Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Margery Lawrence y el espiritismo pulp

Margery Lawrence y el espiritismo pulp.

 
Margery Lawrence (1889-1969) fue una prolífica escritora inglesa de cuentos de fantasmas, relatos de terror y relatos de detectives. Podemos pensar en ella como un raro ejemplo de que algunos prodigios sobrenaturales terminan devorando a su creador.

Margery Harriet Lawrence nació en Wolverhampton, Inglaterra. Su padre, Richard J. Lawrence, le heredó su pasión por la literatura. Ya en sus primeros años como escritora se inclinó por el género fantástico, con antologias como Noches en la Mesa Redonda (Nights of the Round Table) y Las terrazas de la noche (The Terraces of Night)

En los años 20' se dedicó decididamente a la ficción. En 1925 publicó su novela Tacos rojos (Red Heels), seguida por muchas otras: Las aventuras de la señora Brand (Miss Brand Adventuress), Cristal Bohemio (Bohemian Glass), Tambores de juventud (Drums of Youth), Sarah de seda (Silken Sarah), La Madonna de las siete lunas (The Madonna of Seven Moons), Madam Holle (Madam Holle), La sonrisa torcida (The Crooked Smile), El puente de lo asombroso (The Bridge of Wonder); entre otras, pero su obra resulta menos atractiva que sus efectos sobre la personalidad de Margery Lawrence.

Lo paranormal fue infliltrándose poco a poco en su obra, al principio, de un modo casi imperceptible. El primer "síntoma" de sus anhelos sobrenaturales nace con el doctor Miles Pennoyer, una especie de detective paranormal al estilo de John Silence, de Algernon Blackwood, El padre Brown, de G.K. Chesterton, Carnacki, de W.H. Hodgson, entre otros investigadores celebérrimos. Por aquellos años, al igual que May Sinclair, Margery Lawrence se vio seducida por las posibilidades del espiritismo, atracción que tiñó su obra de un denso e inescrutable discurso ocultista.

De este modo casi casual el espiritismo comenzó a mezclarse en su relatos, inyectándose con total naturalidad en las revistas pulp donde solían aparecer.

Su pluma fue captada por una publicación de claro corte espiritista, el Psychic News, y Margery Lawrence comenzó a redactar artículos sobre lo sobrenatural con un éxito imprevisible. El editor de la revista, Maurice Barbanell, más inclinado a los prodigios redituables, sugirió que Margery Lawrence debía compilar sus artículos y publicarlos bajo un formato tradicional; tarea que ella asumió con total diligencia entre 1942 y 1943.

Extrañamente los lectores de Margery Lawrence, ya sean de sus novelas o relatos, le dieron la espalda a esta nueva faceta de la escritora. En un largo prólogo a El otro lado (Other Side), que bien podría tomarse como una excusa, Margery Lawrence aclara que no se ha convertido al espiritismo, aclaración que fue leída con disgusto por sus "seguidores paranormales".

Despreciada por ambos extremos de sus inclinaciones, Margery Lawrence continuó escribiendo para un puñado de entusiastas seguidores, pero su crédito ya no se recuperó. Al contrario de lo que sucedió con autores de la talla de Arthur Machen, Gustav Meyrink o Algernon Blackwood, decididamente interesados en el ocultismo, su obra no captó la materia imperceptible de los sueños, y, en cambio, trasladó lo más burdo y banal de lo pretendidamente científico, algo que, francamente, a nadie le interesa leer.



El resumen del artículo: Margery Lawrence, el espiritismo pulp fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com