Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Padre Brown: un sacerdote detective


El Padre Brown: un sacerdote detective.

El relato de detectives tiene numerosas estrellas, C.A. Dupin, de E.A. Poe, Sherlock Holmes, de Conan Doyle, John Silence, de Algernon Blackwood; pero una de ellas, acaso la menos conocida, es al mismo tiempo la más extravagante de todas: el Padre J. Brown, el sacerdote detective pensado por G.K. Chesterton.

C.A. Dupin resuelve sus casos mediante la lógica pura, Holmes a causa de sus profundos análisis e investigaciones, John Silence gracias a sus conocimientos sobre lo paranormal, y el Padre Brown, como ningún otro antes de él, utilizando la intuición.

El Padre Brown ocupó unas cincuenta historias detectivescas. Tanto su personalidad inquieta como su honda intuición del espíritu humano están basados en un sacerdote real, el Padre John O'Connor (1870-1952), párroco de Bradford, Yorkshire, hombre relacionado con la conversión al catolicismo de G.K. Chesterton en 1937.

Lejos de la estética de sus camaradas narrativos, en su mayoría austeros e imponentes, el Padre Brown es un hombre obeso, de aspecto bondadoso, que rechaza el razonamiento lógico para resolver los crímenes más atroces, ya que éstos -postula- carecen de razón. Más aún, su asistente no es policía, ni un hombre de mundo dedicado a desentrañar misterios por placer, sino un ex convicto, Flambeau, cuyo pasado le impide conseguir un trabajo convencional.

El método del Padre Brown es nétamente intuitivo. La deducción -elevada al nivel de culto por Dupin y Holmes- no entra en su cánon de habilidades. En cambio, aplica una suerte de "empatía criminal". Su mente, equilibrada y bondadosa, logra ponerse en el lugar de los cráneos homicidas más escandalosos, como él mismo lo explica en uno de sus relatos:


Verá usted, yo los he asesinado por mí mismo... He planeado cada uno de los crímenes muy cuidadosamente y con qué disposición de ánimo o estado mental pudo un hombre hacerlo realmente. Y cuando estaba bastante seguro y me sentía exactamente como el asesino mismo, entonces, por supuesto, sabía de quién se trataba.


El mejor resumen de su modus operandi queda revelado en el relato La cruz azul (The Blue Cross), cuando es interrogado por Flambeau a causa de su infalibilidad para resolver los asesinatos más terribles. el Padre Brown responde:


¿Nunca se le ha ocurrido pensar que un hombre que casi no hace otra cosa que oír los pecados de los demás no puede dejar de estar al corriente de la maldad humana?


El cuento de detectives alcanza con el Padre Brown -y el debate moral y religioso de G.K. Chesterton- un nivel nunca antes conocido. Por lo general, la mente del asesino contrasta ferozmente con la luminosa racionalidad de su perseguidor, pero aquí las cosas se confunden, se mezclan, y la personalidad cándida de este sacerdote penetra en las regiones más oscuras del ser humano, y recién a partir de allí logra resolver los crímenes brutales -e irracionales- a los que se ve enfrentado. La empatía criminar, casi una prefiguración de los perfiles psicológicos, nace con el Padre Brown; aunque sus vástagos son innumerables.

De la vasta bibliografía del Padre Brown nuestra biblioteca sólo cuenta con uno de sus relatos de detectives. A continuación les dejamos una lista con el resto de ellos.


