
y no podía hablar,
al lado del camino, rellenos mis cachetes,
¡qué podría arrojar aquel temerario céfiro
sino el toque salvaje de tu ala de polvo!

Hoy encontré rota esa ala.
Porque te habrás muerto, dije,
y los pájaros extraños dicen.
La encontré con las hojas marchitas
bajo los aleros.


Thine emulous fond flowers are dead, too,
And the daft sun-assaulter, he
That frighted thee so oft, is fled or dead:
Save only me
(Nor is it sad to thee!)
Save only me
There is none left to mourn thee in the fields.

The gray grass is not dappled with the snow;
Its two banks have not shut upon the river;
But it is long ago—
It seems forever—
Since first I saw thee glance,
With all the dazzling other ones,
In airy dalliance,
Precipitate in love,
Tossed, tangled, whirled and whirled above,
Like a limp rose-wreath in a fairy dance.

When that was, the soft mist
Of my regret hung not on all the land,
And I was glad for thee,
And glad for me, I wist.

Thou didst not know, who tottered, wandering on high,
That fate had made thee for the pleasure of the wind,
With those great careless wings,
Nor yet did I.

And there were other things:
It seemed God let thee flutter from his gentle clasp:
Then fearful he had let thee win
Too far beyond him to be gathered in,
Snatched thee, o’er eager, with ungentle grasp.

Ah! I remember me
How once conspiracy was rife
Against my life—
The languor of it and the dreaming fond;
Surging, the grasses dizzied me of thought,
The breeze three odors brought,
And a gem-flower waved in a wand!

Then when I was distraught
And could not speak,
Sidelong, full on my cheek,
What should that reckless zephyr fling
But the wild touch of thy dye-dusty wing!

I found that wing broken to-day!
For thou are dead, I said,
And the strange birds say.
I found it with the withered leaves
Under the eaves.


Robert Frost
(1874-1963)




Poemas góticos. I Poemas de Robert Frost.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Robert Frost: Mi mariposa (My Butterfly), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Libro de Montague Summers.
Relato de Lord Dunsany.

Relato de Clark Ashton Smith.
Antología de E.F. Benson.
Obras completas de Antonio Ros de Olano.