Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Edgar Allan Poe.
Relato de M.R. James.
Poema de Samuel Coleridge.

Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.


Cuentos de hadas de escritoras victorianas

Cuentos de hadas de escritoras victorianas (Fairy Tales and Fantasies by Victorian Women Writers) es un libro de hadas editado originalmente en 1993 bajo el título: Jornadas prohibidas: fantasías y cuentos de hadas de escritoras victorianas.

Cuentos de hadas de escritoras victorianas recupera la vieja tradición literaria victoriana acerca de las hadas y otras criaturas mágicas de la mitología.

Desde la adaptación de Anne Thackeray Ritchie de La Bella Durmiente del bosque (The Sleeping Beauty in the Wood) a los mercados de duentes de Christina Rossetti, pasando por Maria Molesworth, Jean Ingelow, Juliana Horatia Ewing, Frances Burnett y Edith Nesbit, Cuentos de hadas de escritoras victorianas relaciona a estas criaturas provenientes de la mitología celta con la atmósfera social y política de las mujeres durante aquel período histórico.

Este grupo de avanzada de escritoras victorianas utilizaron los cuentos clásicos de hadas para expandir algunas áreas emocionales hasta entonces inexploradas.

Cuentos de hadas victorianas parece contradecir el estereotipo de la mujer victoriana, normalmente retratada como dócil y lánguida. Aquí, la ironía y cierta ira incipiente se manifiestan en la perversidad de anti-heróica de los grandes cuentos de hadas del pasado.





Cuentos de hadas de escritoras victorianas.
Fairy Tales and Fantasies by Victorian Women Writers.
Material relacionado:
El resumen del libro: Cuentos de hadas de escritoras victorianas (Fairy Tales and Fantasies by Victorian Women Writers) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Laura Lauman dijo...

Si se perciben en estos cuentos una "ira incipiente", entonces lo que sucedió luego de la segunda guerra mundial no era algo nuevo.

Esa sensación de algo insatisfecho en las mujeres, que se hizo evidente cuando los maridos volvían de la guerra y las esposas debían volver a ser sólo madres y esposas, ese malestar sin nombre, estaba presente de antes. No es nuevo, pero si reconforta saber que hay antecedentes, y que es a través del arte una de las formas en que se expresa.