«Y la muerte no tendrá dominio»: Dylan Thomas; poema y análisis


«Y la muerte no tendrá dominio»: Dylan Thomas; poema y análisis.




Y la muerte no tendrá dominio (And Death Shall Have No Dominion) es un poema maldito del escritor galés Dylan Thomas (1914-1953), publicado en la edición de mayo de 1933 de la revista The New English Weekly, y luego reeditado en la antología de 1936: 18 poemas (18 Poems).

Y la muerte no tendrá dominio —uno de los mejores poemas de Dylan Thomas junto a No entres dócil en esa buena noche (Do Not Go Gentle Into That Good Night)— fue escrito a propósito de una propuesta de Bert Trick, quien le sugirió que ambos deberían escribir un par de poemas acerca de la inmortalidad. Los versos de Trick pasaron al olvido; los de Dylan Thomas obtuvieron la eternidad.

Si bien actualmente se lo considera como un clásico del modernismo, lo cierto es que Y la muerte no tendrá dominio se asemeja mucho más al estilo de los viejos poemas metafísicos de John Donne. Su título responde a las Epístolas de San Pablo a los Romanos, y sus versos revelan la visión personal de Dylan Thomas acerca de la muerte, la eternidad, pero de un modo que trasciende las fronteras del lenguaje y se inscribe con caracteres de fuego en una especie de filosofía del cosmos, donde incluso la muerte, tras el paso de inconcebibles eones, ya no tendrá dominio sobre la vida.




Y la muerte no tendrá dominio.
And Death Shall Have No Dominion; Dylan Thomas (1914-1953)

Y la muerte no tendrá dominio.
Muerto es desnudo, todos serán uno
Con el hombre en el viento y la luna occidental;
Cuando sus huesos estén limpios
Y limpios sus huesos se hayan ido,
Tendrán estrellas en los codos y pies;
Aunque vayan locos serán cuerdos,
Aunque se hundan en el mar se elevarán,
Aunque se pierdan los amantes el amor no,
Y la muerte no tendrá dominio.

Y la muerte no tendrá dominio.
Bajo las vanas corrientes del océano
Ellos yacen a lo largo sin morir en vano,
Torciéndose cuando los nervios acechan,
Atados a una rueda, ellos no se quebrarán;
La fe en sus manos nunca se romperá,
Y el unicornio correrá entre los males;
Separando todo jamás se desarmarán;
Y la muerte no tendrá dominio.

Y la muerte no tendrá dominio.
Las gaviotas ya nunca clamarán en sus oídos,
Ni las olas romperán sonoras sobre la costa;
Cuando brote un capullo la flor no alzará
La cabeza a los golpes de la tormenta;
Aunque sean dementes y muertos como clavos,
Líderes de los martillados entre margaritas;
Descansando al sol hasta que el sol descanse,
Y la muerte no tendrá dominio.


And death shall have no dominion.
Dead man naked they shall be one
With the man in the wind and the west moon;
When their bones are picked clean and the clean bones gone,
They shall have stars at elbow and foot;
Though they go mad they shall be sane,
Though they sink through the sea they shall rise again;
Though lovers be lost love shall not;
And death shall have no dominion.

And death shall have no dominion.
Under the windings of the sea
They lying long shall not die windily;
Twisting on racks when sinews give way,
Strapped to a wheel, yet they shall not break;
Faith in their hands shall snap in two,
And the unicorn evils run them through;
Split all ends up they shan't crack;
And death shall have no dominion.

And death shall have no dominion.
No more may gulls cry at their ears
Or waves break loud on the seashores;
Where blew a flower may a flower no more
Lift its head to the blows of the rain;
Though they be mad and dead as nails,
Heads of the characters hammer through daisies;
Break in the sun till the sun breaks down,
And death shall have no dominion.


Dylan Thomas (1914-1953)




Poemas góticos. I Poemas de Dylan Thomas.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Dylan Thomas: Y la muerte no tendrá dominio (And Death Shall Have No Dominion), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

la muerte es tan misteriosa que no hay ciencia ni religion que la puedan explicar.
un personaje de liliana bodoc habla y dice que la muerte es una hermana comprendida pero no perdonada que tiene que realizar una "poda". asi, los hombres cantan al cielo en las noches claras y disfrutan el tiempo que tienen

NEWADIS dijo...

los humanos corazones
perecen en las prisiones
del vicio que los domina.
y asumo la idea de tu muerte
como una oportunidad
de admirar la naturaleza
y no tu belleza.

Antonio Rodriguez Gallego dijo...

Destartalado entretiempo breve suspendido entre inciertos posibles

Flora Lavalle Leandro dijo...

Magnífico!!



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Y la historia del Espíritu Guardián de los cementerios.
Primer relato de exorcismos de la historia.
Obras completas de A.C. Doyle.

Poema de Mary Frye.
Novela de Ann Radcliffe.
Obras completas de A.K. Tolstói.