Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Clásicos del horror español.
Relato de Algernon Blackwood.
Microficción.

Relato de Algernon Blackwood.
Clásicos del relato fantástico.
Relato de Robert Louis Stevenson.


«Sobre el dolor de otro»: William Blake; poema y análisis


«Sobre el dolor de otro»: William Blake; poema y análisis.




Sobre el dolor de otro (On Another's Sorrow) es un poema del romanticismo del escritor inglés William Blake (1757-1827), publicado en la antología de 1789: Cantos de inocencia y experiencia (Songs of Innocence and of Experience).

A través de Sobre el dolor de otro, William Blake sostiene que la empatía y la compasión son los bienes más valiosos del ser humano, y los explica como parte de su naturaleza divina. En este contexto, el poeta también reafirma la naturaleza de Dios sin referirse a ningún aspecto místico o sobrenatural.

Menos simple es explicar ese curioso procedimiento humano por el cual las lágrimas ajenas pueden convertirse en las propias.

Sobre el dolor de otro es, curiosamente, la única declaración de inocencia dentro de los Cantos de inocencia, y probablemente el único poema de aquella colección en donde la voz del narrador corresponde a la del propio William Blake.



Sobre el dolor de otro.
On Another's Sorrow, William Blake (1757-1827)

¿Puedo observar el dolor de alguien
sin sentir con él tristeza?
¿Puedo contemplar el pesar de alguien
sin intentar aliviarlo?

¿Puedo observar la lágrima derramada
sin compartir el dolor?
¿Puede un padre ver a su hijo llorar
sin someterse a la pena?

¿Puede una madre escuchar indiferente
el lamento de un niño, el temor de un infante?
¡No, no! ¡Imposible!
Nunca, eso jamás será posible.

¿Puede aquel que a todo sonríe
oír los gemidos del ave?
¿Escuchar a sus pequeños pesarosos y necesitados?
¿Escuchar el llanto de los niños que sufren?

¿Sin sentarse junto al nido
rociando de piedad sus pechos?
¿Sin sentarse junto a la cuna
vertiendo llanto sobre las lágrimas del niño?

¿Y no pasarse día y noche
secando nuestras lágrimas?
Oh, no, eso jamás será posible.
Nunca, nunca será posible.

Nos reserva a todos su alegría;
se transforma en joven;
se transforma en hombre compasivo.
También él siente dolor.

Piensa que eres incapaz de suspirar un suspiro,
sin que tu hacedor no esté a tu lado;
Piensa que no puedes llorar una lágrima
sin que tu hacedor no esté llorando.

Ah, nos otorga la alegría
que destruye nuestras penas.
Hasta que nuestro dolor se haya vaciado,
junto a nosotros se lamentará.


Can I see another’s woe,
And not be in sorrow too?
Can I see another’s grief,
And not seek for kind relief?

Can I see a falling tear,
And not feel my sorrow’s share?
Can a father see his child
Weep, nor be with sorrow fill’d?

Can a mother sit and hear
An infant groan, an infant fear?
No, no! never can it be!
Never, never can it be!

And can He who smiles on all
Hear the wren with sorrows small,
Hear the small bird’s grief and care,
Hear the woes that infants bear,

And not sit beside the nest,
Pouring pity in their breast;
And not sit the cradle near,
Weeping tear on infant’s tear;

And not sit both night and day,
Wiping all our tears away?
O, no! never can it be!
Never, never can it be!

He doth give His joy to all;
He becomes an infant small;
He becomes a man of woe;
He doth feel the sorrow too.

Think not thou canst sigh a sigh,
And thy Maker is not by;
Think not thou canst weep a tear,
And thy Maker is not near.

O! He gives to us His joy
That our grief He may destroy;
Till our grief is fled and gone
He doth sit by us and moan.


William Blake (1757-1827)




Poemas góticos. I Poemas de William Blake.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de William Blake: Sobre el dolor de otro (On Another's Sorrow), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

3 comentarios:

cesar vill dijo...

Otro exelente poema, genial como siempre, saludos desde el jardín...

Maika Duvnj'ack dijo...

Hermoso poema, una alabanza a la empatia!.Escuchar, interpretar cada gesto de nuestro interlocutor (ya que el cuerpo tambien "habla"), entender su discurso ....en fin, leer el corazon del otro comprendiendo sus vulnerabilidades....creo que es lo unico que nos hace humanos.

Aelfwine dijo...

Que agradable es volver a leer tus observaciones, Maika. Creo que diste en el clavo: una alabanza a la empatía.

Saludos desde el sur..