El Padre Brown, un sacerdote detective.
G.K. Chesterton (1874-1936)
  • El fantasma de Gideon Wise (The ghost of Gideon Wise)
  • Libro I: La inocencia del Padre Brown (The Innocence of Father Brown, 1911)
  • La cruz azul (The Blue Cross Garden, 1910)
  • El jardín secreto (The Secret Garden, 1910)
  • Las pisadas misteriosas (The Queer Feet, 1910)
  • Las estrellas errantes (The Flying Stars, 1911)
  • El hombre invisible (The Invisible Man, 1911)
  • El honor de Israel Gow (The Honour of Israel Gow, 1911)
  • La forma equívoca (The Wrong Shape, 1910)
  • Los pecados del príncipe Saradine (The Sins of Prince Saradine, 1911)
  • El martillo de Dios (The Hammer of God, 1910)
  • El ojo de Apolo (The Eye of Apollo, 1911)
  • El signo de la espada rota (The Sign of the Broken Sword, 1911)
  • Los tres instrumentos de la muerte (The Three Tools of Death, 1911)
  • Libro II: La sabiduría del Padre Brown (The Wisdom of Father Brown, 1914)
  • La ausencia de Míster Glass (The Absence of Mr Glass)
  • El paraíso de los bandidos (The Paradise of Thieves)
  • El duelo del Dr Hirsch (The Duel of Dr Hirsch)
  • El hombre del pasaje (The Man in the Passage)
  • El error de la máquina (The Mistake of the Machine)
  • La cabeza del César (The Head of Caesar)
  • La peluca roja (The Purple Wig)
  • El fin de los Pendragon (The Perishing of the Pendragons)
  • El dios de los gongs (The God of the Gongs)
  • La ensalada del Coronel Cray (The Salad of Colonel Cray)
  • El extraño crimen de John Boulnois (The Strange Crime of John Boulnois)
  • El cuento de hadas del Padre Brown (The Fairy Tale of Father Brown)
  • Libro III: La incredulidad del Padre Brown (The Incredulity of Father Brown, 1926)
  • La resurrección del Padre Brown (The Resurrection of Father Brown)
  • La saeta del cielo (The Arrow of Heaven)
  • El oráculo del perro (The Oracle of the Dog)
  • El milagro de Moon Crescent (The Miracle of Moon Crescent)
  • La maldición de la cruz dorada (The Curse of the Golden Cross)
  • El puñal alado (The Dagger with Wings)
  • El sino de los Darnaways (The Doom of the Darnaways)
  • El espectro de Gideon Wise (The Ghost of Gideon Wise)
  • Libro IV: El secreto del Padre Brown (The Secret of Father Brown, 1927)
  • El secreto del Padre Brown (The Secret of Father Brown)
  • El espejo del magistrado (The Mirror of the Magistrate)
  • El hombre de las dos barbas (The Man With Two Beards)
  • La canción del pez volador (The Song of the Flying Fish)
  • La actriz y su doble (The Actor and the Alibi)
  • La desaparición de Vaudrey (The Vanishing of Vaudrey)
  • El peor crimen del mundo (The Worst Crime in the World)
  • La luna roja de Meru (The Red Moon of Meru)
  • La penitencia de Marne (The Chief Mourner of Marne)
  • El secreto de Flambeau (The Secret of Flambeau)
  • Libro V: El escándalo del Padre Brown (The Scandal of Father Brown, 1935)
  • El escándalo del Padre Brown (The Scandal of Father Brown)
  • El rápido (The Quick One)
  • La ráfaga del libro (The Blast of the Book)
  • El hombre verde (The Green Man)
  • La persecución del señor azul (The Pursuit of Mr Blue)
  • El crimen del comunista (The Crime of the Communist)
  • La punta del alfiler (The Point of a Pin)
  • El problema insoluble (The Insoluble Problem)
  • La vampiresa de la aldea (The Vampire of the Village)
  • El asunto Donnington (The Donnington Affair)
  • La máscara de Midas (The Mask of Midas)

El artículo: El Padre Brown, un sacerdote detective fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

José Luis dijo...

Saludos, Aelfwine. Me disculpo por anticipado, puesto que la consulta que voy a hacer no está relacionada con la entrada de este post (Chesterton y el padre Brown), pero no sabía donde incluirla, así que finalmente lo he hecho aquí. Lo siento.

No sé si estaréis familiarizados con la obra de Neil Gaiman, pero voy a presuponer que si. En The Sandman, concretamente en su número 21, el autor hace una descripción detallada en prosa de cada uno de los 7 Eternos. De Desespero escribe literalmente esto:

'Hace muchos años, una secta en lo que hoy se denomina Afganistán la declaró su diosa, y consagró todas las habitaciones vacías a esta deidad. La secta, cuyos miembros se autodenominaban Los No Perdonados, duró dos años, hasta que el último de sus miembros se suicidó al fin, tras sobrevivir casi siete meses más que el resto de los adeptos.'

Estoy convencido de que esta cita es un auténtico 'huevo de Pascua', es decir, que en realidad es una referencia literaria de un autor anterior. Confieso que llevo cerca de un mes indagando, puesto que la existencia de tal secta me suena de algún relato de Borges, pero confieso que he fracasado miserablemente en el intento. He probado con otros autores, como Robert E. Howard o Lovecraft, con idéntico resultado, a pesar de haberme releído sus obras y de haber rastreado por internet.

Así que viendo que este blog está especializado en mitología y demonología, he pensado en escribir planteando mi duda.

¿Alguna idea sobre la secta de Los No Perdonados? ¿Qué nombre recibió Desespero como su deidad, a la que dedicaban las habitaciones vacías? ¿Cuál es la historia de esta diosa? ¿Tal vez esté basada en la mitología persa precristiana -por su ubicación en Afganistán-? ¿Es alguien capaz de reconocer la fuente literaria -ya sea de los autores antes mentados o no- a la que hace referencia?

Mil gracias por adelantado, aunque no seas capaz de ayudarme. Y perdón, de nuevo, por el atraco.

Aelfwine dijo...

Hola Luis.

Mira, lo único que me atrevo a decirte sin haber investigado el asunto es que el nombre de la secta no me suena.

Me comprometo a indagar un poco. Si llego a encontrar algo digno de mencionarse te aviso, por supuesto.

Por lo que apuntas podría ser una mención velada, quiero decir, usar las características de una secta o un culto en particular y bautizarlos con un nombre nuevo. Lovecraft y Howard lo hicieron a menudo, no sería de extrañar que alguien más utilizase esa mecánica.

Saludos!